SP — LARRY ROMANOFF — La Propaganda y los Medios de Comunicación — Parte 5 — Contemos Algunas Mentiras — June 13, 2021

La Propaganda y los Medios de Comunicación
Parte 5 – Contemos Algunas Mentiras

Por Larry Romanoff para The Saker Blog, 13 de Junio, 2021

Traducción: PEC

 

http://www.bluemoonofshanghai.com/wp-content/uploads/2021/06/global-communications.jpg

 CHINESE  ENGLISH   NEDERLANDS   ITALIANO   PORTUGUESE   SPANISH

En artículos anteriores he afirmado que, más a menudo de lo que imaginamos, nos vemos sometidos a artículos de noticias totalmente ficticios, que informan de hechos no ocurridos o cuya descripción no se parece en nada al suceso real.

Una de las estratagemas más comunes consiste en fabricar un acontecimiento -normalmente una historia de atrocidades de alguna naturaleza- y utilizar una foto no relacionada y engañosa como prueba. La CNN es famosa por esta táctica y, cuando se le cuestiona, ofrece invariablemente una de las dos respuestas siguientes (a) “De acuerdo, accidentalmente subimos erróneamente una foto. Poca cosa”, o (b) “No importa. La foto era editorialmente relevante”. No son accidentales; sirven como prueba vital para la historia fabricada, y dependen inmensamente de la ignorancia de los americanos y de los occidentales en general.

CNNvideo1a.jpg

Una de las muchas que pueden ser muy bien conocidas fue el aluvión de historias de policías chinos que maltrataban a los pobres tibetanos (de nuevo). Pero una mirada atenta a la foto revela que ni los policías ni las “víctimas” eran de etnia china, sino nepalíes, claramente con uniformes de la policía de Nepal. Los vídeos y las fotos fueron producidos por la CIA a partir de su narrativa propagandística con guión de estilo Disney, destinada a aumentar la desafección por China en todo el mundo. Era una escena de acción fabricada enteramente en Hollywood. Jamás se había producido un acontecimiento semejante.

Copiar, Cortar y Pegar

mediamanipulation.jpg

Un rápido vistazo a esta foto indica claramente las opciones disponibles mediante un simple recorte, tanto si se trata de una foto escenificada como genuina.

Photoshop.jpg

Esta foto llena de aficionados un estadio vacío. Estados Unidos es famoso (CNN, la Casa Blanca) por cortar y pegar una foto de asientos llenos en la ONU cuando un funcionario americano da un discurso ideológico ante una sala casi vacía. La Casa Blanca también hace lo mismo a la inversa, pegando una foto de un salón de actos vacío cuando el presidente de Irán da un discurso ante una sala llena. Hay que tener en cuenta que los medios de comunicación occidentales “no tienen la obligación de decir la verdad”.

statue.jpg

Una de las más famosas fue la del el derribo de la estatua de Saddam Hussein en la plaza Tahrir, que celebraba aparentemente la liberación de los iraquíes de la tiranía. Las fotos recortadas y el vídeo difundido por la CIA y el Pentágono mostraban a varios ciudadanos iraquíes tirando de las cuerdas atadas a la estatua, lo que acabó por derribarla. Fue una fabricación patética, pero exitosa. La plaza había sido despejada y se habían traído una grúa, desde la que se ataron las cuerdas a la estatua. A continuación, un grupo de iraquíes tiró de las cuerdas mientras la grúa empujaba la estatua de su pedestal, momento en el que varios cientos de iraquíes, claramente desconcertados, hicieron lo que se les había pagado por hacer, y aplaudieron ruidosamente la caída de la estatua. Una producción más de Hollywood, pero que aparentemente satisfizo al grueso de la población americana de que la destrucción de Irak por parte de sus militares era un acto de honor.

bin Laden.jpg

Otra interesante es la foto y el vídeo de Bin Laden, supuestamente reivindicando la autoría del 11-S, una falsedad en toda regla, escenificada por la CIA utilizando a un hombre que sólo tenía el más superficial parecido con Bin Laden, pero suficiente para satisfacer a la mayoría de los americanos de que había que invadir Irak y confiscar sus recursos, ignorando el hecho de que Irak nunca había tenido ninguna relación con Bin Laden.

bin Laden room.jpg

Una foto relacionada es la de la “sala de crisis de Bin Laden” en la que el personal de la Casa Blanca vio “por enlace especial vía satélite” el cuento de Alicia en el País de las Maravillas del asesinato de Bin Laden. La afirmación fue rápidamente denunciada por expertos de todo el mundo como “una ridícula imposibilidad técnica”, y Obama admitió más tarde que la foto era un montaje, pero la mayoría de los americanos aparentemente creyeron la historia de todos modos. En los archivos de los medios de comunicación hay muchos acontecimientos tergiversados de este tipo.

soldier.jpg

Sin duda, la más exitosa de estas victorias propagandísticas completamente falsas fue la historia de la “Masacre de la Plaza de Tiananmen”, quizás el evento más famoso que nunca ocurrió. Si esto es nuevo para usted, podría decir: “Pero yo vi las fotografías”. Sí, bueno, yo vi las mismas fotos y cualquiera que esté mínimamente familiarizado con Pekín sabrá que ninguna de esas fotos fue tomada en la plaza de Tiananmen. Eran de un acontecimiento totalmente ajeno, una serie de medidas terroristas organizadas por la CIA y coordinadas por la embajada americana en Pekín.

Como prueba de esta última afirmación, los líderes de ese episodio intensamente violento no pudieron escapar de Pekín y se refugiaron en la embajada de los Estados Unidos, los medios de comunicación del gobierno chino denunciaron durante semanas la protección americana a estos terroristas y exigieron su liberación. No fue así; Estados Unidos encontró la manera de sacar ilesos a todos esos hombres de China. Las fotos que deberían haber visto -tampoco de la Plaza de Tiananmen- eran de la violencia perpetrada por esos terroristas, incluyendo la quema hasta la muerte de un gran número de jóvenes soldados chinos, que fue cuando se envió al ejército. Esta historia sigue siendo casi demasiado sorprendente para creerla incluso hoy, pero fue totalmente -100%- una mentira, pero tan exitosa que ha sido celebrada por los medios de comunicación occidentales en las conmemoraciones de los “aniversarios” durante más de 30 años.

s_t26_07821568.jpg

s_t43_51417766.jpg

Un hecho profundamente ocultado fue que un equipo español de televisión estuvo en la plaza durante toda esa noche, y filmó el despeje pacífico de la plaza, película que ha sido vigorosamente suprimida durante más de 30 años y que sólo ahora está disponible en Internet. Demasiado tarde para que afecte a los recuerdos o a las convicciones. He cubierto esto en un artículo ampliamente documentado y con todos los detalles, un artículo que creo que es generalmente aceptado como el trabajo definitivo sobre este tema, al menos en inglés. Puede leerlo aquí si le interesa. (1) Vale la pena señalar que, incluso hoy en día, sitios web como WordPress o Blogger de Google no permiten que se muestren las fotos reales de este acontecimiento de 1989, lo que indica que sigue operando una censura bastante severa sobre este acontecimiento. Incluyo aquí tres de las fotos que tal vez nunca se hayan visto, de algunas de las carnicerías infligidas por estos terroristas americanos en Pekín, y una de los muchos soldados quemados hasta la muerte por los miles de cócteles molotov que se soltaron. En efecto, hubo un acontecimiento en Pekín el 4 de junio de 1989, pero los detalles fueron suprimidos con saña mientras que los medios de comunicación de todo el mundo propagaban una historia totalmente falsa, apoyada en gran medida por fotografías que no eran en absoluto lo que decían ser. Merece la pena reflexionar un momento sobre el poder de quienes están detrás de este acontecimiento, para haber logrado lo que hicieron.

La Revolución del Jazmín en China

Es interesante que quizás a veces debamos creer lo que leemos. O, si no nosotros, los psicópatas que pueblan la Casa Blanca, en este caso la sólida posición del gobierno de China en relación con el pueblo. Las encuestas han revelado repetidamente que entre el 90% y el 95% de la población china tiene un alto nivel de confianza y respeto por su gobierno nacional y sus líderes, y que China ocupa el primer lugar en el mundo en este aspecto, mientras que Estados Unidos está cerca del último. Dichas encuestas se realizaron, para nuestro propósito, en enero de 2011, y se informó ampliamente en ese momento, con un artículo en The Economist lamentando el hecho de que “un porcentaje desconcertantemente alto de la población de China parece muy feliz con su gobierno”, o palabras en ese sentido.

huntsman.jpg

Sin embargo, en 2011, nuestra Cábala Internacional de Gangsters (CIG), encabezada por los EE.UU. y descreyendo estas estadísticas, intentó provocar al pueblo chino a una “Revolución del Jazmín”. En ese momento, todo el panorama de las redes sociales chinas fue inundado -y quiero decir inundado- por lo que casi seguramente eran marionetas de la CIA que llamaban a todos los chinos a protestar contra su “brutal gobierno totalitario”. Las convocatorias se realizaron en 13 grandes ciudades, pero se centraron en Pekín, donde se instó a todos los ciudadanos a reunirse en Wangfujing (una importante zona comercial del centro de la ciudad) para “protestar pacíficamente”. Desgraciadamente para los americanos, los chinos no tenían interés y no se presentó nadie, aparte de los compradores habituales. El único participante fue el entonces embajador americano Jon Huntsman, que acudió a ver los resultados (inexistentes) de su trabajo. Huntsman fue inmediatamente reconocido, confrontado y tan ridiculizado por la multitud que puso el rabo entre las piernas y corrió a esconderse. (2)

El intento de incitar una revolución de color en China fue un fracaso abyecto, pero para los que hacen girar las noticias esto no supuso siquiera un revés menor. Si la CNN puede publicar una historia falsa y apoyarla poniendo “accidentalmente” un título erróneo a algunas fotografías, seguramente la Embajada de Estados Unidos y la CIA, con sus ilimitados recursos, pueden hacerlo mejor, y así “capturar los corazones y las mentes” de la gente buena de todo el mundo. He aquí algunas de mis favoritas:

jas02.jpg

Este es un artículo que salió en el periódico noruego VG y en su edición online, en el que se muestra a chinos amotinados en las calles, exigiendo “libertad” y “derechos humanos”. Aunque no sepan leer noruego, pueden entender el titular que habla de la “revolución en China”. Pero, si examinan las pancartas verdes, y pueden leer chino, reconocerán la palabra “Taiwán” y los eslóganes de los partidos políticos en las pancartas, con un texto que indica que se trata de un mitin del partido político pro-DPP en Taiwán. Sin embargo, nuestros magnates de los medios de comunicación lo tomaron prestado y lo hicieron circular por todo el mundo como prueba de las violentas manifestaciones políticas en China.

jas03.jpg

Esta es de un artículo del Ireland Independent, del 20 de febrero de 2011, en el que se dice que la gente gritaba: “Queremos comida, queremos trabajo”, todos ellos lemas que ponen de manifiesto las “quejas comunes” entre los “chinos de a pie”. Según AP, la foto muestra “a las autoridades chinas reprimiendo a los activistas en medio de un llamamiento a las protestas de la ‘Revolución del Jazmín'”. (AP) Lamentablemente, esta foto de Reuters fue tomada en una manifestación anti-japonesa en la ciudad de Lanzhou (provincia de Gansu) el 24 de diciembre de 2010.

jas04.jpg

Me dijeron que fue la CNN la que recortó esta foto de un artículo del Liberty Times de Taiwán para mostrar una prueba más de que los chinos se amotinan en las calles, gritando “queremos comida”, queremos trabajo”. Sin embargo, la foto era de una feria de empleo en Shenzhen de hace más de un año, y quienes sepan leer chino verán que las pancartas dicen cosas como “Se buscan trabajadores” y “Contratando gente hoy”. Pero la foto era “editorialmente relevante” para la historia fabricada, y pocos americanos o europeos saben leer chino.

Esta es mi favorita. Como antecedente, deben saber que el clima de Pekín en invierno no es tan malo como el de Inuvik, pero tampoco es exactamente Tahití.

jas09.jpg

El artículo es de un periódico alemán que publicó una historia sobre la agitación interna de China, que contiene una supuesta foto de la policía aplastando una manifestación en Beijing frente al McDonald’s de Wangfujing a finales de febrero de 2011. Desgraciadamente, recortaron la foto para que no podamos ver las partes buenas de los manifestantes “apaleados”. Pero si examinamos la foto observamos algunos rasgos extraños. Por un lado, los policías llevan camisas de manga corta, y si miramos al fondo vemos hierba verde, bonitas flores y árboles tropicales. ¿Esto en Pekín, en pleno invierno? No es probable. La foto es, en realidad, de unos jóvenes reclutas de la policía que reciben formación sobre disturbios civiles en un aparcamiento junto a una comisaría de Nanjing en el verano de 2005. Pero una vez más, editorialmente relevante.

Una Mentira por Omisión sigue siendo una Mentira

Prácticamente todos los artículos que aparecen en los medios de comunicación occidentales sobre China son falsos, o están tan corrompidos por la tergiversación de los hechos y/o la omisión de detalles críticos, que dan a los lectores desinformados una percepción que está a 180 grados de la verdad. Esto se aplica no sólo a China, sino a todas las naciones de la actual lista del “Eje del Mal”.

En la primera parte de esta serie escribí sobre los artículos de opinión que contenían unas pocas verdades y muchas mentiras, artículos que no proporcionan ningún detalle u omiten detalles cruciales. Escribí que puede ser difícil identificarlos sin una investigación propia, y que yo proporcionaría algunos ejemplos. Aquí hay dos.

 

China: Acoso a la Prosperidad

Comenzaré con John Bussey, que es el editor asociado americano de The Wall Street Journal, y también fue comentarista en Fox News. En un artículo del Wall Street Journal titulado “China: Acoso a la Prosperidad” (3), Bussey ganó un premio Nobel por sus reportajes deshonestos y poco éticos. (El WSJ parece haber borrado este artículo, pero ha sido archivado en otros sitios web y todavía está disponible). Este era su artículo en parte:

Bussey.jpg

“Ver a China acosar a los almacenes Wal-Mart esta semana -y ver a Wal-Mart postrarse bajo el ataque- es un recordatorio embarazoso de un hecho simple: China, el principal mercado de más rápido crecimiento del mundo, tiene la sartén por el mango con las empresas americanas. Su conjunto de barreras proteccionistas, su débil estado de derecho y su mercado de canto de sirena hacen que acontecimientos como éste sean casi inevitables. En las tiendas de la empresa en la ciudad de Chongqing, se etiquetó carne de cerdo no ecológica como “ecológica”. Este fue el error. Por lo demás, la carne de cerdo estaba bien. Aprovechando este error, en un momento en que la inflación es un tema candente en China, las autoridades acusaron a Wal-Mart de engañar al público cobrando precios más altos por la carne normal. Multaron a la empresa, cerraron los 13 Wal-Marts de la ciudad y encarcelaron a varios empleados de Wal-Mart. Los actos tuvieron una gran repercusión en los medios de comunicación nacionales. En la China autoritaria hay pocos recursos, si es que hay alguno, cuando algo así le ocurre a una empresa americana. No hay tribunales ordinarios. Como muchas otras empresas americanas que han chocado con los sentimientos nacionalistas en China, Wal-Mart sólo pudo pedir perdón. Tiene casi 350 tiendas en China, con unos ingresos de 7.500 millones de dólares. Así que Wal-Mart se puso de rodillas”. Terminaba con una asombrosa afirmación en la que citaba astutamente a un (inexistente) “ejecutivo americano en Pekín que vigila estos asuntos” que supuestamente decía que Wal-Mart había hecho mucho más que las empresas chinas “para garantizar la seguridad del suministro de alimentos [del país]”.

Todos deberíamos sentir lástima por Wal-Mart, con sólo 7.500 millones de dólares de ingresos en China, aunque nos preguntamos cómo es posible que China, con un Estado de Derecho débil, al mismo tiempo pueda aplicar esas leyes tan débiles para hacer que los gigantes internacionales se pongan de rodillas.

La historia de Bussey no es exactamente así. Wal-Mart es una famosa corporación criminal en China, las autoridades han tenido años de problemas con Wal-Mart, que parece violar repetidamente la mayoría de las leyes de libro. Esas mismas tiendas habían estado durante años vendiendo carne de cerdo ordinaria etiquetada como orgánica, siendo cada vez descubiertas y multadas por una cantidad trivial, 8 veces sólo en los 7 meses anteriores. Era tan grave que cuando los inspectores salían de la tienda con los productos ilegales confiscados, el personal de Wal-Mart ya estaba ocupado etiquetando más carne de cerdo ordinaria como ecológica. Era un juego en el que el precio de venta al público era varias veces superior y los beneficios tan enormes que la molestia de los inspectores era trivial. Lo que cambió el juego fue que esta última vez los inspectores se equivocaron al salir de la tienda, y se encontraron en un armario refrigerado con 75.000 kilos de carne de cerdo ordinaria etiquetada como ecológica. Fue entonces cuando decidieron que ya era suficiente, arrestaron a todos los altos ejecutivos y cerraron las tiendas. Pero, según Bussey, del WSJ, un empleado de bajo nivel cometió un inocente “error” y etiquetó mal unos cuantos paquetes de carne, con lo que las autoridades chinas “jugaron con el público”. Y, por supuesto, como China no tiene tribunales, Wal-Mart no pudo hacer otra cosa que pedir perdón y ponerse de rodillas.

Merece la pena señalar las mentiras que acompañan a una pequeña verdad: en China no hay recursos, China no tiene tribunales regulares, las barreras proteccionistas de China, el estado de derecho es débil, Wal-Mart no fue castigado por un fraude masivo, sino por “atentar contra el sentimiento nacionalista”. Y Wal-Mart estaba inocentemente “garantizando la seguridad del suministro de alimentos de China”.

 

China Encarcela a otro Abogado de Derechos Humanos

En un caso similar, los medios de comunicación occidentales informaron estridentemente hasta la saciedad de que un abogado chino de derechos humanos había sido encarcelado (una vez más) por el “Partido Comunista”, aparentemente por atreverse a ser abogado de derechos humanos en China. Pero, una vez más, no fue exactamente así.

Es cierto que este abogado había actuado en una ocasión en favor de una persona que se quejaba del sistema, y en la prensa occidental se tejió la historia de que había sido injustamente encarcelado por atreverse a ayudar en un desafío contra la “dictadura autoritaria china”. Seguí este caso de cerca y en sólo un artículo de los casi 100 que leí sobre este caso en particular en la prensa occidental, no había siquiera una sugerencia a una circunstancia atenuante. En un solo artículo, la última frase hacía una vaga mención de pasada a un problema fiscal.

Ese “problema fiscal” era algo más que nada. En China, hay varias clasificaciones de recibos de compra, de las cuales sólo una es utilizable para las deducciones fiscales de los gastos de las empresas. En muchos países occidentales, incluso un recibo de caja registradora es utilizable en este sentido, pero en China debemos tener un recibo oficial que contenga un sello del gobierno. Como estos recibos equivalen a un crédito fiscal del 25%, son valiosos y a veces se negocian. Si tengo recibos oficiales de impuestos que mi empresa no puede utilizar, puedo vendérselos al 10% de su valor nominal y usted puede ahorrarse un 15% en su impuesto de sociedades.

En este caso, este “abogado de derechos humanos” y cuatro de sus amigos, todos ellos abogados, llevaban años dirigiendo un negocio de impresión de recibos falsos de impuestos y vendiéndoselos a empresas desprevenidas, en total más de 300 millones de dólares. Los cinco fueron detenidos y encarcelados, pero según los medios de comunicación, este abogado principal  no fue encarcelado por los tribunales, sino (únicamente) por “el Partido Comunista”, y no por un fraude masivo de falsificación, sino por defender a los pobres y desamparados. Me contaron que los periodistas americanos rebuscaron en los expedientes de los clientes del abogado principal de este caso hasta que descubrieron un asunto civil menor que les permitiría clasificar a este hombre como abogado de derechos humanos, y fue en torno a esto como construyeron su historia.

 

Los dos Michaels de Canadá: Michael Kovrig y Michael Spavor

 

Luego tenemos la curiosa historia de dos canadienses, uno “ex diplomático” y el otro “hombre de negocios”, que fueron detenidos y encarcelados en China por espionaje. (4) (5) (6) Según el National Post de Canadá, ambos habían estado “disfrutando del éxito en campos muy diferentes cuando fueron detenidos”. Además, “en el momento de su detención, Kovrig trabajaba a tiempo completo para el International Crisis Group en el noreste de Asia. Trabajando desde Hong Kong, se le encomendó la tarea de apaciguar las tensiones entre China y los estados cercanos, y de ofrecer una valoración fresca e independiente del creciente papel de China en el mundo…” Ya me hago preguntas.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dice que los dos hombres han sido detenidos “arbitrariamente” por los chinos, probablemente en represalia por la detención por parte de Canadá de Meng Wanzhou, de Huawei -que sigue detenida sin cargos después de dos años-. La presión internacional ha sido casi ensordecedora:

* Más de 220 estadistas, políticos, exdiplomáticos, académicos y directores de centros de investigación de 19 países publicaron un llamamiento en el Globe & Mail de Canadá para que el presidente Xi de China libere a Michael Kovrig y Michael Spavor.

* Quince líderes de think tanks de política exterior, organizaciones de defensa independientes e instituciones de investigación académica de los Estados Unidos han emitido una declaración conjunta el 10 de marzo en la que piden la liberación inmediata de Kovrig.

* Otra carta abierta de 60 académicos y analistas australianos pidió al gobierno australiano que apoyara sin más demora el llamamiento de Canadá para la liberación inmediata de estos dos detenidos.

* Los directores de seis instituciones políticas con sede en Berlín dijeron en una declaración conjunta . . .”

Nadie hace tanto ruido sin tener un poderoso interés en proteger sus “activos”.

Dada la sensibilidad del caso en materia de espionaje, se han hecho públicos pocos detalles, pero un poco de investigación y algo de lógica pueden suplir la falta de datos concretos. En primer lugar, obsérvese el marco: Kovrig nunca fue “diplomático”, sino un alborotador consular de bajo nivel que operaba entre China y Hong Kong, y que atrajo la atención de las autoridades por “actividades no acordes con la función laboral declarada”. En segundo lugar, Kovrig pidió una repentina excedencia voluntaria para trasladarse al International Crisis Group de Hong Kong, muy probablemente para tener más libertad de movimientos y seguramente con la complicidad del gobierno canadiense. Este Grupo se anuncia a sí mismo como una organización no gubernamental con sede en Bruselas que “trabaja para construir un mundo más pacífico” y para prevenir las crisis internacionales, pero en realidad busca provocarlas, una especie de empresa de revolución de colores financiada por los gobiernos occidentales y por gente como George Soros, mientras que se hace pasar por una organización de paz mundial.

Además, ¿por qué un funcionario consular canadiense de bajo nivel, sin ninguna cualificación relevante a ese nivel, sería encargado -por los americanos- de “desescalar las tensiones entre Washington y Pyongyang”? Especialmente cuando Washington está intensificando al mismo tiempo esas mismas tensiones. También se le encomendó la tarea de “calmar las tensiones entre China y los estados cercanos”, según el sitio web de la organización. Eso parece más un trabajo para Superman que para un graduado de secundaria. Quién podría creer que, estando a sueldo de los Estados Unidos y de nuestro Estado profundo europeo, la función de este hombre sería desactivar las tensiones entre China y sus vecinos, cuando está muy claro que su única intención es crear tanta tensión como sea humanamente posible.

Spavor es descrito como “un hombre de negocios con profundos lazos con Corea del Norte”, centrado en la apertura de los vínculos internacionales con el país insular, y que busca promover una mayor “paz, amistad y entendimiento” con Corea del Norte. Seguramente no hay personas en ningún lugar del mundo que puedan creer una historia así, salvo los canadienses.

Como ya he mencionado, han surgido muy pocos datos sobre este caso, aparte de que las audiencias y los juicios estuvieron muy restringidos, sin que se permitiera la presencia de representantes consulares o legales extranjeros. Esto es típico en todos los casos que implican realmente espionaje sensible; ningún gobierno invita al enemigo a una sala de justicia donde se revelan todos los detalles de la circunstancia. Sin embargo se filtró un pequeño detalle, el hecho de que parte de la “investigación” de Spavor consistía en envolver teléfonos móviles en plástico y goma y enterrarlos en la base de un árbol concreto en la orilla del pequeño río que forma la frontera entre China y Corea del Norte. Ese tipo de actividad de investigación podría suscitar dudas en cualquier país. Estos dos hombres estaban definitivamente trabajando en el mismo equipo, suministrándose mutuamente información no revelada, y casi seguramente trabajando en algún complot para causar otra explosión entre las dos Coreas, lo que finalmente permitiría a los EE.UU. concentrar sus tropas y armas directamente en la frontera de China. Y claramente con la complicidad del gobierno canadiense, que no es tan casto como los canadienses y el mundo imaginan.

Tengo cerca de 1.000 historias de este tipo en mis archivos, suficientes para llenar un grueso libro, y todas ellas reprensiblemente deshonestas en su presentación. Cuando los occidentales sólo tienen una dieta de artículos diarios como éste que les presentan sus medios de comunicación más confiables, ¿cómo es posible que alguien entienda con precisión algo sobre China?

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes” (Cuando China estornuda), Cap. 2 Tratar con Demonios”.

Puede verse su archivo completo en
https://www.moonofshanghai.com/  e 
http://www.bluemoonofshanghai.com/  

Puede contactarse con él en: 2186604556@qq.com

*

Notas

(1) https://www.moonofshanghai.com/2020/04/tiananmen-square-failure-of-american.html

(2) https://www.theguardian.com/world/2011/feb/27/china-jasmine-revolution-beijing-police

(3) https://muckrack.com/john-bussey

(4) https://www.crisisgroup.org/who-we-are/people/michael-kovrig

(5) https://nationalpost.com/news/canada/who-are-michael-kovrig-and-michael-spavor

(6) https://globalnews.ca/news/4751174/michael-kovrig-arrested-china/

 

La fuente original de este artículo es The Saker Blog

Copyright © Larry RomanoffMoon of ShanghaiBlue Moon of Shanghai, 2021