SP — LARRY ROMANOFF — Los judíos de Stalin

 

Los judíos de Stalin

Traducción: Maria Poumier para Red Internacional

CHINESE   FRENCH   ENGLISH    HELLENIC/GREEK   POLSKI   PORTUGUESE   ROMANIAN   RUSSIAN   SPANISH

 

 

1. Introducción

 

Este tema es importante no sólo por sí mismo, sino porque proporciona vínculos que nos ayudan a poner en perspectiva otros acontecimientos históricos, y aún más porque es un ejemplo asombroso, incluso sorprendente, de cómo se hila la historia, de cómo la omisión de sólo unos pocos hechos cruciales puede distorsionar totalmente todo un segmento vital de la historia. Uno de los resultados es que gran parte de lo que “conocemos” de nuestra historia es erróneo en cuanto a los hechos, pero también provoca que despreciemos a personas inocentes mientras simpatizamos con los culpables.

 

Hace algunos años, Sever Plocker escribió un artículo para Ynet News de Israel titulado “Los judíos de Stalin”(1) en el que afirmaba: “No debemos olvidar que algunos de los mayores asesinos [en masa] de los tiempos modernos eran judíos”. Este artículo es un testimonio fehaciente en torno a sus declaraciones.

 

Citando a Plocker, “No podemos saber con certeza el número de muertes de las que fue responsable la Cheka en sus diversas manifestaciones, pero la cifra es seguramente de al menos 20 millones, incluyendo las víctimas de la colectivización forzada, el hambre, las grandes purgas, las expulsiones, los destierros, las ejecuciones y la muerte en masa en los Gulags. Se eliminaron estratos enteros de la población: Agricultores independientes, minorías étnicas, miembros de la burguesía, oficiales superiores, intelectuales, artistas, activistas del movimiento obrero, “miembros de la oposición” que fueron definidos de forma totalmente aleatoria, e innumerables miembros del propio partido comunista.

 

 

¿Y nosotros, los judíos? Muchos judíos vendieron su alma al diablo de la revolución comunista y tienen las manos manchadas de sangre para la eternidad. El Dr. Halfin describió las oleadas de terror soviético como un “carnaval de asesinatos en masa”, “fantasía de purgas” y “mesianismo del mal”. Resulta que también los judíos, cuando se dejan cautivar por la ideología mesiánica, pueden convertirse en grandes asesinos, entre los más grandes conocidos por la historia moderna. Aunque lo neguemos, no podemos escapar a la judeidad de “nuestros verdugos”, que sirvieron al Terror Rojo con lealtad y dedicación desde su establecimiento.

 

Un estudiante israelí termina la escuela secundaria sin escuchar nunca el nombre de “Genrikh Yagoda”, el mayor asesino judío del siglo XX, vicecomandante de la GPU y fundador y comandante del NKVD. Yagoda aplicó con diligencia las órdenes de colectivización de Stalin y es responsable de la muerte de al menos 10 millones de personas. Sus ayudantes judíos establecieron y gestionaron el sistema del Gulag”.

 

A continuación, Plocker expone una opinión demasiado común entre los judíos de todo el mundo, cuando escribe: “Los judíos activos en los aparatos oficiales de terror comunista… no lo hicieron, obviamente, como judíos, sino como estalinistas, comunistas y “pueblo soviético”. Pero se redime al afirmar además: “Mi propia opinión es diferente. Me parece inaceptable que una persona sea considerada miembro del pueblo judío cuando hace grandes cosas, pero que no sea considerada parte de nuestro pueblo cuando hace cosas increíblemente despreciables.” No podría estar más de acuerdo.

 

Si los argumentos son válidos, entonces Alemania no debería pedir disculpas ni sentir remordimientos por nada, porque después de todo Hitler no actuaba como alemán, sino como “europeo” o “nazi”. Esto no es más que un intento de decirnos que los judíos son “realmente judíos” sólo cuando son buenos. Cuando son malos, es de suponer que su judaísmo es desechado y asumen otra identidad.

 

Los judíos no están dispuestos a enfrentarse a la historia de un número significativo de su propio pueblo que comete atrocidades salvajes, así que minimizan su propio origen, reescriben la historia y se olvidan de lo que les molesta. Y lo que es más, ¿qué pasa con el trato salvaje e inhumano que los judíos de Israel infligen al pueblo palestino? Cuando disparan a los niños en la cabeza, bombardean la escuela de la ONU hasta su total destrucción, destruyen la Escuela Americana en Gaza con fósforo blanco y queman a los niños vivos, ¿están actuando como judíos? Seguro que sí.

 

Plocker se refiere a otra cosa, la tentativa para confundir y transferir la responsabilidad y la culpa de los judíos al pueblo ruso. Señaló que Niall Ferguson, un supuesto “historiador” de la Universidad de Harvard, en su libro “La guerra del mundo”, escribió que “ninguna revolución en la historia de la humanidad devoró a sus hijos con el mismo apetito desenfrenado que lo hizo la revolución soviética”. Plocker también recordó que el Dr. Igal Halfin, de la Universidad de Tel Aviv, en un libro sobre las purgas estalinistas, escribió que “la violencia estalinista era única en el sentido de que estaba dirigida internamente”.

 

Ambas afirmaciones me parecen un repulsivo sofisma idiota, aparentes actos deliberados para desviar la responsabilidad de una campaña de asesinatos en masa casi sin parangón. En ningún caso la Revolución Soviética “devoró a sus propios hijos”, sino que los judíos llegaron a Rusia para devorar a los niños rusos. Y la violencia fue “dirigida internamente” sólo en el sentido de que quienes la ejecutaban eran agentes externos, forasteros que venían a matar.

 

2. Un poco de historia

 

En un ensayo anterior sobre Los judíos y las revoluciones(2) señalé que ha habido muchas oleadas de intentos de revoluciones en el pasado, todas instigadas por los judíos, pero en su mayoría enterradas y tergiversadas por estas mismas personas. Rusia es un caso particular. No parece muy conocido, pero Rusia ha tenido más que su cuota de intentos de revoluciones, tanto antes como después del evento de 1917 que todos conocemos como “La Revolución Rusa”.

 

2.1. Las revoluciones de 1848

 

El nacimiento de las naciones. Fuente

 

En 1848, el mundo sufrió una epidemia de intentos de revoluciones y derrocamientos de gobierno, que afectaron literalmente a docenas de países, entre ellos Rusia. Hubo un ligero éxito en Francia, pero todos los demás fueron aplastados. Sin embargo, 1848 fue un punto importante en la historia del mundo que casi nunca se ve como tal porque los elementos individuales son tratados por separado por nuestros llamados historiadores (principalmente judíos) y los editores de libros (casi todos judíos) que nunca nos proporcionan las herramientas para vincular todos esos eventos dispares en una sola imagen. No voy a insistir en ello aquí, pero todas esas revoluciones de ese año salían de la misma fuente, un enorme esfuerzo concentrado para reconfigurar los gobiernos del mundo para que se volviesen más compatibles con los objetivos de los judíos jázaros.

2.2. La revolución de 1881

 

En 1879, la sociedad Narodnaya Volya se escindió de Zemlya I Volya. Su principal objetivo era matar a Alejandro II. Intentaron asesinar al zar varias veces. El emperador tenía miedo de salir de palacio y rara vez lo hacía. Sólo salía para cambiar la guardia. Los habitantes de Narodnaya Volya preparaban un nuevo plan.Sofia Perovskaya, agitando su pañuelo, Nikolai Rysakov lanzó una bomba contra el carruaje. El emperador no resultó herido, quiso ver al terrorista y se acercó a él. Justo en ese momento, Ignatius Grinevitsky lanzó una segunda bomba, que resultó mortal para Alejandro II. Fuente

 

Rusia tuvo otra revolución en 1881,(3) provocada por la misma gente, en este caso con el asesinato del zar Alejandro II por una judía llamada Vera Figner, líder de un grupo terrorista judío llamado “La voluntad del pueblo/Zemlya I Volya”. Esta fue su notificación al nuevo zar Alejandro III: (4)

 

“¡Trabajadores de Rusia! Hoy, 1 de marzo, Alejandro el Tirano (Alejandro II) ha sido asesinado por nosotros, los socialistas. Fue asesinado porque no se preocupó por su pueblo. Lo cargó de impuestos. Despojó a los campesinos de sus tierras. Entregó a los trabajadores a los saqueadores y explotadores. No dio libertad al pueblo. No escuchó el llanto del pueblo. Sólo se preocupó por los ricos. Él mismo vivía en el lujo. La policía maltrataba al pueblo y él los recompensaba en lugar de castigarlos. Colgó o exilió a todos los que se destacaron en nombre del pueblo o de la justicia. Por eso fue asesinado. Un zar debe ser un buen pastor, dispuesto a dedicar su vida a sus ovejas. Alejandro II era un lobo voraz y le alcanzó una muerte terrible”.

