SP — LARRY ROMANOFF — TRATAR CON DEMONIOS — December 03, 2020

 

Tratar con Demonios

By LARRY ROMANOFF, December 03, 2020

 

El Confinamiento

Al estallar la epidemia, China aplicó las medidas más amplias y rigurosas que jamás se hayan adoptado. Wuhan fue cerrado el 23 de enero, y otras varias ciudades de la provincia de Hubei rápidamente después, y luego toda la provincia. (1) Se suspendió todo el transporte público. Se cerraron los aeropuertos, las estaciones de tren, las estaciones de autobuses, los muelles para barcos y transbordadores, se cerraron todas las autopistas de peaje y se bloquearon la mayoría de las carreteras. Todos los subterráneos y autobuses dejaron de funcionar y todas las personas debían permanecer en sus hogares. El confinamiento inicial a finales de enero afectó a unos 20 millones de personas, y se extendió a unos 60 millones en el plazo de un mes, en un momento en el que China sólo tenía unas 500 infecciones. La medida, sin precedentes en los tiempos modernos e indudablemente una decisión difícil, decía mucho sobre la gravedad de la situación y la seriedad con la que el gobierno veía la amenaza para la salud pública. El Presidente Xi de China emitió una advertencia bastante severa en ese momento: “Los gobiernos de todos los niveles están obligados a adoptar resueltamente todas las medidas preventivas para frenar la rápida propagación del virus, y a ser completamente transparentes sobre su situación local para que el país pueda unirse para luchar juntos contra la pandemia y garantizar que el mundo tenga una imagen real de la situación”. Como Xi dejó claro, los errores del pasado no debían repetirse”.

Todas las pruebas sugieren que las autoridades chinas actuaron con eficacia tan pronto como se dieron cuenta del peligro al que se podían estar enfrentando.

Recordando los problemas del SARS, hicieron mucho más. En la mayoría de los grandes centros del país, todas las instalaciones deportivas, teatros, museos, atracciones turísticas, todos los lugares que atraen a multitudes, fueron cerrados, al igual que todas las escuelas. Todos los tours de grupo fueron cancelados. No sólo la ciudad de Wuhan, sino prácticamente toda la provincia de Hubei fue cerrada, con todos los trenes, aviones, autobuses, subterráneos, transbordadores cancelados y todas las principales autopistas y cabinas de peaje cerradas. Miles de vuelos y viajes en tren fueron cancelados hasta nuevo aviso. Algunas ciudades como Shangai y Beijing realizaban pruebas de temperatura en todas las carreteras que conducían a las ciudades. Además, Wuhan estaba construyendo dos hospitales portátiles de 25.000 metros cuadrados cada uno para atender a los pacientes infectados. Además, Wuhan pidió a los ciudadanos que no salieran ni entraran en la ciudad sin una razón de peso, y todos llevaban mascarillas.

La escala del desafío de implementar tal bloqueo era inmensa, comparable al cierre de todos los enlaces de transporte para una ciudad 5 veces más grande que Toronto o Chicago, dos días antes de Navidad. Estas decisiones no tenían precedentes, pero atestiguaban la determinación de las autoridades de limitar la propagación y los daños de este nuevo patógeno. No sólo abordaron la gravedad de la situación sino también la seriedad de la consideración por la salud pública, decisiones desafortunadas y difíciles, ya que la fiesta fue destruida para cientos de millones de personas. La mayoría de los espectáculos públicos fueron cancelados, así como las giras y muchas bodas también. El daño para la economía durante este período, el más festivo de todos, fue enorme. Hong Kong sufriría severamente además de todos sus otros problemas, ya que las visitas de los chinos continentales suelen apoyar gran parte a su economía minorista durante este período.

Y los medios de comunicación occidentales ya se encontraban en plena campaña contra China, (2) algunos afirmaban que los confinamientos y las cuarentenas eran “una violación de los derechos humanos” y en cualquier caso eran ineficaces, con el Sr. Pompeo del Departamento de Estado de los Estados Unidos lamentando ya la “falta de transparencia” del gobierno chino, y el Colegio Imperial de Londres afirmando que las infecciones en China se subestimaban por un factor de diez. (3) Y por supuesto, los amigos de China en Langley, Virginia, estaban ocupados haciendo publicaciones en Weibo afirmando que este era “el fin del mundo” y que todo el mundo estaba “al borde de las lágrimas”, mientras que el UK Guardian afirmaba que “el pánico se estaba extendiendo” por China. (4)

Una semana después de que Wuhan fuera cerrado, prácticamente todo el tráfico ferroviario y aéreo en China fue suspendido para negarle al virus un medio de transporte. Este fue, por supuesto, el más inoportuno de los momentos, con gran parte de la población a punto de viajar a casa para la fiesta del Año Nuevo chino. Todas las áreas de reunión masiva estaban cerradas. Restaurantes, centros comerciales, cines, museos, mercados, centros turísticos y muchos lugares similares fueron cerrados paraevitar las reuniones, y muchas fábricas se vieron seriamente desafiadas por las dificultades inesperadas en su funcionamiento debido a las cuarentenas. Las firmes medidas, aunque eficaces, causaron inevitablemente dolor en algunas partes de la economía china y ciertamente causaron inconvenientes y algunas
dificultades en la vida cotidiana de la gente, pero las medidas sin precedentes
dieron resultados positivos, con una rápida disminución de nuevas infecciones.

