SP — LARRY ROMANOFF — Nüshu (女书) — April 04, 2120

Nüshu (女书)

Por Larry Romanoff para Saker Blog

4 de Abril, 2020

Traducción: PEC

ENGLISH   ESPAÑOL

El 4 de septiembre de 2004, Yang Huanyi murió en su casa del centro de China. Tenía 98 años y era la última practicante fluida de Nüshu, una de las lenguas más antiguas y bellas, y ciertamente una de las más intrigantes del mundo. (1) (2)

El Nüshu, (书), (literalmente, escritura de las mujeres y/o texto de las mujeres) es la única lengua conocida en la historia del mundo que fue creada por mujeres y que era utilizada y entendida sólo por ellas, transmitida durante generaciones de madre a hija. Los orígenes de la lengua se pierden en la noche de los tiempos, y los estudiosos debaten hoy en día casi todos los aspectos de su existencia, incluyendo su origen y creación. Las pocas obras escritas que se conservan en la actualidad tienen como mucho unos 100 años de antigüedad, aunque algunos sitúan su origen hace más de 1.000 años.

 

El Nüshu es lo que hoy llamaríamos una “lengua muerta”, que sin la intervención de la Providencia habría muerto y se habría extinguido sin ni siquiera un funeral. Esta misteriosa lengua fue descubierta accidentalmente hace sólo unos 40 años. A principios de la década de 1980, un profesor acompañó a sus alumnos a una zona remota de la provincia china de Hunan para estudiar las costumbres y la cultura locales. Durante sus estudios, encontraron una extraña caligrafía que, según descubrieron, ningún hombre podía entender, con caracteres muy diferentes a las letras chinas y a cualquier otra escritura del mundo.

El Nüshu era una forma especial de escritura y de canto que sólo utilizaban y entendían las mujeres del condado de Jiangyong, en la provincia china de Hunan, y en rincones de tres provincias adyacentes. A pesar de su larga historia, parecía que nadie fuera de la zona, incluida gran parte de la propia provincia de Hunan, la había visto o era consciente de su existencia. Reconociendo inmediatamente la importancia de su descubrimiento, el profesor buscó la ayuda de lingüistas profesionales que formaron un grupo de investigación que recogió muestras y grabaciones, y crearon un diccionario. El Nüshu, que había pasado silenciosamente de mujer a mujer durante incontables siglos, había salido ahora de su hogar rural con sus secretos al descubierto, causando ondas de emoción tanto en el país como en el extranjero. El Nüshu ha sido declarado oficialmente Patrimonio de la Humanidad y catalogado como una de las lenguas más antiguas del mundo y la única lengua exclusivamente femenina jamás descubierta.

 

Como era una lengua prácticamente secreta, no se encuentran referencias a ella en documentos antiguos ni en obras históricas, y nadie fuera de la zona parece estar familiarizado con ella. Sin embargo, esa no puede ser toda la historia, ya que en 1999 se descubrieron en Nanjing algunas monedas con inscripciones con caracteres en Nüshu, monedas que habían sido acuñadas por el gobierno de Taiping y que databan de principios o mediados del siglo XIX. Se trataba de monedas legales, lo que significa que el Nüshu debía tener algún tipo de uso oficial durante ese periodo, pero hasta la fecha no se ha descubierto ninguna documentación. (Edición internacional del People’s Daily News del 2 de marzo de 2000).

 

El Fin de una Tradición

El Nüshu decayó en la década de 1920 en medio de diversos cambios sociales y políticos, y el uso de la escritura fue fuertemente reprimido por los japoneses durante su invasión de China en la década de 1930-40, porque temían que pudiera utilizarse para enviar mensajes secretos. Además, durante la Revolución Cultural, de 1966 a 1976, se desaconsejó el uso de la lengua por considerarla una especie de residuo feudal en una época en la que la nación intentaba deshacerse de dos siglos de estancamiento y entrar en el mundo moderno. Durante la última parte del siglo XX se produjeron más cambios sociales y culturales, como la estandarización del mandarín y la simplificación de los caracteres, lo que provocó que las generaciones más jóvenes adoptaran el mandarín y abandonaran el Nüshu, que luego cayó en desuso al morir las mujeres mayores.

Parece siempre cierto que a medida que los tiempos cambian, especialmente con las grandes convulsiones sociales, nuestras culturas y tradiciones evolucionan y a veces se disipan. El Nüshu fue víctima, en parte, de la Revolución Cultural, que reescribió la historia para una nueva China, y las reformas educativas universales simultáneas se centraron en el mandarín e hicieron que el Nüshu fuera inútil, por lo que dejó de enseñarse y desapareció gradualmente de la cultura de la época.

