SP – LARRY ROMANOFF — La Hambruna de China en 1959 – January 09, 2021

 

La Hambruna de China en 1959

 

Por Larry Romanoff, 9 de enero de 2021

 

CHINESE  ENGLISH  ESPAÑOL  NEDERLANDS  PORTUGUÊS  RUSSIAN

La mayor parte del mundo está generalmente familiarizada con el hecho de que China experimentó una gran hambruna en 1959-1961. Las cifras de muertes publicadas en Occidente tienden a ser muy exageradas, algunas alcanzan los 80 millones de vidas o más, pero por todo lo que puedo saber de las fuentes originales, el total real parece ser de unos 20 millones de vidas o quizás un poco más. Al discutir la causa, los medios de comunicación, columnistas, autores y editores de libros occidentales mencionan casualmente la serie de desastres naturales, los múltiples y grandes tifones, las persistentes y excesivas tormentas de lluvia, las enfermedades de las plantas que infligieron simultáneamente a China, pero tienden unánimemente a centrarse y a atribuir la culpa a Mao Zedong. La versión oficial de Occidente es que Mao aterrorizó tanto a todos sus lugartenientes que informaron de volúmenes de cosecha de cereales totalmente ficticios para evitar posibles repercusiones, lo que hizo que Mao asignara erróneamente la mayor parte de la distribución de alimentos y, por lo tanto, ahora carga con casi toda la culpa de esas muertes. Es una buena historia, pero como la mayoría de las historias que emanan de Occidente, no es cierta.

 

¿Hambruna o escasez de alimentos?

Los desastres naturales, las inundaciones, los tifones, los insectos, no crearon una hambruna; simplemente crearon una escasez de alimentos. Del mismo modo, la supuesta mala gestión de Mao puede (o no) haber exacerbado la escasez de alimentos, pero eso tampoco creó una hambruna. Ambos fueron inconvenientes pero irrelevantes. Si vas a tu cocina y encuentras tus armarios vacíos, no te mueres de hambre; vas al supermercado y compras comida. Así que cuando Mao descubrió una escasez de comida en su cocina, ¿por qué no fue al supermercado? La respuesta es que fue al supermercado, pero estaba cerrado. Y la razón por la que estaba cerrado era que los banqueros judíos europeos, con su influencia sobre la recién fundada ONU y su control del gobierno de los EE.UU., diseñaron un embargo total de alimentos de todo el mundo contra China, utilizando al ejército de los EE.UU. como su matón para garantizar la represalia militar por el incumplimiento. (1) (2) (3) Por lo tanto, el mundo occidental, Canadá, Australia, los EE.UU. y Europa, todos con enormes excedentes de alimentos, se sentaron y observaron -durante tres años- mientras 20 millones de chinos morían lentamente de hambre, negándose a donar alimentos a China, y negándose a vender alimentos a China a cualquier precio. Es cierto que Canadá vendió algunos granos a China, pero eso fue al final cuando el
embargo ya estaba terminando, y la cantidad era demasiado pequeña para ser de mucha ayuda.

 

El embargo de alimentos contra China comenzó en realidad antes (en 1950) y continuó hasta 1972, la primera etapa se inició como represalia por la participación de China en la guerra de Corea, “propuesta” por los americanos pero que dio lugar a una presión extrema de las Naciones Unidas para que se cumpliera en todo el mundo.  (4) Se ha admitido abiertamente que el objetivo de esta “guerra humanitaria” estaba dirigida a causar la desintegración de China, y con suerte a causar una partición como se hizo con la India.

 

No fue ni un desastre natural ni una mala gestión lo que causó la hambruna de China. Toda la causa fue el embargo de alimentos de origen judío contra China, que fue casi seguro un acto de represalia. Este es el trasfondo:

 

La historia occidental está corrompida

 

La historia occidental está tan corrompida por el control de los editores de libros y los medios de comunicación, que la mayor parte del mundo todavía cree que la tragedia del opio de China durante 150 años fue ejecutada por los británicos. Eso nunca fue cierto. Fueron los mismos banqueros judíos, los Rothschild, los Sassoons, los Kadoories, los Montefioris, los Hardoons y más, los responsables de todo el episodio del opio en China, incluida la destrucción del Yuanmingyuan y la
Academia Hanlin, y la matanza durante la llamada “Rebelión de Taiping”.
Incluso las enciclopedias judías admiten rotundamente que “el opio de China era un negocio totalmente judío”, y que Sassoon “no permitía que ningún no judío participara”. Ciertamente los británicos jugaron su papel, con la Reina Victoria dándole a David Sassoon los derechos exclusivos de comercialización del opio en China, así como tomando Hong Kong para darle una base de distribución. Pero el único papel activo de los británicos fue el de ejecutores de los judíos, usando la violencia de los militares británicos para forzar el cumplimiento. Al final de esta desgracia criminal, esos judíos eran dueños de gran parte de China y prácticamente de todo Shanghai.