Utilizando a Shanghai como ejemplo, a finales de febrero la ciudad sometió a todos los viajeros procedentes de países gravemente afectados a un examen médico en los aeropuertos de la ciudad para prevenir las infecciones importadas. Todos los pasajeros entrantes que habían vivido o viajado a los países más afectados fueron sometidos automáticamente a una cuarentena de 14 días en sus casas o en los hoteles designados. (5) (6) A estos pasajeros no se les permitía tomar taxis ni transporte público, sino que las autoridades aduaneras los llevaban a los lugares de cuarentena designados, donde los trabajadores comunitarios los esperaban con un equipo de funcionarios del vecindario, y un médico y un oficial de policía los guiaban a la cuarentena en sus casas. Este gran grupo estaba formado por voluntarios que vivían temporalmente en hoteles cercanos, evitando sus propios hogares debido al riesgo de propagación del virus. (7)

Los extranjeros nacionales eran considerados con antelación y se les ofrecía la asistencia necesaria en las comunidades en las que vivían para resolver sus dificultades después de entrar en la ciudad. (8) A principios de marzo, China impuso importantes restricciones a los viajes aéreos entrantes y cerró efectivamente las fronteras. A las personas que no tenían un lugar de residencia y un trabajo permanente en Shanghai no se les permitía entrar en la ciudad por carretera, salvo por razones médicas. (9) El Gobierno central suspendió temporalmente la entrada al país a los titulares de pasaportes extranjeros, incluso con visados o permisos de residencia válidos, lo que constituyó una medida sin precedentes pero necesaria para prevenir las infecciones importadas. (10) (11)

Las zonas residenciales de la mayoría de las ciudades chinas están compuestas por comunidades en gran parte autónomas, similares en algunos aspectos a las comunidades cerradas de Occidente, lo que hace que el aislamiento y la cuarentena sean ciertamente más fáciles y eficaces que en los extensos suburbios de América del Norte. En mi comunidad de Shangai, por ejemplo, la carretera que conduce a la comunidad estaba bloqueada, lo que significa que nadie salía ni entraba. Se disponía de permisos especiales para algunos tipos de viajes oficiales o necesidades médicas, pero en la práctica eran pocos. Todos los negocios de la comunidad estaban temporalmente cerrados, así como las escuelas y los lugares de reunión. La mayoría de las personas permanecían en sus casas y, cuando era necesario realizar excursiones breves siempre se usaban mascarillas y se evitaba la proximidad a otras personas.

Pero había mucho más liderazgo y planificación que no eran visibles. Inmediatamente después de ejecutar la cuarentena de la comunidad, los funcionarios locales contrataron a un importante proveedor de alimentos para continuar con las provisiones. Se diseñó una APP para teléfono móvil durante una noche que se utilizaba para hacer pedidos de todos los alimentos, verduras frescas y carne. Cada dos o tres días un camión de reparto pasaba por las barreras y entraba en la comunidad, los conductores tenían prohibido el contacto humano. Cada pedido se embolsaba y sellaba por separado y se colocaba en la oficina del centro comunitario, donde los residentes podían recogerlos y pagar en línea después de la entrega. Un sistema similar se organizó para el suministro regular de medicamentos. Las entregas por mensajería se depositaban en la barrera de la carretera donde los residentes podían ir uno por uno a recoger sus paquetes. Nada se pasó por alto, y la participación obediente fue más o menos total. Se consideraba un deber cívicoque los residentes de la comunidad permanecieran en sus casas, se protegieran unos a otros y evitaran la propagación del virus. Los guardias de seguridad locales demostraron ser extremadamente útiles. Estaban bien informados sobre todos los procedimientos, eran competentes para tomar temperaturas y capaces de tomar decisiones. No tuvimos ni una sola infección.

Como la mayoría de los residentes permanecían aislados en sus casas, las demandas de pedidos y entregas en línea se multiplicaron quizás por un factor de diez, los supermercados y las plataformas de comercio electrónico de Shanghai trabajaron intensamente para asegurar un suministro adecuado de alimentos durante el confinamiento. (12) El aumento de la demanda planteó problemas, porque muchos proveedores de alimentos y empresas de logística ya habían interrumpido sus actividades durante el Festival de Primavera, pero las cadenas de suministro internas de China son excepcionales, mucho más allá de las existentes en cualquier otra nación. Cada uno de los grandes proveedores organizó rápidamente la distribución de entre cinco y diez veces sus cantidades diarias normales, trayendo cada uno cientos de toneladas de alimentos y organizando distribuciones comunitarias. Al mismo tiempo, muchas plataformas de comercio electrónico organizaron rápidamente programas con los fabricantes para obtener suministros médicos urgentes, incluyendo mascarillas, desinfectantes y ropa protectora. La mayoría creó áreas especiales en sus APP de teléfonos móviles para permitir que los residentes comprasen fácilmente todos los artículos necesarios.

 

Liderazgo

Una de las razones por las que los chinos pudieron hacer frente a la epidemia, mientras que el Reino Unido y los Estados Unidos tropezaron en la oscuridad, es que los chinos piensan, con considerable justificación, que han estado bajo un ataque biológico de manera intermitente desde 1950, y por lo tanto se prepararon con planes bien trazados y organizadores competentes para responder a tal evento. Tan pronto como el gobierno central se enteró de la naturaleza específica del brote respondió masivamente, y en gran medida la población comprendió la necesidad de lo que se le pidió y cooperó.

El presidente chino Xi Jinping dijo: “El Coronavirus es un demonio, y no podemos dejar que este demonio se esconda”. Dijo que China “se enfrenta a la grave situación de una propagación acelerada del virus”, que “El pueblo chino está librando una seria batalla contra el brote de la nueva neumonía por coronavirus. La vida y la salud de las personas son siempre la primera prioridad del gobierno chino, y la prevención y el control de la epidemia es la tarea más importante en la actualidad, por lo que yo mismo he estado dirigiendo y desplegando los trabajos”.(13)

El Sr. Xi dio a esta batalla la más alta prioridad, presidiendo personalmente una reunión del Comité Permanente donde escuchaba todos los informes y decidió inmediatamente establecer un grupo del Comité Central del CPC para supervisar el esfuerzo nacional, y también enviar un grupo de planificación de alto nivel a Hubei para dirigir el trabajo sobre el terreno. (14) Poco después de que se produjera el brote y se identificara el patógeno, apareció un Grupo Central de Orientación en Wuhan para supervisar todos los esfuerzos del COVID-19, para liberar al personal médico de las responsabilidades de administración y planificación y para asegurar que se les proporcionara todo lo necesario. (15)

A partir de este liderazgo, las camas de hospital disponibles en Wuhan aumentaron de 5.000 a unas 25.000 en diez días. Fue a partir de esto que cientos de equipos médicos y alrededor de 50.000 médicos fueron enviados de toda China a la provincia de Hubei. Fue de este liderazgo del que surgieron los confinamientos y las cuarentenas, y fue por este liderazgo que las muertes en China se limitaron a poco más de 4.000, la mayoría en Wuhan, y el resto de una nación de 1.400 millones de personas se salvó.

¿Cómo lo hizo China? No fue “China”. Fue el pueblo chino, su civilización y su cultura. Toda la sociedad china se movilizó, no sólo el Gobierno Central o los funcionarios médicos de Hubei, sino todos los ciudadanos, corporaciones, empresas públicas, fundaciones, evaluaron instantáneamente sus capacidades para ayudar, y luego actuaron. (16) Wuhan recibió un oportuno apoyo a gran escala de toda la nación, no sólo para luchar la batalla sino para recuperarse de los efectos de la guerra. No fueron sólo confinamientos y cuarentenas para cortar las vías de escape del virus. Cientos de millones de chinos sacrificaron algo de sus vidas normales para contener la propagación del virus, actuando al unísono y trabajando juntos en una respuesta colectiva. Los occidentales nunca entenderán esto.

Los medios de comunicación de los Estados Unidos estaban muy ocupados echando basura a China por su “lenta respuesta” al virus (mientras ignoraban convenientemente los tres meses perdidos en su propio país), pero los americanos sólo entienden muy poco (si es que entienden algo) de la capacidad de los chinos para una rápida ejecución, que para disgusto de todos los de todas partes se debe principalmente a dos cosas: el sistema político de China y el socialismo incrustado en el ADN cultural chino. Mientras que el Occidente anglosajón es una cultura del “sálvese quien pueda”, los chinos son una civilización y actúan al unísono como tal, con el resultado de que prácticamente todo el mundo está de acuerdo en las cosas importantes para la nación. Así, en ausencia de intereses privados y egoístas en competencia, un plan nacional puede ser concebido, examinado, discutido, aprobado y ejecutado en un tiempo mucho más corto que en un país como los EE.UU., y con la plena cooperación y aprobación públicas.

El sistema político de China está mucho más unificado que en Occidente, lo que hace que los gobiernos locales rindan cuentas al gobierno central, mientras que en las naciones occidentales las autoridades locales son en gran medida autónomas, lo que hace casi imposible la cooperación. Así, en tiempos de emergencia, el bloqueo burocrático simplemente se evapora, y la enorme fuerza de trabajo del país hace posible la rapidez de ejecución sin sacrificar la calidad. Y con la población en general compartiendo ampliamente los objetivos de la nación, los cursos de acción que podrían resistirse en Occidente son ampliamente aprobados en China. Debido a la excelente organización de China, el gobierno central tiene la capacidad de movilizar rápidamente los recursos que necesita. La construcción de un nuevo hospital en diez días o de un nuevo ferrocarril de alta velocidad en uno o dos años es una movilización de la sociedad china dirigida por el gobierno. Debido a que China tiene un solo partido político y a la ausencia total de luchas internas partidistas, el gobierno actúa como una unidad con la población, y una vez que se determina un curso de acción claro y decidido, prácticamente toda la civilización china no sólo está ansiosa por participar sino dispuesta a sacrificarse para hacerlo, algo muy difícil de imaginar para los occidentales. Muchos trabajadores entrevistados en la CGTN se enorgullecen de decir que sólo durmieron dos horas en tres días en la construcción de los nuevos hospitales. (17)

Martin Jacques dijo: “La capacidad de China para hacer frente a este tipo de emergencias está mucho más desarrollada y es mucho más capaz de lo que podría lograr cualquier gobierno occidental. El sistema chino, el gobierno chino, es superior a otros gobiernos en el manejo de grandes desafíos como este. Y hay dos razones: En primer lugar, el estado chino es una institución muy eficaz, capaz de pensar estratégicamente y movilizar a la sociedad. Y la otra razón es que los chinos esperan que el gobierno asuma el liderazgo en este tipo de cuestiones y seguirán ese liderazgo”. (18)

A medida que el número de infecciones superaba la capacidad de los hospitales locales, llegando a 15.000 nuevos pacientes por día en el punto máximo, el grupo de planificación dirigió su atención en primer lugar a la provisión de capacidad hospitalaria adicional, (19) por lo que planificó, diseñó y construyó dos grandes hospitales nuevos. Estos no eran “barracones de huesos endebles” como se los describe en los medios de comunicación occidentales; vistos desde el interior, su apariencia era idéntica a la de cualquier hospital moderno totalmente equipado. (20) (21) Eran unidades modulares de hormigón diseñadas para un rápido montaje, de manera similar a la colocación de contenedores de transporte marítimo uno al lado del otro, con alojamiento completo para aire acondicionado, calefacción, ventilación, presión negativa, abundante electricidad y más. Una vez ensambladas, estas unidades funcionan como un todo, y son un hospital normal con todo el equipo y las instalaciones que normalmente se verían en cualquier hospital. El primero fue construido en diez días por 16.000 hombres, los turnos trabajan las 24 horas del día. El segundo hospital era más grande, y se completó en sólo 6 días. (22) Para despejar y nivelar el sitio y colocar la sub-estructura, había 240 piezas de equipos de construcción trabajando en el mismo sitio a la misma hora, también 24 horas al día. Los medios de comunicación chinos publicaron vídeos a intervalos regulares sobre el proceso de construcción, que fueron sorprendentes de ver. Se construyeron hospitales de este tipo en varias ciudades de la provincia de Hubei.

Inmediatamente después de la finalización del primer hospital, se enviaron más de 3.000 médicos y enfermeras de unos 300 hospitales de todo el país para dotarlo de personal. El grupo hizo mucho más que construir hospitales. Se crearon un total de 16 hospitales temporales mediante la conversión de lugares públicos, se renovaron hospitales existentes para atender exclusivamente a los pacientes de COVID-19, y se convirtieron más de 500 hoteles, centros de formación y sanitarios en lugares de cuarentena. (23) Un hospital improvisado en Wuhan transformó un centro deportivo en una clínica de tratamiento de MTC (Medicina China), mientras que muchos centros de exposiciones y gimnasios se convirtieron en hospitales temporales para aquellos con síntomas leves pero que aún requirieran cuarentena. (24) Este Grupo Guía Central jugó un papel irremplazable en la batalla anti-virus de Wuhan.

De lo que el mundo aparentemente no se da cuenta es que de las 4.600 muertes totales de China, 4.500 de ellas (98%) fueron en la provincia de Hubei. Si los líderes de China no hubieran cerrado inmediatamente la ciudad de Wuhan y luego puesto en cuarentena toda la provincia, el número de muertes bien podría haber sido de cientos de miles. Según un artículo publicado a finales de marzo en la revista Science, (1) el coautor Christopher Dye dijo: “Nuestro análisis sugiere que sin la prohibición de viajar a Wuhan y la respuesta de emergencia nacional habría habido más de 700.000 casos confirmados de COVID-19 fuera de Wuhan para [febrero]. (25) Las medidas de control de China parecen haber funcionado al romper con éxito la cadena de transmisión”.

La mayoría de los países asiáticos siguieron el ejemplo de China, con resultados similares. Los Estados Unidos se negaron a hacerlo, permitiendo que el virus se propagara libremente al evitar los confinamientos y las cuarentenas, y en el momento de redactar el presente informe parece que se dirigen a un mínimo de 100.000 muertes (en su mayoría) innecesarias. La forma americana de tratar la epidemia fue no hacer nada y tirarle piedras a China. (26) En Canadá era igual: Shanghai está a sólo dos horas de Wuhan y no tuvo tiempo de prepararse ni de planificar, sin embargo sólo tuvo unos pocos cientos de infecciones y sólo 7 muertes. Canadá, con una población similar a la de Shangai, a 10.000 km de Wuhan y con meses para prepararse, tuvo más infecciones y muertes que toda China junta.

Por supuesto, no todo fue perfecto. Aceptemos que algunos funcionarios locales de Wuhan se mostraron reacios a enfrentarse a la posibilidad de una gran epidemia en un momento tan crucial y dudaron en dar a conocer el hecho de que ya se estaban produciendo muertes. Si bien eso fue realmente una vergüenza para China, puede demostrarse fácilmente que el efecto neto fue nulo porque el trabajo de los detectives médicos continuó sin cesar, y tan pronto como se descubrió el nuevo patógeno, esa información se hizo pública para China y para el mundo. La renuencia de unos pocos funcionarios locales a darle publicidad a una nueva enfermedad no causó ningún tipo de retraso ni en China ni a nivel internacional, porque hasta ese momento no había ninguna información que comunicar, salvo el hecho de que unas pocas docenas de personas habíanm enfermado de una infección respiratoria inusual. Todas las acusaciones hacia China de hacerle perder a los EE.UU. dos o tres meses de tiempo de preparación eran simplemente humor político juvenil, porque las autoridades chinas comunicaron todo lo que sabían tan pronto como lo supieron.

Para Occidente, esta breve vacilación fue muy positiva porque proporcionó oportunidades ilimitadas (y aparentemente interminables) para su regocijante ataque a China, el oportunismo político en su máxima expresión. Por el contrario, el disgusto dentro de China era real, tanto para el público como para el gobierno central, que inmediatamente despidieron o reemplazaron a esos mismos funcionarios locales. Como país, China se enfrenta a sus errores abiertamente con el público y toma medidas inmediatas. Compare esto con el descubrimiento en los EE.UU. de que la CIA está operando la mayor red de prisiones de tortura en la historia del mundo. ¿Qué es lo que ha pasado? Mucho lamento en los medios, una audiencia fraudulenta en el Congreso, la mayoría de la información clasificada y suprimida, y todo el asunto barrido bajo la alfombra, eliminado del radar de los medios y olvidado rápidamente. Las prisiones de tortura siguen abiertas hoy en día y sólo una persona de menor importancia pagó una pena trivial. Todos los involucrados aún conservaron sus puestos, y nada cambió.

Para un extranjero observando desde dentro, el gobierno y el pueblo chino fueron valientes al asumir esta formidable tarea. Desde el principio pusieron la vida y la salud de las personas en primer lugar. El Gobierno Central movilizó a toda la nación, organizó mecanismos masivos de control y tratamiento, y actuó con apertura y transparencia, con la mayoría de la población haciendo importantes sacrificios sin quejarse.

La cohesión y la coordinación nacional fueron admirables. Los 50.000 médicos de primera línea y muchos otros que fueron a Wuhan eran voluntarios, el 90% de ellos miembros del Partido que habían jurado “soportar primero la carga del pueblo y disfrutar de sus placeres al final”. Para un oído occidental, eso suena sospechosamente como propaganda vacía, pero muchos de estos miembros del personal de primera línea murieron en esa batalla. No fue propaganda para ellos. Zhang Wenhong, un prominente miembro del Partido y Director del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Huashan de Shanghai, dijo: “Cuando nos unimos al Partido, prometimos que siempre daríamos prioridad a los intereses de la gente y seguiríamos adelante ante las dificultades. Este es el momento en que cumplimos con la promesa. Todos los miembros del PCC deben correr a la primera línea. No me importa lo que estabas pensando cuando te uniste al partido. Ahora es el momento de cumplir lo que prometiste. No me importa si estás personalmente de acuerdo o no: no es negociable”. (1) Eso puede sonar muy autoritario para un occidental, pero había mucha compasión detrás de las palabras. Zhang dijo más tarde: “El equipo de primeros auxilios se puso en gran peligro. Están cansados y necesitan descansar. No deberíamos aprovecharnos de la buena gente”. En ese momento, reemplazó a casi todos los médicos de primera línea con miembros de diferentes sectores.

Los occidentales no podemos entender que la sociedad y la cultura de China son mucho más compasivas que las nuestras. Los chinos valoran mucho más a los ancianos que nosotros. En China (como en Italia), los abuelos y los ancianos viven con la familia, nunca son arrojados a los asilos para vivir y morir más o menos solos. Cuando se dieron cuenta de que los ancianos estaban principalmente amenazados por muertes prematuras y dolorosas, los chinos pusieron toda su economía en suspenso para salvar a esas personas.

El Dr. Bruce Aylward, jefe de la Misión Internacional de la OMS, dijo: “Ante una enfermedad desconocida hasta entonces, China ha adoptado uno de los enfoques más antiguos para el control de las enfermedades infecciosas y ha desplegado probablemente el esfuerzo de contención de enfermedades más ambicioso, y yo diría que ágil y agresivo, de la historia”. China adoptó medidas anticuadas, como el enfoque nacional para el lavado de manos, el uso de mascarillas, el distanciamiento social y la vigilancia universal de la temperatura. Pero luego muy rápidamente, a medida que empezó a evolucionar, la respuesta comenzó a cambiar… Así que refinaron la estrategia a medida que avanzaban, y este es un aspecto importante cuando miramos cómo podríamos usar esto en el futuro. La OMS ha estado aquí desde el comienzo de esta crisis, una epidemia, trabajando cada día con el gobierno de China… La OMS estuvo aquí desde el principio y nunca se fue.” Dijo además, “Lo que más me impresionó fue que cada chino tenía un fuerte sentido de responsabilidad y dedicación para contribuir a la lucha contra la epidemia”. El Director General de la OMS, Tan Desai, comentó: “La velocidad y escala de acción de China es rara… y la relevante experiencia es digna de que otros países aprendan de ella”.

El Global Times publicó un editorial titulado: “Los milagros de China están más allá de la comprensión occidental sesgada”, del cual citaré aquí:

“La retórica que acusa a China de ocultar la verdad ya se ha convertido en un cliché. Estos llamados expertos en los EE.UU. siempre presumen que China está equivocada o no es confiable, y luego se esfuerzan por probar la supuesta conclusión con pruebas ambiguas y lógica pervertida. Están acostumbrados a fijar sus ojos en historias ficticias sobre China, pero pocos están dispuestos a aprender sobre lo que realmente está sucediendo en el país. Para un país que ha dejado que la epidemia se salga de control a pesar de las claras advertencias enviadas por China, la lucha anti-virus de China es de hecho un milagro. Pero para la propia China, el resultado parece absolutamente normal y merecido en vista del fuerte sentido de responsabilidad del gobierno por la vida de las personas, la gran capacidad de movilización del sistema de gobierno y la firme voluntad del pueblo chino de apoyar todas las medidas de contención. En ninguna parte podría funcionar esto como funciona en China, y por lo tanto aplicar los modelos de cualquier país a China no tiene sentido. China ha estado haciendo milagros en las últimas décadas gracias a los tremendos esfuerzos tanto del gobierno como del pueblo. Desde la reforma y la apertura, China ha crecido hasta convertirse ápidamente en la segunda economía más grande del mundo y ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza extrema. (27)

The Lancet publicó un artículo en el que se afirmaba que “China merece gratitud, no críticas por su manejo de la pandemia de COVID-19”. El editor de The Lancet, Richard Horton, dijo que los investigadores chinos estaban proporcionando información crucial, pero que nadie en Occidente estaba escuchando, y no se prepararon. En enero, The Lancet publicó cinco artículos que “cuentan la historia de lo que se ha desarrollado en el mundo occidental en los últimos meses”. Mostraron que había surgido un virus mortal que no tenía tratamiento y que podía ser transmitido entre personas. Sabíamos todo esto en la última semana de enero, pero la mayoría de los países occidentales y los Estados Unidos de América desperdiciaron todo febrero y principios de marzo antes de actuar. Esa es la tragedia humana del COVID-19. “Gracias al trabajo de los médicos y científicos chinos que trabajan en colaboraciones internacionales, toda esta información se conoció en enero, pero por razones difíciles de entender, el mundo no prestó atención.Miles de personas murieron innecesariamente como resultado de ello”. (28)

Horton dijo además que los ataques a China por parte de los políticos [americanos] estaban injustificados. “Quiero que conste en acta y agradecer a mis amigos y colegas que trabajan en medicina y en la ciencia médica en China por lo que han hecho. Como he dicho, creo que les debemos mucho… no se merecen críticas, sino nuestra gratitud”. Y hubo más: el 15 de mayo de 2020, The Lancet publicó una evaluación mordaz del manejo de la epidemia del virus por parte de la administración Trump, en la que se instaba a todos los americanos a votar para que el presidente Trump dejara el cargo [por su incompetencia]. “Los americanos deben poner a un presidente en la Casa Blanca en enero de 2021 que entienda que la salud pública no debe estar guiada por la política partidista. (29)

El principal objetivo del Gobierno de China es el rejuvenecimiento de China, en parte demostrado por los decididos esfuerzos realizados para el mejoramiento y el bienestar de su población, lo que se refleja en la credibilidad y el alto nivel de confianza que el pueblo chino deposita en su gobierno. Estos conceptos no existen en Occidente. En los EE.UU., “modelo mundial para todo”, una epidemia de virus se ve a través de las lentes de la especulación de las grandes corporaciones, los enfermos no son seres humanos que necesitan asistencia, sino simplemente un nuevo y lucrativo “mercado” para los que tienen dinero con qué pagar. Un hospital americano no es un lugar para curar a los enfermos, sino una especie de corral lleno de vacas para ordeñar. Esta es la razón fundamental que subyace en el caótico y desesperado enfoque de América para hacer frente a la epidemia. La administración Trump no se ayudó a sí misma y se negó a ayudar incluso a sus amigos, por un lado ignorando el sufrimiento y las dificultades extremas de China, y perdiendo su tiempo anotándose puntos políticos baratos en el escenario mundial, feliz con la pérdida de vidas y el daño económico que China estaba sufriendo.

 

El socialismo en su máxima expresión

El 4 de abril, China celebró en toda la nación un momento de silencio de tres minutos para honrar a los que murieron en el brote de coronavirus, especialmente al personal médico que ahora es visto como “mártires” que cayeron mientras luchaban contra lo que se ha convertido en una pandemia mundial. (30) Las conmemoraciones tuvieron lugar en todas las ciudades principales, pero fueron particularmente conmovedoras en Wuhan, y tuvieron lugar en el tradicional festival Qingming, cuando los chinos visitan las tumbas de sus antepasados. El Consejo de Estado de China ordenó que se ondearan banderas nacionales a media asta en todo el país y en las embajadas y consulados chinos en el extranjero.

Fue muy alentador que, durante la epidemia, los hoteles chinos de propiedad privada en Wuhan proporcionaran voluntariamente habitaciones gratuitas para el personal médico que necesitara descansar. Xiao Yaxing, propietario privado de un hotel de cuatro estrellas de la ciudad, abrió un grupo de debate en WeChat en el que hizo un llamamiento a sus colegas de más de 40 hoteles para que ofrecieran habitaciones a los médicos y enfermeras que trabajaban día y noche para salvar vidas. Dijo que como casi todos los transportes habían cesado en la gran ciudad, era difícil para el personal médico llegar a los hospitales desde su casa y necesitaban lugares de descanso y, como dijo, “muchos hoteles de Wuhan están cerrados para los viajeros, lo que deja muchas habitaciones vacías que podemos ofrecer gratuitamente”. (31) Yi Qingyan, gerente regional del negocio hotelero de Feizhu en la provincia de Hubei, en China central, dijo que cuando se enteró del grupo de Xiao, pidió a los gerentes los hoteles que conocía que proporcionaran habitaciones para el personal médico. (32)

En marzo, el Partido Comunista de China donó 5.300 millones de RMB (750 millones de dólares) para ser utilizados para “extender la solicitud” a los médicos de primera línea, aquellos que sirven a la provincia de Hubei más afectada para fueran favorecidos. (33) El dinero se entregó al Ministerio de Finanzas, al que se encomendó la distribución, con la estipulación de que las familias de los trabajadores médicos que murieran en primera línea serían los destinatarios elegibles, y también que algunos funcionarios de base, agentes de la seguridad pública, trabajadores comunitarios, voluntarios y periodistas de primera línea podrían tener acceso a los fondos. Además, casi 80 millones de miembros del Partido Comunista de China de todo el país donaron más de 8.000 millones de RMB para el esfuerzo contra el coronavirus, y las donaciones seguían llegando en el momento de redactar este informe. ¿No hubiera sido bueno que los partidos republicano o demócrata y los miembros de los partidos hicieran eso por Nueva York?

Al ser una sociedad de orientación social, China también tiene organizaciones benéficas, pero éstas son animales muy diferentes a los que existen en Occidente, muy especialmente a los de América del Norte. Las organizaciones benéficas chinas no gastan el 80% de los fondos recaudados en gastos operativos y requisitos ejecutivos. De hecho, normalmente no recaudan dinero en absoluto, sino bienes reales que se distribuyen a los beneficiarios. Por ejemplo, cuando los hospitales de Wuhan hicieron un llamamiento de ayuda, la Federación de Caridad de Hubei recibió más de un millón de mascarillas y otros suministros médicos que se distribuyeron inmediatamente a los hospitales.(34) En este caso, también recaudaron 30 millones de RMB en efectivo de la comunidad y de los ciudadanos de otras provincias, dinero que se gastó inmediatamente en la compra de más suministros. Además, en China el público puede supervisar la distribución y el uso de los materiales donados, y en el caso del COVID-19, la sede médica provincial estaba disponible para unificar la organización y la asignación de los materiales a los hospitales y centros de tratamiento médico, así como para garantizar la rapidez del transporte y la entrega.

Toda China, de muchas maneras que nunca esperaríamos, se esforzó por expresar su gratitud a los trabajadores médicos que sienten que salvaron a su nación de la catástrofe. Por ejemplo, más de 500 zonas turísticas de China anunciaron la admisión gratuita para todos los trabajadores médicos durante el resto de 2020, como una forma de expresar la sincera gratitud de los ciudadanos locales por el compromiso de los trabajadores médicos durante el brote. (35) Dado que la epidemia del virus dañó gravemente la industria turística interna de China, al menos a corto plazo, la Academia China de Ciencias Sociales realizó una encuesta en la que se preguntó a los ciudadanos sobre sus intenciones de viaje para el resto de 2020. De acuerdo con su informe, Wuhan estaba a la cabeza de la lista de los viajeros chinos, todos los cuales dijeron que querían contribuir a la recuperación económica de Wuhan y Hubei tras la epidemia. (36)

Desde finales de enero hasta abril, las calles de Wuhan estaban desiertas y toda la provincia de Hubei no era mucho mejor, pero a finales de mayo la historia era muy diferente, con gente de todo el país vaciando los estantes de los supermercados de todo lo que Hubei tenía para ofrecer -delicias locales, fideos, patos, cangrejos de río, frutas, productos manufacturados de todo tipo-, todo ello con la intención de elevar la economía de Hubei a su nivel anterior. “Comprando Hubei” se convirtió en una campaña nacional con la participación de ciudadanos comunes, funcionarios, celebridades y corporaciones. (37) Cientos de empresas comenzaron a transmitir en vivo y en línea los productos de Hubei y cientos de millones de chinos estaban gastando dinero, “no por autocomplacencia, sino para extender una mano de ayuda a sus compatriotas en dificultades”. El resultado: se añadieron decenas de millones de dólares a la economía local; se salvaron decenas de miles de empresas y puestos de trabajo”.

En una ocasión, una popular presentadora de transmisión en vivo vendió 150.000 juegos de lápiz labial en cinco minutos. En otro, dos celebridades de la televisión atrajeron a 122 millones de espectadores y vendieron más de 40 millones de RMB de productos de Hubei en un programa de dos horas. En otra sesión, dos celebridades atrajeron a 127 millones de espectadores y vendieron 61 millones de RMB de productos de Hubei, todo el suministro de los populares bocadillos de pato de la provincia se vació en segundos. En otro caso de transmisión en vivo, 6.000 toneladas de cangrejos de río, por valor de 220 millones de yuanes, desaparecieron en minutos, y un gerente de la empresa dijo que su producción diaria de 20.000 paquetes de bocadillos de cangrejo de río se vaciaba en segundos cada día. Dijo, “Los pedidos simplemente explotaron”, añadiendo que nunca había visto nada parecido. (38) Alibaba vendió 20 millones de kilos de productos agrícolas de Hubei hasta la fecha y, según se informa, adquirió 1.000 millones de yuanes de cangrejos de río y 50 millones de yuanes de naranjas locales para vender en sus plataformas. (39) JD.com vendió 1.400 toneladas sólo en la primera semana de abril y prometió vender 6.000 millones de yuanes en productos de Hubei. El aumento del consumo se convirtió en la principal cura para resucitar la economía afectada por el virus en Hubei.