 

El Nüshu en la Vida Cotidiana

Con su escritura, las mujeres escribían cartas, poesías y canciones en libros y abanicos de papel, y a menudo bordaban la escritura en telas para pañuelos, bufandas, delantales y otras artesanías. En lugar de escribir cartas, solían bordar poemas y mensajes en pañuelos, para entregarlos como mensajes esencialmente secretos a sus amigas y parientes en casa. Además de la poesía y las canciones, escribían Nüshu en sus oraciones y cánticos a Dios, pero quizás el uso más notable era en sus cartas y votos entre ellas como hermanas prometidas.

Era una tradición entre las chicas de esta zona entablar relaciones entre sí que se denominaban Jiebai Zimei (結拝姉妹) o “hermandad prometida”, que suponía comprometerse con amigas que no estaban emparentadas biológicamente, pero que se comprometían a una profunda amistad. Estas hermanas prometidas solían estar mucho más unidas entre sí que a sus hermanas reales, y uno de los principales usos del Nüshu era el de dejar constancia de estas amistades de por vida en cartas y poesías.

Se trataba de relaciones serias de compañerismo emocional, casi parecidas al matrimonio, y que se esperaba que duraran toda la vida. Las muchachas se prometían mutuamente y compartían la fortuna y la desgracia, una práctica que desempeñó un papel muy importante en la invención y difusión del Nüshu. Gran parte de la escritura y los bordados del Nüshu consistían en cartas entre hermanas prometidas, y hay razones para creer que la necesidad de expresar con precisión estos vínculos emocionales fue la responsable de la creación de la lengua.

Una de las tradiciones más encantadoras tenía que ver con los libros conocidos como San Chao Shu, (三朝书, literalmente libro del tercer día), que eran hermosos cuadernillos encuadernados a mano en tela y escritos en Nüshu, que se entregaban a una hija o a una hermana prometida al casarse. En los matrimonios tradicionales chinos de la época, la novia se unía a la familia de su marido y tenía que mudarse, a veces muy lejos, y quizá no volviera a ver a su familia biológica o a sus hermanas prometidas.

Estos hermosos San Chao Shu eran regalos de boda que se entregaban el tercer día después del matrimonio de la joven, y en ellos se solían expresar las esperanzas de felicidad futura de la chica, así como describir las penas al separarse de ella. Las primeras páginas se llenaban con canciones y poemas para la joven que se iba de la aldea, mientras que las restantes se dejaban en blanco para utilizarlas como diario personal. Estos libros se consideraban un gran tesoro y muy personales, hasta el punto de que solían quemarse o enterrarse con la mujer a su muerte, una práctica que explica la escasez de ejemplos de Nüshu que existen en la actualidad.

Cuando examinamos los escritos en Nüshu disponibles, nos damos cuenta de que estamos mirando no sólo las vidas sino los corazones de estas mujeres de pueblo, reflejando los sentimientos y emociones más profundos de sus corazones, una forma de expresión que se arraigó en la conciencia de las mujeres. Estas mujeres crearon algo por y para ellas mismas, un lenguaje perfectamente adaptado a las necesidades de expresión de las mujeres. La escritura es tan femenina y la redacción tan descriptiva que en conjunto tocan el alma de estas hermanas prometidas, transmitiendo con precisión a través de sus cartas, poemas y canciones sus esperanzas y sus lágrimas, su alegría y su desesperación.

El Nüshu ha sido descrito como “Una luz de la civilización en la historia, un escenario especialmente bello en la historia de las mujeres, un método para construir un reino espiritual raro y valioso, y hermoso, único para las mujeres”. El Nüshu es una gran medida de una rica cultura popular, producto de la gran civilización china, que se formó en un suelo cultural muy especial y complejo. Un erudito escribió que ahora que el Nüshu se ha retirado del escenario histórico con la bendición de la historia, lo que queda hoy es “un arco iris de civilización humana”. (Zhao Liming)

Es más que fascinante que el Nüshu haya podido ser creado, porque si bien el propósito de todo idioma es comunicar, el Nüshu fue creado como un idioma de emoción y de sentimiento. Esto es tan cierto que a una mujer de Hunan que estaba escribiendo un poema en Nüshu, le preguntaron que por qué no escribía en mandarín, que sería más fácil. Su respuesta fue que no podía, que era demasiado desalentador incluso pensar en grabar o expresar sus sentimientos en otro idioma, pero que utilizando el Nüshu podía hacerlo. El Nüshu no es tanto una lengua del corazón como del alma. Una mujer describió sus expresiones en Nüshu como una capacidad para susurrar sus sentimientos más ocultos, para describir no sólo lágrimas, sino “lágrimas de color carmesí”.