2.3. La revolución de 1890

 

Animado por el éxito del asesinato de Alejandro II, el movimiento Narodnaya Volya comenzó a planear el asesinato de Alejandro III. La Okhrana descubrió el complot y cinco de los conspiradores, entre ellos Alexander Ulyanov, hermano mayor de Vladimir Lenin, fueron capturados y ahorcados el 20 de mayo [8 de mayo] de 1887.Murió en 1894 a la edad de cuarenta y nueve años, y fue sucedido por su hijo mayor Tsesarevich Nicholas, que subió al trono como Nicholas II. Fuente

 

Parece que a nuestros revolucionarios tampoco les gustaba mucho Alejandro III, e hicieron otro intento mortecino en 1890. Como parte de su complot revolucionario, los judíos aprovecharon un año de malas cosechas para intentar fomentar una revolución popular aprovechando el hambre, como hicieron en Francia. Al principio, el gobierno ruso no era consciente de la magnitud de la mala cosecha y de la escasez de alimentos, y retrasó su actuación durante algún tiempo. Al darse cuenta del resultado natural, y sabiendo también que los precios del grano eran mucho más altos para la exportación que para el consumo interno, los “compradores de grano” judíos se adelantaron a las acciones del gobierno comprando y exportando rápidamente gran parte de la ya limitada cosecha del año antes de que los edictos imperiales pudieran impedirlo. La hambruna resultante fue grave y murieron casi 500.000 personas. Sin embargo, la esperada revolución no llegó a producirse (5).

 

2.4. La revolución de 1905

 

9 de enero: Domingo sangriento. 150.000 obreros en huelga y sus familias marchan por San Petersburgo para entregar una protesta al zar, pero son acribillados y derribados en múltiples ocasiones por el ejército. Fuente

 

El siguiente intento fue mucho más trascendental: la revolución de 1905 y el suceso denominado “Domingo Sangriento”, en el que una protesta organizada fue reprimida con bastante brutalidad por el nuevo zar Nicolás II. Durante los dos años siguientes, los judíos organizaron brigadas de terror que mataron a muchos miles de personas, principalmente policías y funcionarios del gobierno. Varios miles de terroristas judíos fueron capturados y exiliados a Siberia y otros lugares, pero esta historia tiene un elemento estrechamente relacionado y muy importante que la historia ha desvinculado del tema y que debemos comprender (6).

 

2.5. La guerra ruso-japonesa

 

Fuente/Source

 

No entraré en demasiados detalles aquí porque el tema es amplio y hay otras referencias fácilmente disponibles sobre los hechos básicos (7). En términos sencillos, Rusia quería un puerto naval de aguas cálidas en el norte de Corea o en el norte de China, zonas bajo el control de los japoneses. El panorama es un poco turbio, pero está claro que los judíos estaban impulsando fuertemente la beligerancia y la intransigencia en ambos bandos, y promoviendo al final un compromiso militar serio. Jacob Schiff promovía una política (completamente ficticia) de ayudar a Japón a industrializarse y militarizarse, para protegerse de los “cristianos del zar de Rusia”(8).

 

Uno de los detalles cruciales que la historia ha suprimido es que Japón no sólo estaba siendo empujado a una guerra con Rusia, sino que recibió una financiación de 200 millones de dólares de los Rothschild europeos para comprar una amplia gama de armas y armamento convenientemente suministrado por las fábricas de armas de Rothschild en Alemania. Japón estaba literalmente armado hasta los dientes con lo último de todo – y todo a crédito. Otro detalle que la historia ha omitido es que a Rusia se le vendieron esencialmente las mismas armas por aproximadamente los mismos 200 millones de dólares y también a crédito, financiadas por otro grupo de banqueros judíos pero suministradas por las mismas fábricas de Rothschild. Afortunadamente para los japoneses, sus armas llegaron justo a tiempo para los ataques a Rusia, permitiendo a Japón destruir gran parte de la flota rusa. Por desgracia para Rusia, sus envíos de armas se retrasaron inexplicablemente y no llegaron hasta que todo el daño estaba hecho, lo que dejó al gobierno débil, desmoralizado y en desorden, con gran parte de su ejército destruido.

 

A pesar de esta derrota, Rusia acabó obteniendo la mitad de la isla de Sajalín para utilizarla como base naval, y obtuvo el resto después de la Segunda Guerra Mundial. De este modo, los japoneses se dieron cuenta de que su guerra con Rusia no les beneficiaba en absoluto, al menos no a ellos. Sin embargo, también se dieron cuenta de algo más: que habían sido engañados por los judíos en una guerra con Rusia con el único propósito de debilitarla como preparación para la revolución planeada en 1905. No sólo no obtuvieron ningún beneficio de la guerra, sino que fueron utilizados simplemente como un instrumento involuntario para debilitar a un enemigo para que otro lo conquistara, y se fueron casi en bancarrota y con una deuda de 200 millones de dólares por la experiencia.

 

Nuestros libros de historia y Wikipedia no tienen conocimiento de esto. Es un ejemplo de cómo la omisión de un solo detalle crucial cambia toda la imagen de un acontecimiento histórico, llevando a todos los estudiantes precisamente a la conclusión equivocada.

 

Los japoneses no lo olvidaron y, con otras experiencias similares, se dieron cuenta de que nunca iban a ser aceptados como parte del mundo occidental. Así, cuando empezaron a soplar los vientos de la Segunda Guerra Mundial, los japoneses, comprensiblemente, no querían extranjeros enemigos entre ellos. Primero expulsaron a todos los judíos de Nagasaki en 1926 y después a todos los judíos de todo Japón. Aquí es donde podemos establecer más vínculos históricos. Parece que ahí está la razón por la que Bernard Baruch, un judío y “el hombre más poderoso de los Estados Unidos” en ese momento, seleccionó a Nagasaki como uno de los objetivos para la bomba atómica. Y las posteriores expulsiones totales fueron posiblemente la razón por la que Baruch eligió Japón como objetivo para que EE.UU. demostrara su nueva destreza atómica.

 

Los judios jázaros no perdonan a ninguna nación que los expulsa, lo cual es la razón por la que la pobrecita Cuba ha sido horriblemente castigada desde la revolución de Castro, y una de las razones por las que China es un objetivo hoy en día – porque Mao expulsó todo el opio y cualquier otro tipo de negocio judío de China tan pronto como tomó el poder. Las publicaciones judías nos dicen que los judíos abandonaron Shangai “a toda prisa” después de la guerra, olvidando mencionar la causa de esa “prisa”.

 

Esto es un aparte, pero la segunda expulsión de todos los judíos de Japón es la fuente de las historias inventadas de que Shangai “acogió a 40.000 judíos que escapaban de las atrocidades de Hitler en Europa”. La historia, una mentira en su totalidad, es que todos estos judíos viajaron desde Alemania a Shanghai donde estarían “a salvo” de Hitler. Pero si este fuera su objetivo, habría bastado con cruzar la frontera con Rusia; llegar a Moscú habría sido más que suficiente. Viajar 7.000 Kms. a través de Siberia, y luego otros 5.000 Kms. hacia el sur hasta Shanghai no tiene sentido. Había muchos lugares seguros en el camino. En cualquier caso, el transporte desde Moscú a Siberia era mínimo en el mejor de los casos y no había ningún sistema capaz de transportar a 40.000 personas más hasta Yakutsk, ni había medios para llevar a esas personas a través de Siberia, Mongolia y la Manchuria controlada por Japón hasta Shangai. Aunque es posible que algunos viajaran por tierra, fueron los judíos expulsados de Japón los que llegaron a Shanghai. Y no fueron los “chinos de buen corazón” los que salvaron a 40.000 judíos de Hitler, como se nos dice. Los japoneses tenían el control total de Shanghái, así como de gran parte del noreste de China, y en Shanghái ya había un gran número de judíos del opio, por lo que el traslado fue natural. “China” no tenía nada que decir en el asunto, Shangai no tenía nada que decir en el asunto, y todos esos “chinos de buen corazón” ni siquiera sabían lo que había pasado.

 

2.6. Volviendo a la Revolución de 1905

 

Fuente

 

El zar de la época, Nicolás II, tuvo un serio cambio de opinión y estuvo dispuesto a hacer grandes concesiones para mantener su país en paz y evitar una guerra civil. Uno de sus ministros más eficaces, Peter Stolypin, propuso muchos cambios que habrían cimentado el contento de la población y la seguridad de Rusia. Se dice que Stolypin era quizás el único hombre que podría haber evitado todo el derramamiento de sangre y haber salvado a los Romanov. Por ello, Stolypin tuvo que ser destituido(9). Un revolucionario judío llamado Dmitri Bogrov disparó y mató a Stolypin(10). Los judíos se apresuraron a afirmar que Bogrov “actuó solo”, pero los misterios sobre ese asesinato nunca se resolvieron. En cualquier caso, su asesinato condenó a la dinastía Romanov. En Wikipedia no se descubre que Bogrov era judío(11).

 

2.7. La revolución rusa de 1917

Canibalismo durante la hambruna rusa de 1921. Fuente

 

En primer lugar, debemos señalar que la Revolución Rusa de 1917 no fue, en ningún sentido, una revolución “rusa”. Fue enteramente, al 100%, una revolución judía contra Rusia y el pueblo ruso. Los rusos nativos no tuvieron ninguna participación en la planificación, y jugaron poco papel en la ejecución de esta inmensa tragedia, uno de los acontecimientos más sangrientos y salvajes de la historia reciente del mundo.

 

No es tanto la revolución lo que nos interesa, sino los acontecimientos que la precedieron y la siguieron lo que debe reclamar nuestra atención. Los judíos querían desesperadamente un levantamiento para destruir a Rusia tal como era, de acuerdo con el plan para el control comunista mundial. Esta vez, lo planearon con mucho más cuidado. No parece muy conocido, pero Trotsky y varios cientos de judíos rusos que fueron expulsados de Rusia después de la fallida revolución de 1905, estaban todos en los Estados Unidos recibiendo entrenamiento para el siguiente intento, y recibieron literalmente muchos años de entrenamiento. Fueron fuertemente financiados por Jacob Schiff y Max Warburg, que gastaron más de 20 millones de dólares en el entrenamiento y la financiación de la propia revolución. Eso sería unos 750 millones de dólares hoy en día, una cantidad enorme de dinero para la época.

 

En marzo de 1917, Schiff y Warburg enviaron a Rusia a Lev Davidovich Bronstein, más conocido como “Trotsky”, y a su grupo de varios cientos de comunistas judíos, para fomentar una revolución. Al mismo tiempo, unos 90.000 exiliados judíos regresaron a Rusia desde todo el mundo para infiltrarse en el país y ayudar en la revolución, la mayoría cambiando sus nombres judíos para integrarse más fácilmente en la sociedad rusa. Se puede ver que esto no fue una empresa trivial, sino una con una amplia planificación mundial desde una única fuente – esa fuente era la City de Londres.

 

El regreso de Lenin del exilio puso a Rusia en la vía rápida hacia la revolución …

 

Lenin fue enviado a través de Europa a Rusia en el famoso “tren sellado” con 5 o 6 millones de dólares adicionales en oro (unos 175 millones de dólares en dólares de hoy). Al mismo tiempo, Trotsky salió de Nueva York a bordo del S.S. Christiania con aproximadamente 300 revolucionarios judíos intensamente entrenados, con un enorme tesoro de oro en la mano, siendo su primer puerto de escala Halifax, Nueva Escocia. El gobierno canadiense estaba al tanto del complot y de las identidades de esos hombres, y arrestó a Trotsky y a su gente, y confiscó su oro. Pero los judíos reaccionaron inmediatamente y con amenazas de fuerza, con William Wiseman de Kuhn Loeb, y el famoso “Coronel” House, imponiendo una enorme presión sobre Canadá para que liberara a los hombres. Canadá, cobarde como siempre, capituló ante la presión y cumplió, Trotsky se encontró  libre para reunirse con Lenin y proceder con los planes judíos para Rusia. Esta es una de las muchas partes de la historia canadiense que a ningún canadiense se permite enterarse.

 

Finalmente, a las 11.10 de la noche del 3 de abril, el tren sellado llegó a la estación Finlandia de Petrogrado, donde Lenin fue recibido por una multitud de partidarios, en su mayoría marineros de la base naval de Kronstadt y soldados que habían desertado del frente, que agitaban pancartas y vitoreaban enloquecidos. Subido a un furgón blindado cercano, Lenin pronunció sus famosas “Tesis de abril”, prometiendo paz, tierra y pan. Fuente

 

En el mundo de los seguros de automóviles solía haber una doctrina para asignar la responsabilidad de las colisiones, conocida como “la última oportunidad clara”. La teoría era que, independientemente de quién creara las circunstancias de un accidente, si un conductor tenía una última oportunidad clara de evitar la colisión pero no la ejercía, la culpa recaería sobre él. Si adoptamos esta doctrina, Canadá tuvo la última oportunidad clara y se le puede atribuir toda la culpa de la revolución en Rusia y el enorme número de víctimas que se produjo.

 

3. Los revolucionarios judíos

 

De izquierda a derecha: Trotsky (1879-1940), Stalin (1878-1953), Lenin (1870-1924). Fuente

 

El georgiano, Ioseb Besarionis dze Jughashvili (también conocido como Joseph Vissarionovich Stalin), puede haber sido poco más que una fachada, el verdadero poder detrás del trono emanaba de la City de Londres y era ideado por Jacob Schiff y Max Warburg. Algunos historiadores están de acuerdo en que Stalin era una mera figura decorativa, que era Lazar Kaganovich (el jefe judío de la CHEKA, y el hermano de la esposa judía de Stalin) quien realmente estaba al mando. No pocos historiadores parecen aceptar la tesis de que eran todos los judíos que ocupaban puestos importantes bajo el mando de Stalin los que realmente tomaban las decisiones y determinaban las políticas.

 

Hay que tener en cuenta que, aunque los judíos eran sólo un porcentaje minúsculo de la población rusa, entre el 80% y el 90% de todos los revolucionarios rusos eran judíos y, en algunos segmentos como los Gulags y la CHEKA, la participación judía era efectivamente del 100%. Los judíos dominaron absolutamente todo el régimen bolchevique después de la Revolución de Octubre Rojo de 1917. Casi todos los ministros del primer gobierno soviético eran judíos, y los pocos que no lo eran, eran masones, tenían esposas judías y hablaban yiddish. “La revolución de los bolcheviques en Rusia fue obra de cerebros judíos, de la insatisfacción judía, de la planificación judía, cuyo objetivo es crear un nuevo orden en el mundo”. (12)

 

Como se ha señalado anteriormente, unos 90.000 judíos procedentes de muchas regiones europeas afluyeron a las principales ciudades de Rusia, para recibir puestos ejecutivos prominentes en todos los sectores importantes del gobierno y la economía.

 

“Según los datos proporcionados por la prensa soviética, de los 556 funcionarios importantes del Estado bolchevique, incluidos los mencionados anteriormente, en 1918-1919 había: 17 rusos, dos ucranianos, once armenios, 35 letones, 15 alemanes, un húngaro, diez georgianos, tres polacos, tres finlandeses, un checo, un karaim y 457 judíos”(13).

 

Según los documentos del Departamento de Estado de Estados Unidos, un grupo de poderosas élites financieras judías estaba planeando el derrocamiento del zar ruso, Nicolás II, en 1916. Estos conspiradores incluían a Jacob Schiff, Mortimer Schiff, Felix Warburg, Otto Kahn e Isaac Zeelman. Decidieron que Rusia debía ser destruida y que se implantaría un régimen dictatorial comunista, sometido a los dictados de la judería internacional” (14).

 

Free PDF

 

Alexander Solzhenitsyn escribió: “Deben entender. Los. . . bolcheviques que se apoderaron de Rusia no eran rusos. Odiaban a los rusos. Odiaban a los cristianos. Impulsados por el odio étnico, torturaron y masacraron a millones de rusos sin una pizca de remordimiento humano. La Revolución de Octubre no fue lo que ustedes llaman en Estados Unidos la “Revolución Rusa”. Fue una invasión y conquista del pueblo ruso. Más de mis compatriotas sufrieron crímenes horribles en las manos manchadas de sangre que cualquier pueblo o nación haya sufrido en toda la historia de la humanidad. No se puede subestimar. El bolchevismo fue la mayor matanza humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore esta realidad es una prueba de que los propios medios de comunicación mundiales están en manos de los perpetradores. No podemos afirmar que todos los judíos eran bolcheviques, pero sin los judíos no habría habido bolchevismo. Para un judío, nada es más insultante que la verdad. Los terroristas judíos enloquecidos por la sangre asesinaron a 66 millones de personas en Rusia desde 1918 hasta 1957″(15).

 

Winston Churchill escribió: “No hay necesidad de exagerar el papel desempeñado en la creación del bolchevismo y en la realización de la revolución rusa por estos judíos internacionales y en su mayoría ateos…. En las instituciones soviéticas el predominio de los judíos es aún más sorprendente. Y la parte prominente, si no la principal, en el sistema de terrorismo aplicado por las Comisiones Extraordinarias para Combatir la Contrarrevolución (CHEKA) ha sido tomada por judíos, y en algunos casos notables por judías”(16).

 

“La revolución mundial que viviremos será exclusivamente asunto nuestro y estará en nuestras manos. Esta revolución reforzará la dominación judía sobre todos los demás pueblos”(17).

 

4. La CHEKA judía

 

Fyodor Dzerzhinsky entre los altos cargos del Comité Cheka de toda la Unión. De izquierda a derecha: Sergei Gerasimovich Uralov, F. Dzerzhinsky, Volobtsev, Mikhail Vasilyev-Yuzhin, Ivan Ksenofontovich Ksenofontov, Grigory Moroz, Vasily Savinov. Fuente

 

La CHEKA judía era una fuerza policial secreta creada a través del NKVD; su composición era casi totalmente judía. “Los judíos eran especialmente dominantes en la parte más temida y sanguinaria del aparato estatal bolchevique, la CHEKA, que constaba de 250.000 oficiales”, todos judíos, y con un poder ilimitado, (18).

 

Lazar Kaganovich era el jefe judío de la CHEKA y era famoso por sus purgas de aquellos que se oponían al control judío del país. Cualquiera que se atreviera a criticar la supremacía judía era asesinado sin piedad, ya que el “antisemitismo” se convirtió en un delito castigado con la muerte en la Unión Soviética.

 

Principalmente, la CHEKA acorraló a todos los gentiles que no apoyaban al gobierno judío, y luego los torturó y mató. Esto incluía especialmente a los militares y a los trabajadores del gobierno, a todo el clero cristiano y a cualquier persona con propiedades valoradas en más de 10.000 rublos. Los judíos que dirigían la CHEKA no sólo exterminaban a todas estas categorías de personas, sino que se especializaban en la tortura, con métodos que incluían desollar a las personas vivas, arrancarles el cuero cabelludo, empalarlas en estacas, colgarlas, apedrearlas hasta la muerte, “coronarlas” con alambre de espino, atarlas a tablas y empujarlas lentamente a tanques de agua hirviendo. Había otra atrocidad que también se hacía comúnmente a los esclavos negros en América, la de clavar clavos en un gran barril de madera para que las puntas sobresalieran en el interior, y luego colocar a un hombre desnudo en el barril, clavarlo y hacerlo rodar por colinas empinadas. También utilizaban la llamada “tortura de la rata”, que consistía en colocar una rata dentro de una caja metálica de fondo abierto sujeta al abdomen de un hombre, y luego calentar la caja metálica al rojo vivo, momento en el que el animal, enloquecido por el calor, intentaba escapar comiendo el cuerpo del hombre.

 

Estos judíos también se especializaban en torturar y matar a mujeres y niños, violando inevitablemente a las mujeres antes de matarlas. Los judíos de la CHEKA recorrían abiertamente el campo secuestrando y matando a niños, llegando a exterminar a poblaciones rurales enteras. También quemaron muchas o incluso la mayoría de las iglesias y destruyeron la mayor parte de los monumentos cristianos de Rusia, convirtiendo a los sacerdotes en barrenderos o simplemente asesinándolos. Al final, la mayoría del clero cristiano fue asesinado por los judíos. “La CHEKA judía exterminó sistemáticamente a los ricos, a la clase empresarial, a la clase educada inteligente, a todos los segmentos de alto rendimiento de la población, dejando a Rusia con una población de trabajadores ignorantes, campesinos y una poderosa élite gobernante judía”.

 

La recompensa por el asesinato de la familia imperial pagada por el banquero judío de Wall Street Jacob Schiff se saldó con los bolcheviques. Este judío nacido en Alemania se jactaría y celebraría más tarde la financiación del golpe bolchevique de 1917 que derrocó al gobierno legítimo de Rusia. Schiff ofreció personalmente una sustanciosa recompensa por el asesinato de la familia real rusa. La inversión de este banquero judío financió una tiranía que, en el momento de su colapso en 1990, se calcula que provocó directa o indirectamente la pérdida de vidas estimadas entre 70 y 100 millones de personas, la mayoría de ellas rusas. Jacob Schiff parece haber alcanzado la dudosa distinción de ser el mayor conseguidor de asesinatos a sueldo de la historia de la humanidad. Fuente.

 

Los judíos de la CHEKA también asesinaron a toda la familia del zar Nicolás II, “el último de los Romanov”. Fue Yakov M. Yurovksy, un judío, quien llevó a cabo los asesinatos. Trotsky racionalizó los asesinatos como “una medida útil, no sólo conveniente sino necesaria”. Afirmó que demostraba “a todo el mundo que seguiríamos luchando sin piedad, sin detenernos ante nada”. Dijo que las ejecuciones estaban destinadas a “asustar, horrorizar e inculcar una sensación de desesperanza” en los cristianos gentiles, y también a mostrar a otros judíos que “no había vuelta atrás, que por delante estaba la victoria total o la perdición total”.

 

5. Los gulags judíos

 

Fuente

 

Los Gulags consistían en unos 500 campos de concentración judíos establecidos bajo la CHEKA, y utilizados principalmente para realizar trabajos forzados, cualquier disidente en la población solía recibir sentencias de 5 a 25 años de trabajos forzados. Yagoda envió a cientos de miles de personas a trabajar en el proyecto del canal del Mar Báltico, donde perecieron innumerables rusos, ucranianos y otros. El sistema fue creado y fundado por dos judíos, Naftaly Frenkel y Levi Berman, bajo el control directo de Genrikh Yagoda y con los campos comandados por judíos como Rappoport, Solz y Spiegelglas, todos ellos mencionados ampliamente en la obra de Solzhenitsyn.

 

Aleksandr Isaievech Solzhenitsyn mató al dragón del despotismo ideológico con una elocuencia, una determinación y una valentía poco comunes. Sólo por eso merece ser recordado para siempre. Fuente

 

“Millones de personas inocentes fueron encarceladas en estos gulags que finalmente se convirtieron en campos de exterminio. “Los prisioneros trabajaban a la intemperie y en las minas, en regiones áridas y en el Círculo Polar Ártico, sin ropa adecuada, sin herramientas, sin refugio, sin comida e incluso sin agua potable. Caminaban a duras penas por el barro a temperaturas bajo cero, cortaban árboles con sierras de mano, cavaban en el suelo helado con picos primitivos y levantaban enormes rocas con herramientas primitivas. Otros extraían carbón o cobre a mano, y a menudo sufrían enfermedades pulmonares dolorosas o mortales por inhalar el polvo del mineral mientras trabajaban. Estos prisioneros trabajaban hasta 14 horas al día en proyectos de gran envergadura, como el canal Moscú-Volga, el canal Mar Blanco-Báltico y la autopista Kolyma.”

 

Antes de la muerte de Stalin, casi 20 millones de hombres y mujeres fueron transportados a estos campos en Siberia y otros puestos de avanzada, muchos de los cuales nunca regresaron. Los prisioneros sufrieron hambre, enfermedades, violencia y frío; un inmenso número de personas murió. La inanición no era infrecuente, ya que los prisioneros apenas se alimentaban lo suficiente para sostener un trabajo tan duro. Otros prisioneros eran simplemente arrastrados al bosque y fusilados por los guardias sin motivo alguno”(19).

6. Colectivización judía

 

Una madre hambrienta sostiene a su hijo en pleno Holodomor. URSS. Hacia 1933.Wikimedia Commons. Fuente

 

Los bolcheviques judíos implementaron una política conocida como “Colectivización”, que significaba confiscar todas las tierras de los campesinos en nombre del Estado, y mediante el uso del Terror Rojo a manos de la CHEKA. “Esto es lo que el propio Karl Marx describió como la “esencia del comunismo”, abolir la propiedad privada que pertenece a los gentiles”. Después de una docena de años, más del 90% de toda la tierra había sido “colectivizada”. Un resultado directo de este proceso fue la muerte por inanición, ya que los judíos confiscaron no sólo la tierra sino todo el grano de estas zonas, condenando directamente a los campesinos a la muerte.

 

Las hambrunas creadas en Rusia por los judíos fueron inimaginables. Una historiadora, Yulia Khmelevskaya, escribió que “la gente comía casi todo lo que se podía tragar. Comían paja del techo”. Los judíos organizaron deliberadamente tres grandes oleadas de “hambrunas provocadas por el hombre y dirigidas a los agricultores hambrientos de Ucrania, Bielorrusia, Kazajistán y Rusia”. Millones de personas murieron lentamente y la gente recurrió a comer hierba y algunos incluso al canibalismo”. ¿Y la actitud de los judíos ante esto? Trotsky es famoso por haber declarado: “¿Se están muriendo de hambre? Esto no es hambruna todavía; cuando vuestras mujeres empiecen a comerse a sus hijos, entonces podréis venir a decir que os estáis muriendo de hambre”(20).

 

7. El Holodomor judío en Ucrania

Un carro lleno de cadáveres es arrastrado para ser quemado. Ucrania. Circa 1932-1933.Wikimedia Commons. Fuente

 

La Enciclopedia Británica estima que alrededor de 8 millones de personas, cinco millones de ellas ucranianas, murieron de hambre sólo por la hambruna de Kaganovich, y que los tres genocidios del Holodomor en conjunto causaron la muerte de 16,5 millones de personas. Los medios de comunicación judíos y las organizaciones judías de todo tipo hacen enormes esfuerzos hoy en día para descartar las hambrunas ucranianas como un engaño cuando las pruebas son abrumadoras. Lo hacen principalmente para evitar la competencia de los judíos como las únicas víctimas del mundo en la Segunda Guerra Mundial. Esto es peor de lo que se pueda imaginar; todos hemos visto fotos de enormes pilas de cadáveres demacrados – literalmente piel y huesos apilados a dos o más metros de altura, que se nos presentan como pruebas de judíos muertos de hambre por los alemanes. Pero no son tal cosa. En cambio, son pruebas de ucranianos, rusos y otros eslavos muertos de hambre por los judíos(21).

 

Aleksandr Solzhenitsyn estimó que en total el régimen judío en Rusia consiguió exterminar a más de 60 millones de personas, incluyendo las víctimas de la colectivización forzosa, las hambrunas y las purgas, las expulsiones, los destierros, las ejecuciones y las muertes masivas en los Gulags. Creo que también dijo que “los asesinatos a escala industrial como estos son una parte esencial de la teoría comunista [judía]”.

 

8. La simpatía de los judíos jázaros por las víctimas

 

Trotsky dijo “Debemos convertir a Rusia en un desierto, poblado por negros blancos a los que impondremos una tiranía como la que nunca soñaron los más terribles déspotas orientales. La única diferencia es que ésta será una tiranía de izquierdas, no de derechas. Será una tiranía roja (judía), y no una blanca. Queremos decir la palabra “roja” literalmente, porque derramaremos tales torrentes de sangre que harán palidecer todas las pérdidas humanas sufridas en las guerras capitalistas. Los mayores banqueros del otro lado del océano trabajarán en el contacto más estrecho posible con nosotros. Si ganamos la revolución, estableceremos el poder del sionismo sobre los restos del funeral de la revolución, y nos convertiremos en un poder ante el que el mundo entero se pondrá de rodillas. Sabremos lo que es el verdadero poder. Mediante el terror y los baños de sangre, reduciremos a la intelectualidad rusa a un estado de completa estupefacción e idiotez y a una existencia animal”.

 

Lenin dijo que “Tres cuartas partes de la humanidad pueden morir, si es necesario, para asegurar la otra cuarta parte para el comunismo”.

 

Grigori Zinóviev, el jefe de la Internacional Comunista Judía (Comintern), escribió un artículo en la Krasnaya Gazeta, en 1918, donde afirmaba: “Haremos que nuestros corazones sean crueles, duros e inamovibles, para que no entre en ellos ninguna piedad, y para que no tiemblen a la vista de un mar de sangre enemiga. Soltaremos las compuertas de ese mar. Sin piedad, sin escatimar, mataremos a nuestros enemigos por centenares. Que sean miles. Que se ahoguen en su propia sangre. Que haya inundaciones de la sangre de los burgueses; más sangre, toda la posible”(22).

 

9. Los judíos de Stalin

Lazar Kaganovich

Lazar Kaganovich era un estrecho colaborador de Joseph Stalin y el hermano de la esposa de Stalin. Como ya se ha dicho, Kaganovich era el jefe judío de la CHEKA y famoso por sus purgas contra los que se oponían al control judío del país, habiendo ordenado la muerte de millones de personas. Kaganovich se jactó abiertamente de ser el responsable personal de la muerte de al menos veinte millones de personas. También fue Kaganovich quien presidió la destrucción total de las iglesias y el clero cristianos, el hombre famoso por estar de pie sobre los escombros de una iglesia rusa y proclamar: “¡La Madre Rusia ha sido derribada! Le hemos arrancado las faldas”(23).

 

Este judío realmente “convirtió la vida en un infierno” para el pueblo de Rusia, matando a incontables millones de campesinos inocentes en un mar de sangre. No todo el mundo se opuso: Se dice que un judío de Hollywood dijo: “No se puede hacer una tortilla sin romper los huevos” y, en una declaración atribuida en varias ocasiones tanto a Stalin como a Kaganovich, “La muerte de un hombre es una tragedia, la muerte de un millón es una estadística”. Por otro lado, la Biblioteca Virtual Judía parece saber sólo que Kaganovich “dirigió la construcción del metro de Moscú”, y que, más que ser el principal manipulador judío de Stalin, su “sumisión a Stalin quedó muy clara” en algún oscuro artículo que supuestamente escribió (24).

Kaganovich fue sólo uno de los asesinos en masa judíos; hubo muchos otros judíos que contribuyeron a la masacre de rusos en las circunstancias más crueles.

 

Yakov Sverdlov

 

Yakov Sverdlov, conocido como el “diablo de la revolución”, era el secretario ejecutivo de los judíos y jefe del gobierno judío. Fue este hombre quien creó y desató lo que se conoció como “El Terror Rojo”. También fue Sverdlov quien inició la llamada “descosificación”, en la que cerca de un millón de cosacos de Don fueron brutalmente asesinados, incluyendo mujeres y niños, a menudo enterrándolos vivos. Durante los primeros años después de 1917, parece que todas las acciones sangrientas contra el pueblo ruso fueron instigadas por Sverdlov, siendo “el cerebro del partido”. El escritor P. Paganuzi dijo que “los monstruosos crímenes de los bolcheviques [judíos], que superaban todas las medidas de crueldad, fueron cometidos por orden del centro, y la principal responsabilidad de ellos recayó en Sverdlov” (25) (26) (27) (28) (29)

 

Fue Sverdlov quien dio la orden de matar a la familia real rusa. “Las investigaciones realizadas en 1990 por el dramaturgo e historiador moscovita Edvard Radzinsky descubrieron el papel de Sverdlov en la orden de ejecución del zar Nicolás II y su familia”. Los judíos estaban tan orgullosos de él que la ciudad de Ekaterimburgo, donde el zar y su familia fueron asesinados, fue rebautizada como Sverdlovsk en su honor.

 

Genrikh Yagoda (nombre real: Genakh Gershenovich)

Genrikh Yagoda fue descrito como “el principal jefe de terror de Stalin, responsable de mantenerlo en el poder”, y que fue sin duda “uno de los mayores asesinos en masa de judíos del siglo XX”. Fue el subcomandante de la GPU y el fundador y comandante del NKVD. Fue Yagoda quien implementó la Colectivización de las tierras y cultivos de los campesinos y fue responsable de la muerte de al menos 10 millones de personas. Fueron los ayudantes judíos de Yagoda los que establecieron y gestionaron el sistema Gulag, que le dio fama a Aleksandr Solzhenitsyn(30).

Yagoda fue posteriormente degradado y sustituido como verdugo jefe por Nikolai Yezhov, “el enano sanguinario”.

 

Lavrentiy Pavlovich Beria

Lavrentiy Beria, sin duda el teniente judío más poderoso y despiadado de Stalin, fue un asesino en masa de campesinos y un sanguinario maníaco sexual y pedófilo que enterraba a los niños en su sótano, al parecer a muchos mientras estaban vivos. Beria fue el notorio jefe de policía y poderoso teniente que inició la masacre de Katyn(31).

 

Beria se unió al CHEKA y se convirtió en jefe del NKVD en Georgia y, finalmente, en miembro del Comité Central del Partido Comunista, y luego en viceprimer ministro y miembro del Politburó. Tras la muerte de Stalin en 1953, Beria intentó sustituirle como dictador de la Unión Soviética, pero fue derrotado por Nikita Jruschov, Molotov y Malenkov.

 

Como ejemplo de cómo se hila la historia, considérese esta declaración aparentemente trivial: “Beria ha simbolizado durante mucho tiempo todos los males del estalinismo…” ¿El estalinismo? Esta inmensa tragedia rusa, planeada y ejecutada en su totalidad por judíos, se reduce de repente a un solo adjetivo que hace recaer toda la culpa en un hombre no aparentemente judío. De hecho, Beria simboliza todos los males del “judaísmo”, que sigue “rondando la imaginación pública tanto en Occidente como en la antigua Unión Soviética”. Sin embargo, el nombre de este hombre (junto con otros pocos) ha sido borrado de la historia y casi nadie ha oído hablar de él.

Ilya Ehrenburg

También estaba Ilya Ehrenburg, que quizá sea más famoso como el judío que enseñó a la gente a odiar, a “matar a todos los alemanes porque no son humanos” (32).

Fue Ehrenburg quien incitó a las tropas a violar y mutilar a las mujeres alemanas, polacas y checas como forma de castigo, como parte de su agitación por el genocidio contra todos los alemanes (33).

 

“Los alemanes no son seres humanos. A partir de ahora, la palabra ‘alemán’ es la maldición más horrible. A partir de ahora, la palabra ‘alemán’ nos golpea con fuerza. No tenemos nada que discutir. No nos emocionaremos. Vamos a matar. Si no has matado al menos a un alemán al día, has desperdiciado ese día… Si no puedes matar a un alemán con una bala, entonces mátalo con tu bayoneta. Si tu parte del frente está tranquila y no hay combates, entonces mata a un alemán mientras tanto… Si ya has matado a un alemán, entonces mata a otro – no hay nada más divertido para nosotros que un montón de cadáveres alemanes. No cuentes los días, no cuentes los kilómetros. Cuenta sólo una cosa: el número de alemanes que has matado. ¡Maten a los alemanes! … – ¡Maten a los alemanes! ¡Maten!”

 

Y en otro folleto: “Hay que matar a los alemanes. Hay que matarlos … ¿Te sientes mal? ¿Sientes una pesadilla en tu pecho? … ¡Mata a un alemán! Si eres un hombre justo y consciente, ¡mata a un alemán! … ¡Mata!” (34)

 

Pero, según Wikipedia, Ehrenburg era un hombre agradable, un periodista tranquilo que es más famoso por sus obras escritas que detallan “el genocidio de los judíos rusos”(35).

Curiosamente, sus escritos fanáticos exigiendo el genocidio de todos los gentiles alemanes han sido borrados por nuestros editores de libros de historia (36).

 

10. Y muchos más

 

The Taboo Crucifixion

Arriba de izquierda a derecha: León Trotsky (Lev Bronstein), Viacheslav Menzhinsky, Félix Dzerzhinsky.
Abajo I-D Nikolai Yezhov , Genrikh Yagoda (Yenokh Gershevich Iyeguda), Lavrentiy Beria

 

Estaba Leonid Reichman, que era el jefe del departamento especial del NKVD y el principal interrogador de la organización, y un sádico particularmente cruel (37).Hay muchos más, nombres que les parecerán poco: Alexander Parvus, Solomon Lozovsky, Moisei Uritsky, Adolph Abramovich Joffe, Dmitry Bogrov, Lev Kamenev (nombre real Rosenfeld), Maxim Litvinov (nacido Meir Henoch Mojszewicz Wallach-Finkelstein), Karl Radek (nombre real Karol Sobelsohn), Grigori Zinoviev, Ilya Ehrenburg, Natalfy Frenkel, Mathias Berman. Todos ellos asesinos en masa y judíos por derecho propio.

 

11. El anonimato de los judíos

¿Quién es judío? Fuente

 

No siempre es fácil saber con certeza la identidad judía de algunas personas debido a los intentos de muchas naturalezas de disfrazar y opacar los hechos. Por el mero hecho de cambiar de nombre tan a menudo, los judíos hacen que la verdad de su etnia sea difícil de discernir. Lenin (Vladimir Ulyanov) era judío… (38) (39) (40) (41)

 

Ahora se comenta ampliamente que Stalin era un judío georgiano, e incluso el B’nai B’rith Messenger de Los Ángeles lo acredita como judío. Ciertamente, hablaba yiddish, tuvo tres esposas judías y no tenía gentiles en su círculo íntimo. Y ciertamente, parte de la cuestión es que identificar a Stalin como judío, elimina su utilidad como el espantapájaros de la psicopatología rusa, no quedando ningún gentil al que culpar de las atrocidades judías. Como se mencionó anteriormente, esto permite a los judíos categorizar toda la revolución “rusa” y todas las atrocidades como “estalinismo”, es decir, un evento totalmente gentil cuando la destrucción de Rusia y el exterminio de más de 60 millones de rusos fue de creación y ejecución judía. Hay que tener en cuenta que la población de Rusia en ese momento era sólo de 125 millones.

 

Hay algunos sitios web judíos, como Jew or Not Jew, que suelen ser muy útiles para ofrecer su determinación de la etnia de varias personas, y normalmente uno puede escribir y pedir una opinión o determinación. Pero hay algunas personas que parecen estar prohibidas en este sentido. Uno de ellos es Reimert Ravenholt, el antiguo jefe de la USAID, seguramente uno de los mayores sociópatas y psicópatas de todos los tiempos, que ha esterilizado por la fuerza literalmente a cientos de millones de mujeres en países subdesarrollados, y ha causado sólo Dios sabe cuántas muertes. He intentado a través de estos sitios web judíos obtener información u opiniones sobre el origen étnico de Ravenholt, y sólo en este caso todos los sitios web se han negado unánimemente a responderme.

 

“La dificultad para llegar a una comprensión exacta del problema de los judíos radica en el hecho de que existe una religión judía distinta y una raza judía distinta. Dónde termina una y empieza la otra. Los judíos, ante esa ambigüedad, responderán con seguridad que no son una raza sino una religión y que diferenciar entre ellos y otros cuerpos religiosos es puro prejuicio y antisemitismo descarado”(42).

 

“El judaísmo es una religión, no una nación”. Eso puede ser cierto, pero no estamos discutiendo la religión del judaísmo, sino que nos centramos en los judíos como pueblo. Las afirmaciones anteriores niegan que los judíos sean un pueblo, una raza o una nación, y sólo pueden ser identificados como miembros de una religión. Bueno, puede ser, pero ¿cómo es que yo -y cientos de millones de personas más- podemos mirar una cara y decir al instante que esa persona es judía? Sería una religión muy poderosa si pudiera alterar los rasgos faciales de sus adeptos.

 

Hay algo más. Hace muchos años, la Kehillah judía de Nueva York presionó fuertemente al gobierno estadounidense para que evitara por completo las identidades étnicas o raciales de los judíos y registrara únicamente su situación en el pasaporte. Esto dio lugar a que el gobierno no tuviera un conocimiento firme del número de judíos en EE.UU., siendo la Kehilla de Nueva York el único organismo que poseía dichos registros. Los judíos han ido mucho más lejos en el pasado reciente al presionar al gobierno de EE.UU. para que ilegalice cualquier solicitud de la religión de una persona sobre la base de que esto equivalía a la “discriminación religiosa”. Habiendo tenido éxito en esto, los judíos luego confundieron los dos y promovieron fuertemente la tesis de que la “judeidad” es únicamente una religión y no una raza o nación, haciendo así imposible tener cualquier medio legal para descubrir si alguien es judío. Muy inteligente todo ello. Y, dado que tantos judíos cambian frecuentemente de nombre, el esfuerzo de identificación se hace casi imposible.

 

Sin embargo, el esfuerzo es necesario porque sólo cuando podamos hacer esta identificación podremos evidenciar los vínculos necesarios para conectar todos los puntos y entender tanto nuestra historia como los asuntos actuales del mundo. Sólo con esta identificación podemos darnos cuenta de que la pornografía es un talento casi exclusivamente judío, que la sopa de letras de las “preferencias sexuales” está promovida casi en su totalidad por judíos. Sólo con esta identificación de los judíos como raza y nación podemos darnos cuenta de que la “revolución rusa” fue en realidad una revolución enteramente judía contra Rusia, y que la destrucción y colonización de Yugoslavia, Irak y Libia fueron acontecimientos enteramente judíos aunque efectuados por los militares estadounidenses en nombre de los judíos. Por ejemplo, las llamadas “órdenes provisionales” emitidas para la colonización de Irak por Paul Bremer, adquieren una luz muy diferente cuando nos enteramos de que Bremer, el “presidente temporal de Irak” era un judío, y un estrecho colaborador de Henry Kissinger. (43) Está claro que Bremer recibía instrucciones de la City de Londres y no de George Bush. Por lo tanto, Irak también fue una “revolución judía”, al igual que Yugoslavia y Libia.

 

Todavía hay más. Una vez tuve un conocido en Shanghái llamado Steven Wood – difícilmente un nombre que uno identificaría como judío. Por aquel entonces, Steven tenía un alto cargo de recursos humanos en Huawei, y me confió que poseía pasaportes estadounidense e israelí y que viajaba a Israel varias veces al año. Un día me envió un archivo de unos 50Mb, si no recuerdo mal, con los detalles técnicos de todos los productos de Huawei. Me sorprendió porque me pareció que era una información que no debía tener, ya que la ingeniería y el diseño no formaban parte de su contenido  de trabajo. Nunca me dijo nada directamente pero, por el contexto, supuse que cada vez que viajaba a Israel toda la información de Huawei iba con él. Por supuesto, Huawei no tendría forma de saber que se le había infiltrado.

 

Dadas las dificultades, es posible cometer errores ocasionales en la identificación, y clasificar a alguien provisionalmente como judío cuando no lo es. Yo diría que esos errores ocasionales son casi siempre triviales. La mayoría de las personas identificadas de este modo están muertas, y estos errores, aunque desafortunados, es poco probable que causen un daño particular. Esto no es en absoluto una excusa para el descuido o una actitud despreocupada, pero yo diría que hay tanto en juego que “es mejor prevenir que curar”.

 

Hay muchos otros elementos de inmensa importancia histórica cuyo sabor se altera considerablemente si podemos hacer estas identificaciones con precisión. Por ejemplo, la mayor organización criminal de la historia del mundo fue la Compañía Británica de las Indias Orientales de Rothschild, seguida de cerca por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, ambas creadas y controladas por judíos. Rothschild y sus judíos mataron al menos a 200 millones de personas en la India mediante ejecuciones y hambrunas, aunque algunas estimaciones son mucho más altas. Del mismo modo, el negocio de cultivar opio en la India y forzarlo en China, fueron empresas totalmente judías – que nuestros libros de historia, gracias a los editores judíos, atribuyen a “los británicos”. Una vez más, Rothschild y Sassoon mataron a por lo menos 100 millones de personas en China por medio de matanzas y por lo menos otros 50 millones por otros medios. El programa MK-ULTRA de la CIA era enteramente judío en la cúpula y por lo menos en los rangos intermedios, con atrocidades que tal vez nunca se superen. La decisión de realizar bombardeos incendiarios en las zonas residenciales de Alemania fue el resultado de uno de los asesores judíos de Churchill. Del mismo modo, la burbuja de los tulipanes en Holanda y la burbuja de los Mares del Sur fueron invenciones judías. Hay mucho más.

 

Así se encubren enormes crímenes históricos, asignando la culpa a las personas equivocadas y dejando a los judíos libres para presentarse como las víctimas del mundo en lugar de los autores.

 

Me gustaría añadir una nota final. Los lectores se quejan a menudo de que no pueden encontrar pruebas de ciertos acontecimientos históricos, como las expulsiones de judíos de Cuba o China, afirmando que en sus búsquedas no descubren nada. Parecen incapaces de comprender que Google censura fuertemente cualquier tema que tenga que ver con los judíos, con Israel, con la historia (especialmente cualquier historia que involucre a los judíos), con la mayoría de los temas políticos y mucho más. Es casi divertido que Google no tenga conocimiento de la expulsión de los judíos de China después de la guerra, pero en cambio sepa mucho sobre los judíos que permanecieron en China y que tuvieron mucha influencia. Como alguien escribió: “Sería mejor no saber tantas cosas, que saber tantas cosas que están mal”.

 

No debería ser necesario señalar que Google es tan judío como Israel, y que los hechos históricos que deja escapar por la red sobre estos temas, son los que tienen un punto de vista propagandístico particular y son, la mayoría de las veces, objetivamente erróneos. Por esta razón, y porque Google rastrea asiduamente (y guarda a perpetuidad) cada búsqueda, cada tema, cada palabra clave, cada enlace pulsado, cada sitio web visitado, no utilizo a Google desde hace 20 años.

 

Y, a pesar de no tener ningún programa o aplicación relacionada con Google en mis ordenadores, sigo recibiendo avisos de más de 500 intentos cada mes por parte de Google de rastrear mis movimientos en línea.

 

12. Los pogromos judíos

Refugees try to escape the Ukraine flood by hopping onto a train. Some cling to the roof to get out. Ukraine, USSR. 1933.Wikimedia Commons. Fuente/Source

 

Fueron acontecimientos de castigo (encarcelando o matando a los judíos) en Rusia y algunos otros países, acontecimientos que se presentan (y que pueden haber sido) “caza de brujas” contra los judíos por los crímenes cometidos durante y después de la Revolución de 1917.

 

Todos hemos visto suficientes películas del tipo Dr. Zhivago y El violinista en el tejado para hacernos una idea del enfoque de búsqueda de simpatía por parte de los judíos sobre la Revolución Rusa. Debido a su control de los medios de comunicación y de Hollywood, gran parte o incluso la mayor parte de la conciencia pública del mundo sobre este enorme acontecimiento se ha resuelto en sólo dos puntos: Uno, Stalin era malvado, y dos, los judíos en Rusia sufrieron terriblemente por estos pogromos “antisemitas”, persecuciones que los siempre castos y estelares judíos no merecían en absoluto porque ningún judío en ningún lugar ha hecho nada a nadie. Es casi inimaginable que los judíos tengan tanto control sobre los medios de comunicación y la publicación de libros que hayan podido perpetrar un engaño tan enorme y verdaderamente imperdonable en la conciencia pública mundial. Comparado con lo que los judíos hicieron al pueblo ruso, los llamados “pogromos” fueron demasiado triviales para justificar su mención.

 

Obviamente, soy de origen ruso. Si usted y sus amigos vienen a mi país, exterminan brutalmente a casi la mitad de nuestra población, matan a mi rey y a toda su familia y roban la mayoría de los tesoros reales, torturan a millones de personas, crean hambrunas para matar a otros millones, destruyen la nación y la economía, y luego saquean a mi país de la mayoría de sus tesoros artísticos de valor incalculable mientras también vacían el banco central de mi gobierno en su salida, podría sentirme propenso a perseguirle y matarle también.

 

13. Epílogo

 

“No debemos olvidar que algunos de los mayores asesinos [en masa] de los tiempos modernos eran judíos”.

 

¿Alguien recuerda que Hitler escribiera: “Los judíos no son seres humanos. A partir de ahora, la palabra ‘judío’ es la más horrible maldición. Hay que matar a los judíos. Hay que matarlos… Si no puedes matar a un judío con una bala, entonces mátalo con tu bayoneta… ¡Mata a un judío! Si eres un hombre recto y consciente, ¡mata a un judío! Si ya has matado a un judío, entonces mata a otro… ¡Mata!”