 

A partir de esto, uno de los primeros actos de Mao después de la guerra fue expulsar a todos los judíos de China y confiscar todos sus activos de origen criminal por el opio, que incluían todo Shangai y todas las sucursales del banco HSBC (que es un banco totalmente judío, no chino en ningún sentido).  (5) (6) Las enciclopedias judías y varios sitios web se limitan a decir que los judíos “se fueron de prisa” después de la guerra, pero no mencionan por qué se fueron. Como nota al margen, y más información expurgada de la historia occidental, es que la mayoría de los judíos transportados a Shangai antes de la guerra no estaban allí para escapar de Alemania, sino porque habían sido expulsados antes de Japón. La Internet inglesa parece haber sido limpiada de cualquier indicio de la expulsión de los judíos de China, y casi del 100% de su expulsión de Japón.

 

Esto es un aparte, pero las expulsiones de Japón comenzaron con la expulsión de la ciudad de Nagasaki de todos los judíos en1926, y es muy posible que sea la razón por la que esa ciudad fuera seleccionada como el segundo objetivo de la bomba atómica.

Todos los arriba mencionados deberían haber sido arrestados y ejecutados por sus enormes crímenes contra China y el pueblo chino. No puedo entender por qué no lo fueron.

 

A menudo es difícil, y a veces casi imposible, documentar plenamente la responsabilidad de las atrocidades que los judíos han infligido a las naciones a lo largo de los años, principalmente debido a su control de los medios de comunicación y a su práctica de utilizar lo que se llama un “frente gentil” para sus farsas. Típicamente alientan o coaccionan a otra nación, generalmente al Reino Unido o a los EE.UU., para que se enfrenten, hagan propuestas reales o se lancen a agresiones militares reales. Luego, la historia se modifica para excluir “el poder detrás del trono”, y el mundo culpa al verdugo en lugar de al rey que ordenó la decapitación. Este es precisamente el caso de la hambruna en China, el opio en China, las guerras bóer, la hambruna en Ucrania y tantos otros crímenes contra la humanidad.

 

Es de mucha importancia en este contexto entender y valorar el poder contenido en el control judío de los medios de comunicación occidentales. Estos medios, así como los llamados “historiadores” judíos, han repetido la hambruna de China en 1959 como una forma de denigrar a los chinos y pintar a Mao como un monstruo inhumano. A través de su control de los medios de comunicación, desestimaron o eliminaron los múltiples desastres naturales que golpearon a China simultáneamente, y forzaron todo el enfoque en la supuesta mala gestión de Mao, convirtiendo una inconveniente escasez de alimentos causada por la naturaleza en un acto de brutal inhumanidad causada por un hombre. También borraron de los informes de los medios de comunicación y de todos los libros de historia -y de la conciencia pública- el hecho del embargo alimentario mundial lanzado contra China por esa misma gente.

 

Los medios de comunicación

 

El proceso es simplemente coordinar a los pocos propietarios de los medios de comunicación para que lean el mismo guión, para forzar toda la atención y la discusión en el canal deseado, en este caso la supuesta incompetencia e inhumanidad del Presidente Mao. Ningún periódico, canal de radio o de televisión, revista o editorial de libros permitirá la distribución de información fuera de ese canal. Dentro del canal, nada está circunscrito o
censurado, todas las observaciones están permitidas, pero no se permitirá que ningún artículo, comentario de los lectores, noticiario o carta al director, contenga información que contradiga este enfoque. Esta es una medida de propaganda tan efectiva que hoy en día, incluso dentro de China, aquellos que investigan la hambruna en China se concentrarán en las actividades de Mao, sin tener en cuenta el elefante en la sala que es el embargo de alimentos de los judíos a China, que fue la causa real de la hambruna y la muerte por inanición de 20 millones de chinos.

 

Para añadir más a la odiosa propaganda antichina, los mismos medios de comunicación, historiadores y columnistas convirtieron lentamente la historia de 20 millones de chinos que morían de hambre en la de 20 millones de chinos que morían “bajo el liderazgo de Mao”, en la de 20 millones de chinos “asesinados por
Mao”, número que luego aumentó en incrementos de 10 millones a 30, a 40 y 50, y hoy gran parte de la sociedad occidental cree realmente que Mao “mató” a 80 millones de su propio pueblo. Y así, casi todo lo que los occidentales “saben” sobre China es una mentira, fabricaciones creadas y dictadas por los banqueros judíos del opio de Europa y difundidas por sus leales lugartenientes que poseen o controlan prácticamente todo el panorama mediático de Occidente.