Es bien sabido que las distintas lenguas tienen diferentes capacidades para comunicar conceptos. Hay palabras alemanas -por ejemplo, schadenfreude- que no pueden traducirse a una sola palabra en otro idioma. A veces, puede ser necesario un párrafo en un idioma para expresar una sola palabra en otro. En la mayoría de las lenguas, la expresión de los hechos es fácil, pero los sentimientos y las emociones son más difíciles de expresar verbalmente o por escrito sin recurrir a un vocabulario muy florido.

La conclusión que parece ajustarse a las circunstancias es que este valle de mujeres de Hunan sintió la necesidad de expresar sus pensamientos emocionales, sus sentimientos, sus deseos, sus penas y sus esperanzas, y por ello creó una lengua específica para mujeres que contenía el vocabulario para hacer precisamente eso. Y expresaron todos esos delicados e indefinibles sentimientos a través del vocabulario que crearon para el Nüshu. Si esta suposición es correcta, no es de extrañar que ningún hombre pudiera entenderlo ni que ningún hombre fuera invitado a entenderlo. El Nüshu es enteramente un lenguaje de emociones y de sentimientos; quizás la primera (y única) vez que las mujeres fueron capaces de expresar con precisión los secretos de su corazón.

Todos los escritos en Nüshu son de mujer a mujer, ya sea una carta, canción o poema, cada uno de ellos un artefacto de una cultura femenina única que refleja y preserva los sentimientos espirituales de las amigas. El lenguaje, una maravilla artística única, fue la base no sólo de la comunicación sino de la cohesión, creando, como escribió un autor, “un reino espiritual romántico basado en los sentimientos y los sufrimientos realistas de estas mujeres”. En pocas palabras, las mujeres necesitaban una forma de expresarse, pero al carecer de las herramientas necesarias en los dialectos comunes, utilizaron el conocimiento único de sus propios corazones para crear un nuevo lenguaje con un vocabulario subjetivo apropiado para reflejar las emociones femeninas. Así pudieron crear el andamiaje para que las hermanas prometidas hicieran sus votos, casi como una hermandad femenina secreta. El Nüshu es una gran iniciativa de las mujeres chinas y una contribución a la civilización humana.

Es interesante observar que en ninguno de los escritos descubiertos en Nüshu haya canciones de amor.

Muchos estudiosos han recopilado ejemplos de la escritura Nüshu y han creado diccionarios de cierta reputación, pero mi opinión es que no se puede convertir un gato en un pájaro. En el caso del Nüshu, sólo en un entorno emocional muy específico se puede entender el verdadero y complejo sentimiento de un grupo de caracteres. Esto no se puede traducir a otros idiomas que no tienen vocabulario para esos sentimientos. Las palabras para describir los sentimientos subjetivos de resonancia con las hermanas, como una de las necesidades básicas de la vida espiritual humana, no se pueden encontrar en la mayoría de los diccionarios, especialmente en los creados por los hombres.

Por su parte, la escritura Nüshu es exclusivamente femenina. Si hay un signo llamativo de esta lengua, es el género. Los caracteres Nüshu tienen una belleza femenina, suave y fluida, pintoresca y única. Teniendo en cuenta que era un medio para comunicarse en privado, estas encantadoras letras pequeñas estaban bellamente diseñadas.

Muchos estudiosos, en lugar de centrarse en las cuestiones materiales del uso y la intención de la lengua, parecen ocuparse en las similitudes con los caracteres chinos u otros. Sin embargo, el chino es una lengua de caracteres en la que cada uno de ellos representa una idea, una palabra o parte de una palabra. El Nüshu, en cambio, es fonético, y los caracteres (letras) representan sonidos más que conceptos. No son ideas, sino pronunciaciones, como en la mayoría de las lenguas occidentales. Por esta razón, creo que los diccionarios y las traducciones pueden tener una utilidad limitada.

Los caracteres del Nüshu son principalmente un almacén de cultura femenina, no una lista de nombres. El Nüshu tiene más de 2.000 caracteres, algunos de los cuales no tienen homólogos hablados, y que muestran poca inteligibilidad mutua con otras lenguas. Además de todo lo anterior, el Nüshu cuenta con un completo conjunto de reglas de disposición con pronunciación, estilo y un marco gramatical.

Ya he dicho que los estudiosos parecen centrarse totalmente en elementos que son casi irrelevantes en el conjunto. En mi opinión, hay dos factores más importantes en el estudio de esta lengua.

En primer lugar, la naturaleza femenina del lenguaje, la base emocional, un lenguaje creado por y para las mujeres, aparentemente con el fin de expresar los sentimientos más profundos y casi inexpresables de sus corazones.

La segunda es quizá más sorprendente y de más motivo de asombro. ¿Cómo consiguió un grupo de campesinas que vivían en un remoto valle de la provincia china de Hunan hace 1.000 años, mujeres que posiblemente eran analfabetas pero que casi con toda seguridad nunca habían asistido a una escuela de ningún tipo, crear una lengua completa con 60.000 palabras y reglas gramaticales, y una escritura totalmente nueva y muy hermosa diseñada para expresar esos “sentimientos inexpresables”? Hoy en día, esa tarea sería tan desalentadora que resultaría casi imposible incluso para los lingüistas más consumados, y sin embargo se hizo.

 

Todo Lado Bueno tiene un Nubarrón

Cuando se descubrió el Nüshu, muchos “estudiosos” extranjeros se dirigieron a Hunan y saquearon los mejores y más antiguos ejemplos de la escritura Nüshu, el San Chao Shu y los artefactos bordados, todos ellos de inmensa importancia histórica y cultural para China. Ahora han desaparecido para siempre por culpa de esta “investigación” depredadora.

Además, demasiados extranjeros han investigado sobre el Nüshu y han producido una avalancha de documentos y libros que son erróneos en el mejor de los casos y fraudulentos e insultantes en el peor. El Nüshu ha sido la base de varios documentales occidentales, todos malos, que sirven sobre todo para denigrar a China, y de una forma u otra destrozar este hermoso artefacto histórico.

Y lo que es más decepcionante, muchos de los llamados eruditos extranjeros han ejecutado obras escritas y cinematográficas sobre el Nüshu que pretenden ser ofensivas, para denigrar otra hermosa parte del patrimonio cultural chino. Un autor describió el Nüshu como “una lengua diseñada para una cultura de lesbianas”, afirmando a continuación que el gobierno nacional chino se movilizó para salvar la lengua de la extinción sólo porque preveía enormes beneficios potenciales  para el turismo cultural.

Otros “eruditos” desinformados afirman que las mujeres aprendieron esta lengua porque se les prohibió la educación formal y el aprendizaje del chino. Algunos afirman que las mujeres se “rebelaron” contra una “grotesca sociedad confuciana dominada por los hombres”, y que la lengua surgió como resultado del conflicto. Otros ven el Nüshu a través de una lente feminista, formando paralelos occidentales imaginarios con el “empoderamiento de las mujeres” mediante el “fortalecimiento de su conciencia del ego colectivo”. Algunos afirman que los hombres despreciaban la lengua Nüshu “en la China feudal”, ya que las mujeres eran consideradas inferiores, se les negaban las oportunidades educativas y se las condenaba al aislamiento social con los pies atados. Y así sucesivamente. De todos los que he visto, ninguno muestra una comprensión del contexto cultural o social, y ninguno reconoce siquiera, y mucho menos aprecia, los elementos primordiales subyacentes.

Por lo tanto, no proporciono por diseño ningún enlace occidental en ninguna parte de este artículo. Aconsejo encarecidamente a los lectores interesados en el Nüshu que eviten cualquier sitio web que no esté físicamente en China y que haya sido creado por fuentes chinas autorizadas. Hay docenas de páginas web extranjeras sobre el Nüshu que se hacen pasar por chinas, pero que tienen su sede principalmente en los Estados Unidos y tienen poca o ninguna información precisa o fáctica que ofrecer.

*
Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes” (Cuando China Estornuda — Tratar con Demonios)”.

Su archivo completo puede verse en
https://www.moonofshanghai.com/  y
http://www.bluemoonofshanghai.com/

Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com

*

Notas

(1) Muere la última mujer hablante de la lengua Nüshu – 24 de septiembre de 2004, China Daily

; http://www.chinadaily.com.cn/english/doc/2004-09/24/content_377436.htm

(2) China revelará al público el lenguaje específico de las mujeres. 16 de marzo de 2004;

http://en.people.cn/200403/16/eng20040316_137569.shtml

(3) Centro de Investigación de Caracteres Chinos Antiguos de la Universidad de Qinghua

http://www.thurcacca.org/booksearch.html

(4) Para imágenes de Nüshu:

https://image.baidu.com/search/index?tn=baiduimage&ct=201326592&lm=-1&cl=2&ie=gb18030&word=%C5%AE%CA%E9&fr=ala&ala=1&alatpl=adress&pos=0&hs=2&xthttps=111111

(5) https://baike.baidu.com/item/%E5%A5%B3%E4%B9%A6/608945?fr=aladdin

La fuente original de este artículo es el Saker Blog

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai,
Blue Moon of Shanghai, 2021