 

No, por supuesto que no. Entonces, es razonable preguntarse por qué Hitler se ha convertido en el “chico del póster” de las atrocidades históricas cuando la mayoría de estos judíos fueron mucho peores, especialmente teniendo en cuenta que gran parte, si no la mayoría, de las supuestas atrocidades nazis no eran más que “porno de atrocidades” que luego se demostró que habían sido totalmente fabricadas por los judíos. ¿Por qué nos inundan con historias de las maldades de Hitler, tanto reales como imaginarias, pero nunca hemos oído hablar de Beria, Kaganovich, Yagoda, Ehrenburg o Sverdlov? ¿Quién controla los medios de comunicación y las editoriales? ¿Quién es el que te tacha de “nazi antisemita que odia a los judíos” por revelar verdades históricas?

 

Piensa en las actitudes de los judíos mencionados en este artículo, en sus acciones. ¿Qué clase de hombre se jacta de tener la responsabilidad personal de haber matado a “por lo menos” 20 millones de personas inocentes? ¿Qué clase de hombre dice “Si eres justo y consciente, mata a un alemán”? ¿Qué clase de hombre confisca todas las cosechas agrícolas y condena así a decenas de millones a morir? Estos son los judíos jázaros, tan asesinos y salvajes hoy como hace 700 años.

 

 

Brutal masacre de manifestantes palestinos en la Franja de Gaza a manos del régimen israelí en 2018. Fuente

 

Además, estas son las mismas personas que hoy pueblan la City de Londres, que es donde la planificación de todas estas atrocidades se ha originado durante siglos y continúa todavía. Hoy se visten bien, toman el té de la tarde con la realeza y se cepillan siempre los dientes después de cada comida. Pero son responsables de un millón de muertes en Irak, y de muchas más tragedias recientes. Si la COVID-19 fue planeada, aquí es donde fue planeada. Esta es la gente que quiere una Tercera Guerra Mundial con Rusia, China e Irán, y casi seguro que la tendrán porque los norteamericanos que están bajo su control son tan estúpidos como para lanzarla.

 

Y será el final.

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 32 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores de EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes”. (Cap. 2 – Tratando con los demonios).

*

Romanoff Archivo Completo en

https://www.bluemoonofshanghai.com  + https://www.moonofshanghai.com/

Se puede contactar el autor en:

2186604556@qq.com

*

Larry Romanoff, 18 de septiembre de 2022

Original: https://www.unz.com/lromanoff/stalins-jews/

Traducido originalemente al espanol por Maria Poumier para Red Internacional

*

Notas

[1] Los judíos de Stalin

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3342999,00.html

[2] Los judíos y las revoluciones

https://www.bluemoonofshanghai.com/politics/8184/

[3] 1881 13 de marzo Zar Alejandro II asesinado en San Petersburgo

https://www.history.com/this-day-in-history/czar-alexander-ii-assassinated

[4] MANIFIESTOS SOBRE EL ASESINATO DE ALEJANDRO II [1881]

https://alphahistory.com/russianrevolution/manifestos-assassination-of-alexander-ii-1881/

[5] Hambruna rusa de 1891-1892

https://www.volgagermans.org/history/famines/famine-1891-1892

[6] Revolución rusa de 1905

https://spartacus-educational.com/RUS1905.htm

[7] Guerra ruso-japonesa

https://www.history.com/topics/japan/russo-japanese-war

[8] Jacob Schiff ayudaría a industrializar y militarizar el Japón no cristiano para luchar contra los cristianos del Zar de Rusia.

http://www.thechristiansolution.com/doc2009/145_Holodomor.html

[9] Stolypin, Peter

https://www.encyclopedia.com/history/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/stolypin-peter

[10] Dmitri Bogrov

https://spartacus-educational.com/RUSbogrov.htm

[11] Dmitri Bogrov

https://en.wikipedia.org/wiki/Dmitry_Bogrov

[12] El hebreo americano, 1920

https://en.wikipedia.org/wiki/The_American_Hebrew

[13] Robert Wilton

https://sunray22b.net/robert_wilton.htm

[14] La revolución rusa liderada por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[15] La revolución rusa liderada por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[16] La revolución rusa dirigida por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[17] Peuple Juif, 8 de febrero. 1919.

http://fau.digital.flvc.org/islandora/object/fau%3A32504/datastream/OBJ/view

[18] Los bolcheviques judíos asesinaron en masa a 66 millones de cristianos en Rusia

https://concisepolitics.com/2016/08/19/jewish-bolsheviks-mass-murdered-66-million-mostly-christians-in-russia/

[19] La revolución rusa dirigida por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[20] La revolución rusa dirigida por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[21] La negación del Holodomor – Un crimen contra la humanidad

http://www.thechristiansolution.com/doc2009/145_Holodomor.html

[22] La revolución rusa dirigida por los judíos

http://www.renegadetribune.com/the-jewish-led-russian-revolution/

[23] Lazar Kaganovich – El asesino en masa de Stalin

https://rense.com/general11/stal.htm

[24] Lazar Moiseyevich Kaganovich

https://www.jewishvirtuallibrary.org/kaganovich-lazar-moiseyevich

[25] Yakov Sverdlov. 100 años de la muerte del “diablo de la revolución”

https://topwar.ru/155444-jakov-sverdlov-100-let-so-dnja-smerti-djavola-revoljucii.html

[26] Yakov Sverdlov: el demonio de la revolución leninista. 6 datos que no aparecen en los libros de texto

https://dzen.ru/media/rubez/iakov-sverdlov-demon-leninskoi-revoliucii-6-faktov-kotoryh-net-v-uchebnikah-61eefd978ea3c6130dba37c3

[27] Nieto de un comerciante y hermano del banquero estadounidense Y. M. Sverdlov (Gauchmann Aaron Moishevich)

https://sofya1444.livejournal.com/3187005.html

[28] Biografía de Yakov Sverdlov

https://biographe.ru/politiki/yakov-sverdlov

[29] El secreto de la muerte de Yakov Sverdlov

https://proza.ru/2012/08/02/513

[30] El primer comisario del NKVD en ser fusilado. Genrikh Yagoda

https://spbvedomosti.ru/news/nasledie/pervyy-rasstrelyannyy-narkom-nkvd-genrikh-yagoda/

[31] La masacre de Katyn

https://en.wikipedia.org/wiki/Katyn_massacre

[32] Ilya Ehrenburg incentivó el genocidio contra los alemanes

https://ww2gravestone.com/ilya-ehrenburg-the-leading-soviet-propagandist-of-the-second-world-war/

[33] Ilya Ehrenburg – Matar a todos los alemanes porque no son humanos

https://www.eutimes.net/2020/02/ilya-ehrenberg-the-man-who-taught-soviets-to-hate-and-kill-all-germans-because-they-are-not-human/

[34] Ilya Ehrenberg – El hombre que inventó los ‘seis millones’

https://rense.com/general75/ehr.htm

[35] Ilya Ehrenburg

https://en.wikipedia.org/wiki/Ilya_Ehrenburg

[36] Ilya Ehrenburg

https://en.metapedia.org/wiki/Ilya_Ehrenburg

[37] Los judíos de Stalin

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3342999,00.html

[38] Lenin era judío

http://www.jewornotjew.com/profile.jsp?ID=1

[39] Las raíces judías de Lenin

https://www.thejc.com/news/features/lenin-s-jewish-roots-1.447185

[40] (Israel Moses) Blank en Odessa a principios de 1800.

El abuelo de Vladimir Ilich Ulianov – empezó a tomar el seudónimo de Lenin cuando tenía unos 30 años – nació como Sril Moiseyevich

[41] ¿Era Lenin judío?

https://www.myjewishlearning.com/article/was-lenin-jewish/

https://www.unz.com/lromanoff/stalins-jews/

[42] LA CAUSA DEL MALESTAR MUNDIAL

https://www.bluemoonofshanghai.com/wp-content/uploads/2022/09/The-Cause-of-World-Unrest.pdf

[43] La humanidad en la encrucijada

https://www.bluemoonofshanghai.com/politics/humanity-at-the-crossroads/

 

*

Este artículo puede contener material protegido por derechos de autor, cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos. Este contenido está disponible en virtud de la doctrina del uso justo, y es sólo para fines educativos e informativos. No se permite el uso comercial de este contenido.

 

Copyright © Larry Romanoff,  Blue Moon of ShanghaiMoon of Shanghai, 2022