 

Además, esta no fue de ninguna manera la primera vez que los judíos hayan causado hambrunas masivas en el mundo. Hubo la hambruna de Bengala en la India en 1770, donde alrededor de un tercio de la población murió, y esto fue completamente hecho por el hombre, con los judíos Rothschild y su Compañía Británica de las Indias Orientales forzando a los granjeros a cultivar opio para venderlo en China, y por eso no tenían comida. Más de diez millones de personas murieron de hambre en este evento, cerca de un tercio de la población total pereció. En otras ocasiones, Rothschild confiscó deliberadamente en la India la mayor parte de una cosecha para venderla en el Reino Unido mientras que incontables millones de indios morían de hambre. De manera similar, fueron los bolcheviques judíos quienes diseñaron la hambruna ucraniana de 1932-33, que mató de hambre a por lo menos 8 millones de personas. Hoy en día, los medios de comunicación judíos y muchas organizaciones judías intentan desesperadamente destruir esta verdad, alegando que es un engaño diseñado por “rusos antisemitas”, pero es cierto. Realmente sucedió como los ucranianos afirman. De hecho, muchas de las fotos que nos han mostrado de enormes pilas de cadáveres demacrados no son de judíos asesinados por los alemanes como nos han dicho, sino de ucranianos muertos de hambre por los judíos. Hay otros ejemplos de hambrunas diseñadas por estas mismas personas.

 

Añadiría otro punto a esta narración, el de las infestaciones simultáneas de varias enfermedades de plantas y de brotes de insectos que golpearon el noreste de China para coincidir con los tifones y otros eventos de los que podemos culpar a la Madre Naturaleza. No he tenido ocasión de investigar a fondo este elemento, pero algunos aspectos de estos acontecimientos biológicos me parecen curiosos en cuanto a su cronología y distribución. No puedo en este momento acusar a los EE.UU. de ayudar a la naturaleza en la creación de la gran escasez de alimentos en China, pero no sería la primera vez y ciertamente no ha sido la última. Hay ahora una gran evidencia de que los EE.UU. aprovecharon mucho los conocimientos obtenidos de la Unidad 731 de Shiro Ishii y de su armamentismo con insectos y enfermedades de las plantas durante la Guerra de Corea, donde enormes volúmenes de estos patógenos se distribuyeron en amplias zonas del noreste de China. Si funcionó una vez, debería funcionar de nuevo.

 

Y por supuesto, tenemos las invasiones biológicas más recientes en China, comenzando con el SARS y culminando con siete brotes biológicos graves separados en China durante los últimos dos años más o menos, culminando con el COVID-19 y con una gripe aviar gravemente patógena en 2019, la única nación del mundo que ha sufrido tal serie de ataques, y cada uno con su propio conjunto de circunstancias extremadamente sospechosas. De nuevo, no es posible culpar abiertamente a los EE.UU. por estos ataques, pero al reunir todos los hechos conocidos y considerar estos eventos como partes conectadas de una agenda, es imposible evitar la poderosa sospecha de una mano negra americana.

 

Este artículo se actualizará con más detalles y muchos más enlaces de referencia. Forma parte de una serie. Hay mucho más sobre la historia de los judíos en China.

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 28 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Su archivo completo se puede ver en https://www.moonofshanghai.com/ y http://www.bluemoonofshanghai.com/.Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.

Este artículo apareció primero en PRAVDA

Notas

(1) https://www.wilsoncenter.org/book/economic-cold-war-americas-embargo-against-china-and-the-sino-soviet-alliance-1949-1963

(2) https://cup.cuhk.edu.hk/chinesepress/promotion/Great_Famine/great_femine_e.htm

(3) https://ilookchina.com/2010/01/28/chinas-great-famine-1959-1961-viewed-as-single-page/

(4) China and the US
Trade Embargo, 1950-1972;
https://www.jstor.org/stable/44288827

(5)http://www.baidu.com/link?url=c7scXf5of9OEnpq4p6ojie8TIrIYNUjInafzmgebpEiV95l8t07V49gQSf56oYCQjiHWEwp-N7XudftKwQckJsizXfQB5rKFGhqSJGN7iDC&wd=&eqid=f436658d0000bae0000000055ff55c65

(6) https://www.zhihu.com/question/414383288

Larry Romanoff es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes” (Cuando China Estornuda).

 

 

Copyright
© 
Larry Romanoff,Moon of Shanghai,
Blue Moon of Shanghai,2021

 

Traducción: PEC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *