SP — LARRY ROMANOFF — La Propaganda y los Medios de Comunicación Parte 2 – Engaño a Gran Escala — 16 de Mayo, 2021

La Propaganda y los Medios de Comunicación

Parte 2 – Engaño a Gran Escala

Por Larry Romanoff para The Saker Blog, 16 de Mayo, 2021

Traducción: PEC

 

ENGLISH   ESPAÑOL

Gran parte de la atención de los medios de comunicación americanos dirigida a China no está relacionada con las noticias en ningún sentido, sino que forma parte de un amplio programa de propaganda diseñado para infligir graves inconvenientes al gobierno de China, utilizando la presión política de los medios de comunicación con la intención de forzar a China a acomodarse a los intereses políticos y comerciales de los Estados Unidos y de Europa. Esto se hace a menudo en un intento de mitigar el castigo de los delitos corporativos (especialmente de los ejecutivos de las empresas, que son prácticamente inmunes a la persecución penal en los EE.UU.), o para ayudar a una multinacional americana (o europea) a destrozar las leyes de consumo y de seguridad alimentaria de otros países. Esto no se limita a China; este tipo de bombardeo mediático puede producirse contra sus mejores amigos, incluidos Canadá, Alemania, Francia y el Reino Unido.

El punto importante aquí es que una inundación mediática no ocurre por accidente. Estas circunstancias son creadas con un plan, con reuniones, discusiones y estrategias organizadas para crear la mayor incomodidad y presión política, y casi seguramente involucrarán a la corporación, a muchos miembros de los medios de comunicación, al Departamento de Comercio de los Estados Unidos y, muy a menudo como no, a las agencias de inteligencia.

Estas personas son expertas en montar una campaña en los medios de comunicación de masas para presentar su versión coloreada de los hechos ante el Tribunal de la Opinión Pública, con la esperanza de crear suficiente presión nacional y extranjera para influir en la posición de un gobierno extranjero en cuestiones políticas, sociales y comerciales. Las agencias de inteligencia harán su parte pagando fuertemente por los artículos de los periódicos nacionales si pueden negociarlo, e inundando los medios sociales de un país (China en este caso) con títeres de la CIA que fingen ser chinos nativos que se ponen del lado de la posición de la empresa extranjera en contra de su propio gobierno. Esta es la principal razón por la que Twitter y Facebook están prohibidos en China.

 

La Mordida de Pekín a la Manzana

En pocas palabras, la situación era que Apple ofrecía garantías fuera de Estados Unidos muy inferiores a las de su país, lo que provocó las críticas de la mayoría de los gobiernos de Europa y Asia. La legislación china en materia de consumo, al igual que la de los países europeos, clasificaba el iPad de Apple como un ordenador y exigía una garantía de dos años. Apple, demasiado codiciosa para su propio bien, se negó, insistiendo en que el iPad era un teléfono y ofreciendo sólo un año de garantía. De ahí la enorme cantidad de ruido mediático atacando a China y sus regulaciones y muchas otras cosas, en un intento de crear suficiente malestar para que el gobierno se echara atrás y permitiera a Apple seguir saqueando a los consumidores chinos a su antojo. Un segundo objetivo primordial era enseñar a los chinos a mirar con ojos temerosos a los “intereses de EEUU” antes de embarcarse en cualquier ley de protección del consumidor más estricta que la de Estados Unidos.

 

 

En la vida real, ni el NYT (New York Times) ni el WSJ (Wall Street Journal) podrían preocuparse menos por las regulaciones de la garantía de los ordenadores en China, pero cuando Apple, el niño mimado del mercado de valores americano, tiene problemas para saquear a los consumidores chinos a su antojo, el NYT y el WSJ siempre están ahí para echar una mano. Y a usted, querido lector, le enseñan a odiar a los chinos por ser poco razonables y “meterse” con Apple porque son comunistas dictatoriales que odian su libertad. Además, los maestros de la propaganda afirmaron ampliamente que el gobierno chino, envidioso del éxito de Apple, quería paralizar a Apple para dar un respiro y apoyo a los esperados “campeones nacionales” de China. (1) (2) (3) Toda la serie de informes de los medios de comunicación americanos sobre Apple en China eran propaganda política y comercial diseñada para (a) aislar a las empresas americanas de las leyes extranjeras, y (b) crear suficiente presión pública para asegurar que un gobierno extranjero diseñara sus leyes nacionales para complacer a los americanos.

 

Alibaba – Casi tan grande como China   

 

A principios de 2021 tuvimos una oleada de artículos sobre la desafortunada colisión de Alibaba con las autoridades financieras chinas, que tuvo como consecuencia la cancelación de la inminente salida a bolsa de la empresa y que Jack Ma fuera reprimido con fuerza (en realidad, un cachete en la mano). (4) Los medios de comunicación americanos fueron unánimes en afirmar que China estaba restringiendo severamente las actividades de las “empresas tecnológicas” (ya que Alibaba es ampliamente considerada como tal), pero no era Alibaba la que estaba siendo amarrada. Ant Financial, de Jack Ma, se estaba expandiendo enormemente para convertirse en una institución bancaria en línea bajo el radar, que se escondía entre las páginas de una empresa de TI y que, por lo tanto, se saltaba todas las regulaciones financieras y bancarias del país. Esto sería similar a que EBay o Amazon abrieran repentinamente el mayor banco minorista de EE.UU., enarbolando la bandera de un mercado de bienes de consumo y sujeto únicamente a esas leyes y regulaciones.

Los medios de comunicación se llenaron de afirmaciones de que China estaba “apretando las tuercas a los campeones tecnológicos del país” con “una represión reguladora del sector de Internet”, pero fue la industria financiera, no la tecnológica, la que las autoridades pasaron a regular. Los medios de comunicación, como el NYT y el WSJ, lo sabían y no tenían ninguna razón para ocultar esta información para sus propios fines, lo que significa que alguien les instruyó sobre cómo enmarcar la historia como que China estaba restringiendo a las empresas tecnológicas.

Los buitres financieros de EE.UU. habían estado presionando fuertemente a China para que abriera su sector financiero, y la pequeña avalancha de artículos sobre Alibaba estaba destinada a presionar políticamente a China para que no limitara las ambiciones americanas de saquear la economía de China como lo hicieron tan libremente en los EE.UU. Una vez más, ni el NYT ni el WSJ podrían preocuparse menos por Alibaba o el sector financiero de China, pero cuando sus amigos quieren mudarse a China y están preocupados por las regulaciones que podrían paralizar su codicia, los editores y columnistas de los medios de comunicación americanos responderán a la llamada. Esto significa que Alibaba fue irrelevante en todo lo que se leyó sobre Alibaba; la avalancha mediática fue una advertencia política a China para que no extienda sus regulaciones financieras a las depredadoras empresas buitre americanas.

Pero este es un juego al que pueden jugar dos. Los medios de comunicación chinos incluyeron esta declaración en uno de sus artículos: “Los reguladores chinos convocan a las empresas financieras de Internet, un movimiento demostrativo para que otros actores investiguen [sus] propios problemas“. (5) Está claro que también se estaba enviando un mensaje en la otra dirección, momento en el que la avalancha mediática americana cesó rápidamente.

 

Déficit comercial de Estados Unidos    

 

Hasta hace poco, durante dos décadas hubo una enorme cantidad de ruido mediático semanal que emanaba de Washington sobre el déficit comercial de EE.UU. con China, que aumentó a muchos cientos de miles de millones de dólares al año, sin signos de moderación. El NYT y el WSJ nos informaban solemnemente de que esto ocurría porque China estaba haciendo trampas con el tipo de cambio de su moneda, que el RMB estaba muy infravalorado para hacer que sus exportaciones fueran competitivas y las importaciones extranjeras prohibitivamente caras.

Así, además de las constantes quejas sobre el superávit comercial de China con EE.UU., se nos trató con un ruido mediático incesante sobre la necesidad de que China revaluara su moneda al alza “al menos entre un 25% y un 40%”. Eso suena razonable hasta que descubres las cosas que se olvidaron de decirte.

 

La primera es que el último superávit comercial de EE.UU. fue en 1975, y que EE.UU. ha tenido déficits comerciales anuales durante 46 años consecutivos, con una lista de países que ha aumentado a más de 100. (6) (7) (8) ¿Suponemos que todos esos países están engañando con sus tipos de cambio? Por supuesto que no. La razón por la que Estados Unidos tiene un déficit comercial es porque el país se ha desindustrializado tanto que ya no fabrica nada que nadie quiera comprar. China es irrelevante en este panorama. Si EE.UU. no comprara a China, tendría que comprar a otro, pero el déficit se mantendría. Y en cuanto a las divisas, China tiene déficits comerciales con muchos otros países -cuyas divisas comercian libremente-, lo que significa que los tipos de cambio del mundo también son irrelevantes para el problema.

Ahora sabemos algo que no sabíamos antes, y ahora podemos identificar esta “noticia” económica como la propaganda que es, y también podemos averiguar su propósito: paralizar la economía de China. Ya mencioné en la primera parte de esta serie el Acuerdo del Plaza que se le impuso a Japón, que, al ser una colonia de los EEUU, no tuvo más remedio que aceptar. En ese caso, el yen se revaluó finalmente en alrededor de un 300%, dejando a Japón permanentemente paralizado. Y, como he dicho, este era el plan para China, la inmensa embestida mediática de dos décadas de duración por parte de Estados Unidos fue un intento de forzar a los líderes chinos a cometer un suicidio económico. Felizmente, se negaron.

Es importante entender que esta prolongada situación no era un reflejo de la realidad. No era como si yo dijera: “Es la 76ª vez que tengo que hablar contigo porque tu gato escarba en mis rosales”. Aquí no había ninguna “noticia”, ningún “acontecimiento”, y el ruido mediático no estaba relacionado con el comercio ni con los déficits ni con el valor de las divisas; era un plan a largo plazo para crear la suficiente presión mundial como para colapsar la economía de China forzándola a una revaluación injustificada. Debería ser obvio que tal programa, incesante durante 20 años, no fue algo que ocurrió por casualidad. Formaba parte de una estrategia global, como afirmó con frecuencia el embajador de Estados Unidos en China, Jon Huntsman, para “hundir a China”.

 

Durante esas dos décadas, los editores y columnistas de los principales medios de comunicación de EE.UU. habrían estado en contacto regular y frecuente con la FED de EE.UU., los Departamentos de Comercio y del Tesoro, el Consejo de Asesores Económicos, la OMB, la Agencia de Seguridad Nacional y, de nuevo, con las agencias de inteligencia, ciertamente la CIA y la NSA. También habría sido necesario reclutar a determinados columnistas -como Paul Krugman, del NYT– para que llevaran la antorcha y tomaran la iniciativa en esta guerra de propaganda.

De hecho, los medios de comunicación funcionan como el micrófono del Departamento de Estado de los EE.UU., socios de pleno derecho en la elaboración de campañas de propaganda para lograr los objetivos de la política exterior.

Toda esta avalancha mediática fue 100% propaganda política, geopolítica en su raíz, orientada a la destrucción de una nación en particular. Pueden imaginar su determinación casi salvaje al continuar esta estrategia durante más de dos décadas antes de rendirse. Y tuvo el beneficioso efecto secundario de enseñar a la gente de todos los países a “odiar a China por hacer trampas”.

 

Delincuentes que Necesitan Protección

 

Poca gente sabe que todos los mayores fraudes a los consumidores perpetrados en China durante los últimos diez años, excepto uno, fueron cometidos por empresas extranjeras, en su mayoría americanas, y que los medios de comunicación de los EE.UU. (y la AmCham) hicieron en todos los casos todo lo posible para proteger a los delincuentes de la persecución, apoyándose en la propaganda pública para intimidar a las autoridades chinas de cumplir con su deber. Es casi cómico que cada vez que una empresa americana es acusada de un fraude masivo en China, la AmCham publica un informe en el que se nos informa de que las empresas extranjeras se sienten de repente “menos bienvenidas” en China, y que Bloomberg informa con todo detalle (9), mientras que el WSJ se queja de que la “represión de los precios de los monopolios y de la corrupción en China… apunta injustamente a las empresas extranjeras”. (10)

OSI

En uno de estos casos, en 2014, el gigante agroalimentario americano OSI en China fue desenmascarado por reenvasar carne caducada y sucia a gran escala durante muchos años, con dos juegos de libros de registro para engañar a las autoridades. Los responsables de la empresa intentaron desesperadamente bloquear la investigación, negando la entrada a la planta a la autoridad alimentaria y farmacéutica de Shanghai durante el tiempo suficiente para destruir las pruebas. Las autoridades tuvieron que confiscar y destruir millones de kilogramos de carne enferma y sucia, en un escándalo que acabaría cubriendo toda China.

La FDA de Shanghai produjo más de 5.000 cajas de McNuggets de pollo, hamburguesas de cerdo y filetes de ternera de McDonald’s que estaban caducados y enmohecidos. Un vídeo de televisión mostraba a los empleados mezclando carne caducada y fresca en envases nuevos, y diciendo que si sus clientes sabían lo que estaban haciendo, la empresa perdería sus contratos. No fue poca cosa: las autoridades sanitarias chinas destinaron a casi 900 investigadores a inspeccionar los numerosos centros de la empresa antes de que se pudieran destruir todas las pruebas.

  Por supuesto, todo el mundo se quedó “en shock, conmocionado” ante la noticia, y los medios de comunicación americanos informaron obedientemente de que Sheldon Lavin, director general de OSI Group, calificó el escándalo de “inaceptable” y “terriblemente equivocado”, y que se aseguraría de que los “errores” no volvieran a producirse. El New York Times culpó a las víctimas y a los proveedores, atribuyendo toda la trama delictiva a “eslabones débiles de la cadena alimentaria china”. (11) El NYT también afirmó que la OSI “estaba deteniendo sus operaciones” y “revisaría todas sus plantas en China”, después de que las autoridades ya las hubieran cerrado y hubiera encarcelado a los ejecutivos. Y, por supuesto, en lugar de condenar a los criminales (americanos) por sus crímenes, el NYT convirtió la historia en “La seguridad alimentaria en China se enfrenta a grandes obstáculos”. (12) También hubo una capa protectora de desafío en los intentos de crear presión política para mitigar el daño, con declaraciones de que para el gobierno de Shanghai “definir [los productos de la OSI] como ‘cuestionables’… carece totalmente de fundamento fáctico, científico o legal”. En realidad no, pero buen intento.

 

¿Fraude al Consumidor? ¡Hazlo! 

A finales de 2011, Nike admitió una trama de publicidad falsa en China. En ese momento, una nueva zapatilla deportiva de Nike se había convertido en el nuevo artículo “imprescindible” para los niños. Una característica principal de la publicidad de Nike era que la zapatilla tenía dos almohadillas de aire para proporcionar absorción de impactos. La zapatilla, que creo que se fabricaba en China, tenía un precio de 700 RMB (125 dólares) en los Estados Unidos, mientras que el precio en China era de 1.300 RMB (más de 200 dólares). Nike hizo una gran publicidad del producto en China como si fuera el original; sin embargo, la empresa fabricó una versión mucho más barata de la zapatilla para venderla en China. Los consumidores chinos se dieron cuenta rápidamente del fraude y denunciaron el asunto a las autoridades, y la SAIC de China acabó imponiéndoles una multa de casi un millón de dólares y ordenando a Nike que devolviera el precio total de la compra a todos los clientes. Curiosamente, Nike repitió este mismo fraude unos años más tarde, aparentemente sin aprender nada de la primera vez.

Utilizo un poco más de espacio de lo que este acontecimiento merecería porque Nike no sólo tenía el respaldo de los medios de comunicación americanos, sino también de un abogado americano llamado Stan Abrams (13) (14), que aparece con frecuencia en el lado criminal del libro de cuentas de los consumidores en China para dar peso a la narrativa de la propaganda mediática. Abrams defendió el fraude al consumidor de Nike en China perpetrando otro suyo propio.

Comenzó declarando: “Aquí hay dos cuestiones: precios diferenciales y calidad/características del producto”. No, Stan. “Precios diferenciales” es una hamburguesa a 2,40 dólares en un local y a 2,50 en otro. Y las “características del producto” son irrelevantes ya que el tema era la publicidad fraudulenta.

Abrams escribió que “los consumidores tienen ciertamente derecho a quejarse… suponiendo que estos cojines de aire sean en absoluto funcionales y signifiquen algo. (Lo dudo)”. Así que si mi concesionario Mercedes me asegura que los asientos del coche son de cuero, pero resultan ser de plástico, no debería quejarme, ya que el cuero no es funcional y no significa nada de todos modos. Supongo que lo mismo ocurrirá cuando Abrams se vea incapaz de consumar su matrimonio. Podría decirle simplemente a su decepcionada novia que la característica que faltaba “no era funcional de todos modos”, y no habría significado nada incluso si lo hubiera sido.

Nuestro abogado, que se pasa de listo, continúa: “¿Es ilegal tener un producto en el extranjero que tiene un cojín de aire y otro aquí que se vende con uno solo? Es absurdo. Por supuesto que eso no es una cuestión legal. Las empresas son, por supuesto, libres de vender en diferentes mercados productos que no son idénticos.” Los comentarios de Abrams son estrictamente ciertos, pero irrelevantes. La cuestión no son las diferentes características del producto, sino la publicidad de características que no existen. A eso le llamamos fraude al consumidor. ¿La opinión de Abrams sobre todo esto? “Así que tenemos publicidad falsa, potencialmente fraudulenta, ley de publicidad, violaciones de la ley del consumidor, bla, bla, bla… ¿Los consumidores chinos deberían tener garantizado el precio más bajo del mundo para cualquier producto de consumo? Si una característica del producto se ofrece a un consumidor en cualquier parte del mundo… la empresa [debe] ofrecer esa característica en China también? Parece una locura, pero quizá me estoy perdiendo algo”. Intentos baratos de un hombre que sostiene el micrófono para hacer que los jóvenes chinos se avergüencen de que les disguste ser engañados.

Tengo una segunda razón importante para la longitud de este segmento: los acontecimientos que deben haber tenido lugar antes de este fraude. Una fábrica de zapatos es un lugar grande, con líneas de producción y montaje generalmente creadas para un solo diseño de producto. Nike tendría que crear un nuevo diseño y especificaciones de fábrica, así como construir una nueva línea de montaje para fabricar la versión china deficiente de esta zapatilla. Pero el Departamento de Marketing de Nike no diseñaría y fabricaría tranquilamente una versión deficiente de un producto popular y planearía tergiversarlo de forma fraudulenta sin el conocimiento y la aquiescencia del director general, debido a las repercusiones legales potencialmente graves para la empresa, y a la evidente amenaza para su empleo. Y eso significa que la alta dirección de Nike, muy probablemente incluyendo al Consejo de Administración, compartió la decisión previa de hacer una copia deficiente de un producto y venderla fraudulentamente a los chinos como si fuera original, suponiendo que los clientes serían demasiado poco sofisticados para saber lo que compraban, o serían demasiado mansos para quejarse. Y eso constituye un fraude ejecutivo al más alto nivel.

En caso de que todavía estén tentados a pensar que ésta podría ser la primera vez que ocurre algo así con Nike, aquí hay una cita de Charlie Denson, presidente de la marca Nike, en una conferencia telefónica con analistas financieros:

“El consumidor [chino] es cada vez más exigente y sofisticado… lo que crea desafíos a corto plazo para los minoristas. Es una evolución natural que hemos visto en muchos mercados, así que no nos sorprende.” (15)

Los medios de comunicación americanos apoyaron plenamente a Nike, el WSJ nos dice que sólo se vendieron 300 pares de esas zapatillas “con una descripción de producto inexacta” (16), así que realmente es una tempestad en una tetera para una multa tan grande de 5 millones de RMB y los reembolsos obligatorios.

GSK     

 

No hace mucho tiempo, la empresa farmacéutica GSK se vio envuelta en uno de los mayores fraudes que ha vivido China, con sobornos, pagos falsos y contabilidad falsa, que supuso al menos 500 millones de dólares. (17) (18) Al ser descubierto, Mark Reilly, presidente de la compañía en China, estaba en el siguiente avión que salía del país “en un viaje de negocios previamente planeado” a Inglaterra, “para ayudar con la investigación desde ese punto”.

Los medios de comunicación del Reino Unido difundieron obedientemente la narrativa propagandística de que no era culpa de la empresa, que la propia GSK era “víctima” de un fraude cometido por su personal chino, que incluía, al parecer, el soborno a médicos con favores sexuales y con 500 millones de dólares del efectivo de la empresa que durante años nadie notó que faltaba. (19)

Ha habido muchos de estos fraudes extranjeros en China, y en cada caso la maquinaria de propaganda hizo horas extras para condenar a las autoridades chinas por acabar con ellos. En un gran caso que implicaba a la industria automovilística extranjera en una conspiración masiva en la fijación de los precios, los medios de comunicación nos informaron de que las empresas extranjeras eran “víctimas de un renovado ataque mediático del Estado a las marcas automovilísticas extranjeras”. O las empresas extranjeras de leche para bebés o los alimentos extranjeros o los teléfonos móviles. En todos los casos vimos una pequeña avalancha de propaganda americana que denunciaba que el gobierno chino había lanzado “un asalto” a las empresas extranjeras, ignorando por completo la criminalidad implicada, y con el mismo propósito de presionar al gobierno chino para que tratara con suavidad a las corporaciones criminales americanas.

Hemos visto aluviones mediáticos en defensa de una larga lista de corporaciones cuyas empresas criminales han sido expuestas. Todas ellas son propaganda destinada a presionar a los gobiernos extranjeros para que traten con dulzura a las empresas americanas (y a algunas europeas), incluso frente a actividades delictivas masivas y graves. Hay otras dos de las que me gustaría llamar su atención, una relacionada con Coca-Cola y el espionaje, y la otra con la recopilación ilegal de datos sobre la producción de petróleo de China. Ambos son de inmensa importancia y se tratan en un artículo anterior. (20) Ambas fueron expuestas a grandes aluviones de propaganda en los medios de comunicación e incluso a la intervención consular para intentar mitigar las consecuencias.

Es importante tener en cuenta que “los medios de comunicación” no son un objeto amorfo e inanimado, sino un grupo de personas reales con nombres, que planifican, guían y dirigen estas campañas de propaganda. He tenido encuentros con algunos de estos “reporteros” y “columnistas”. Muchos de ellos se califican de gánsteres, que actúan como testaferros de una empresa criminal, utilizando su poder público para proteger y defender a quienes deberían estar encarcelados y destrozando a cualquiera que se interponga en su camino.

¿Proyecto Censurado?

En contraste con escuchar mucho ruido mediático sobre un tema, a veces sólo tenemos un silencio ensordecedor que es igualmente una garantía de propaganda, esta vez en forma de censura. Cuando todos los medios de comunicación occidentales se abstienen unánimemente de comentar un tema importante de actualidad, podemos estar seguros de que han ocurrido muchas cosas entre bastidores para garantizar este resultado.

Embotellar Coca-Cola y Derramar Sangre

Hace algunos años, América Latina estaba casi en pie de guerra por el hecho de que prácticamente todos los dirigentes sindicales que intentaban sindicalizar una planta embotelladora de Coca-Cola aparecían repentinamente muertos, lo que corroboraba la tesis de que se trataba de golpes de bandas organizadas por los embotelladores. Coca-Cola rechazó la responsabilidad alegando que muchas de las plantas embotelladoras eran de propiedad local. Las reclamaciones fueron totalmente suprimidas y el descargo de responsabilidad sólo recibió unas breves menciones en los Estados Unidos y ninguna en ningún otro lugar que yo haya podido descubrir. (21)

De manera similar, y más recientemente, los medios de comunicación mexicanos publicaron una emocionada ráfaga de historias de que los empleados de Coca-Cola habían votado para formar un sindicato nacional y que al día siguiente todos fueron obligados a renunciar, aparentemente muchos a punta de pistola. Más tarde serían recontratados, pero sin sindicato. Volví a esos sitios (web) al día siguiente para saber más, pero me sorprendió descubrir que todo el panorama mediático mexicano había sido limpiado. Todos los enlaces anteriores estaban limpios, ningún medio de comunicación (en México o, de hecho, en cualquier país occidental) contenía ninguna referencia a este acontecimiento, Facebook y Twitter ya no tenían ninguna publicación que se refiriera a ello, y Google, de repente, no tenía ni idea de que hubiera ocurrido.

Tal vez quieran detenerse un momento a pensar en todas las personas que tendrían que estar involucradas para lograr tal resultado. También podrían considerar que la compañía Coca-Cola no tiene la influencia necesaria para hacer esto, y preguntarse quién tomó la iniciativa en este esfuerzo y cuál fue la fuente de su poder para asegurarse el 100% de cumplimiento en tantos medios de comunicación en tantas naciones. Y con tanta rapidez.

Vacunas contra el Embarazo

En esta misma categoría, hace unos años se inició un programa de vacunación bajo los auspicios de la OMS que esterilizó a unos 150 millones de mujeres en países en desarrollo, sin su conocimiento y contra su voluntad. En pocas palabras, se creó una vacuna antitetánica que también contenía la hormona femenina hCG, esencial para la implantación de un óvulo fecundado en la pared del útero; la ausencia de esta hormona provocará inevitablemente abortos espontáneos o involuntarios. Estas vacunas se llevaron a cabo en muchos países con el pretexto de la protección contra el tétanos, pero los receptores se limitaron únicamente a las mujeres en edad fértil, e inmediatamente se produjeron numerosos informes de abortos espontáneos, ya que muchas mujeres vacunadas ya estaban embarazadas. Las pruebas de las vacunas demostraron la presencia de hCG. La OMS intentó muchas negaciones y defensas, pero se vio obligada a callar ante la abrumadora evidencia. No se trata de una teoría de la conspiración, sino de un hecho muy documentado. Investigué el asunto a fondo y, de hecho, el propio sitio web de la OMS tenía una lista de documentos científicos que documentaban ampliamente cómo gastaron 20 años y más de 400 millones de dólares para desarrollar una vacuna “antifertilidad” que contenía hCG y utilizaba toxoide tetánico como portador. Escribí un artículo detallado sobre esto, con documentación sustancial (22). Les recomiendo que lo lean; cambiará su forma de ver muchas cosas.

En cuanto a la propaganda de los medios de comunicación, del lado negativo de la censura, ni uno solo de los muchos cientos de medios de comunicación occidentales importantes hizo referencia a este programa despreciablemente trágico. Cabe preguntarse de nuevo cuántos individuos en cuántos lugares deben haber estado involucrados para asegurarse un manto de silencio tan completo, y cuál es la fuente de su poder para hacerlo.

En una circunstancia casi idéntica, dos prominentes expertos médicos europeos juraron recientemente que al menos algunas de las actuales vacunas COVID-19 contienen una hormona femenina con una función similar a la hCG y que las vacunas tienen el potencial de funcionar como un abortivo. (23) (24) No he investigado esto a fondo y no puedo atestiguar su validez, pero puedo ofrecer lo siguiente:

El Dr. Mike Yeadon era un veterano de 17 años (de experiencia, N.T.) en la unidad de I+D de Pfizer en Sandwich, Inglaterra, y era el Director Científico (CSO) de todo el grupo y encargado del programa de investigación respiratoria de la empresa. En otoño de 2010, Pfizer perdió el interés en sus programas de Alergia y Enfermedades Respiratorias y decidió ponerles fin, eliminando toda la unidad. Sin embargo, Pfizer acordó financiar a Yeadon en la formación de una nueva empresa para continuar esta misma investigación, entregando a Yeadon todos los activos de este grupo de investigación, no a cambio de dinero en efectivo, sino en acciones, Yeadon entonces recaudó capital privado para financiar la operación continua de la nueva empresa llamada Ziarco. Tuvo tanto éxito que Novartis acabó adquiriendo el 100% de las participaciones menos de 10 años después, por lo que, según se dice, fueron más de 1.000 millones de dólares.

 

El Dr. Wolfgang Wodarg es un médico alemán, especialista en pulmones y epidemiólogo. “Tanto el Dr. Yeadon como el Dr. Wodarg declararon categóricamente que la vacuna de Pfizer contiene una proteína de espiga llamada syncytin-1, que es vital para la formación de la placenta en las mujeres embarazadas, y estaban tan preocupados por sus efectos de esterilización que presentaron una solicitud a la EMA, la Agencia Europea del Medicamento, para la suspensión inmediata de todos los estudios de la vacuna contra el CoV 2 del SARS, en particular las variantes de BioNtech/Pfizer.”

Parecería insólito que dos epidemiólogos respetados internacionalmente hablasen de una proteína de espiga inexistente y prosiguiesen con su ignorancia hasta el punto de solicitar a un organismo internacional que cese inmediatamente la investigación sobre vacunas debido a este problema totalmente imaginario.

Tengo que decir que parecería una teoría conspirativa desquiciada sugerir que los poderes que quieren que nos vacunemos también querrían que nos esterilizáramos, y lo harían en lo que sólo podría ser una conspiración monstruosa ideada por Satanás y ejecutada por sus lugartenientes. Pero estas mismas personas crearon vacunas similares utilizadas por la OMS para el mismo propósito, un programa demasiado bien documentado para ser negado. Si lo hicieron una vez, ¿por qué no lo harían de nuevo? No tengo respuesta para usted. Decida usted. Pero lo más importante es que ninguno de estos dos casos fue mencionado en los medios de comunicación occidentales, al menos en ninguno que yo pudiera encontrar.

 

*

 Los escritos del Sr. Romanoffse han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes (Cuando China Estornuda — Cap. 2 — Tratar con Demonios)”.

Su archivo completo puede verse en https://www.moonofshanghai.com/ y http://www.bluemoonofshanghai.com/.

Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com

Notas

(1) https://www.foreignpolicyjournal.com/2017/05/15/chinas-national-champions-state-support-makes-chinese-companies-dominant/

(2) https://www.state.gov/reports/2019-investment-climate-statements/china/

(3) https://link.springer.com/article/10.1057/s41291-019-00084-0

(4) https://www.cnn.com/2021/04/10/tech/alibaba-china-record-fine/index.html

(5) https://www.globaltimes.cn/page/202104/1222504.shtml

(6) https://www.cnsnews.com/news/article/terence-p-jeffrey/usa-has-run-annual-trade-deficits-41-straight-years

(7) https://worldpopulationreview.com/country-rankings/us-trade-deficit-by-country

(8) https://www.thoughtco.com/history-of-the-us-balance-of-trade-1147456

(9) https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-01-30/most-foreign-companies-feel-less-welcome-in-china-amcham-says

(10) https://www.wsj.com/articles/u-s-firms-feel-less-welcome-in-china-1409624607

(11) https://www.nytimes.com/2014/08/01/business/international/weak-links-in-chinas-food-chain.html

(12) https://www.nytimes.com/2014/07/24/business/international/food-safety-in-china-still-faces-big-hurdles.html

(13) https://blog.hiddenharmonies.org/2012/02/29/stan-abrams-of-china-hearsay-a-case-of-pathological-bia/

(14) https://www.chinamoneynetwork.com/2011/11/13/stan-abrams-progress-seen-on-chinas-anti-monopoly-law

(15) https://news.yahoo.com/news/nikes-profit-decline-china-stunning-004732723.html

(16) https://www.wsj.com/articles/nike-target-of-complaints-in-chinas-annual-consumers-forum-1489600425

(17) https://www.bbc.com/news/business-29274822

(18) https://www.theguardian.com/business/2014/may/28/serious-fraud-office-investigates-glaxosmithkline

(19) https://uk.news.yahoo.com/gsk-victim-china-graft-130312678.html

(20) Si lo haces tú, es espionaje. Si lo hago yo, es investigación

https://www.moonofshanghai.com/2020/08/blog-post_45.html

(21) http://www.killercoke.org/downloads/spilling-blood-11_11_03.pdf

(22) Un cuento preventivo sobre la OMS – 10 de mayo de 2020

https://www.moonofshanghai.com/2020/05/a-cautionary-tale-about-who.html

(23) https://mattbell.org/mrna-vaccine-blocks-protein-that-helps-formation-of-human-placenta

(24) https://fromthetrenchesworldreport.com/head-of-pfizer-research-covid-vaccine-is-female-sterilization/277390

 

La fuente original de este artículo es The Saker Blog

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, Blue Moon of Shanghai, 2021