Muchos ciudadanos chinos dijeron que no tenían conocimientos médicos para ayudar a Wuhan durante la epidemia, pero que al menos podían mostrar su apoyo haciendo pedidos. Ese sentimiento resonó tan ampliamente a través de China que millones prometieron “ganar tres jin (1,5 Kg.) de peso” por Hubei. (40) Una presentadora en línea dijo: “Muchos han descrito nuestra cooperación como una muestra de nuestros principios morales y sentido del deber. Pero eso es exagerado. Sólo hago lo que se me da bien para ayudar a Wuhan, para ayudar a las empresas locales a abrir el mercado con la promoción en la transmisión en vivo y para ayudarles a reanudar el trabajo rápidamente”. 

Un Jefe de Partido local en Hubei dijo, “Me conmovió y me alentó completamente la respuesta activa de los consumidores de todo el país al hacer pedidos de productos de Hubei para apoyarnos, lo que refleja plenamente nuestra valiosa tradición china: Cuando uno cae en dificultades, todas las demás partes vienen a ayudar”. Desafortunadamente, ningún otro país podría replicar este modelo económico ya que no tienen la infraestructura o el mercado para algo de esta magnitud, y pocas naciones tienen el sentido de civilización y la profunda cohesión social y cultural que es la fuerza habilitadora.

Además, muchas de las empresas estatales de China se movilizaron para combatir la epidemia, desde las instalaciones de comunicaciones de emergencia hasta el suministro de fondos a las zonas más afectadas. (41) Estas enormes corporaciones chinas son ejemplares en su sentido de responsabilidad social, algunas construyen comunidades de apartamentos de bajo coste que venden a precio de costo o por debajo, muchas construyen y apoyan escuelas y universidades locales, y algunas proporcionan dinero en efectivo para ayudar a eliminar los últimos rastros de pobreza en el país. En 2020, estas empresas están proporcionando más de 3.000 millones de RMB (unos 500 millones de dólares) a los lugares más pobres y muchas han donado suministros médicos masivos y fondos a estas mismas zonas. (42)

 

Suministros médicos

Cuando China experimenta una emergencia grave de salud pública o una emergencia similar, existe el marco para el suministro inmediato de todas las necesidades, que incluyen personal, bienes y materiales, y vehículos de transporte, para ser entregados en el lugar. El Ministerio de Transporte dispuso que se diera prioridad absoluta al transporte de suministros de emergencia y personal médico a Wuhan, mientras que las autoridades médicas nacionales coordinaron los esfuerzos de todos los fabricantes de suministros médicos para identificar y aumentar el suministro de los artículos más urgentes y necesarios. (43) Cuando Wuhan pidió asistencia y suministros al gobierno central se entregaron cientos de toneladas de suministros médicos cada semana, así como decenas de miles de personal médico adicional durante la crisis. (44)

Mucho antes de finales de enero, se había hecho una extensa planificación para aumentar considerablemente el número de camas de hospital para los pacientes con síntomas leves o graves y para los que necesitaban cuarentena y cuidados intensivos. Las autoridades médicas locales requisaron y transformaron 24 hospitales locales en unidades COVID-19. Se designaron siete hospitales exclusivamente para pacientes de COVID-19 con fiebres superiores a 37°C. La Comisión Nacional de Salud dijo: “Wuhan es en realidad una ciudad con ricos recursos médicos, que cuenta con muchos hospitales públicos, cada uno con más de 3.000 camas. Cuando requisamos esos hospitales, cumplieron incondicionalmente”. (45) Además, el gobierno chino requisó centros de exposiciones y estadios, y los convirtió rápidamente
en hospitales temporales para pacientes de COVID-19 con síntomas leves, poniéndolos en cuarentena separados de los pacientes en condiciones más severas. Al mismo tiempo, el grupo de planificación y supervisión preparó y publicó una guía médica para ayudar a los médicos a diagnosticar rápidamente las condiciones y a diseñar tratamientos, esto diseñado específicamente para contener el virus localmente y prevenir su propagación a otras partes de China o al extranjero. (46)

Al mismo tiempo, el Ministerio de Comercio se ocupaba de coordinar la producción y el suministro de todas las demás necesidades diarias de los residentes de Wuhan y Hubei. Se liberaron de las reservas nacionales muchos alimentos, como huevos, pescado, carne de vacuno y de cerdo, y se hicieron arreglos para aumentar la producción y la distribución de verduras frescas específicamente para Wuhan, junto con la supervisión para asegurar que los precios se mantuvieran estables o disminuyeran en lugar de aumentar. (47) La especulación prácticamente no existió en China, con la notable excepción de unas pocas empresas extranjeras. El Ministerio de Comercio Exterior también aseguró la máxima prioridad a todos los vehículos que transportaban suministros a Wuhan, y se alentó a todas las empresas de suministros, incluso a los restaurantes, a que hicieran entregas a domicilio para ayudar a mantener la cuarentena con un mínimo de inconvenientes.

La última parte de enero fue la época más difícil para los hospitales y el personal médico de Wuhan, que recibían unos 15.000 nuevos pacientes con fiebre al día, con todos los recursos al límite y el personal médico sobrecargado de trabajo, luchando por salvar la vida de los pacientes cuando la tasa de mortalidad era inicialmente de alrededor del 10%, un momento verdaderamente oscuro. “Sólo cuando todo el país movilizó todos los recursos médicos posibles para ayudar a Wuhan, la sombría situación cambió y la tasa de mortalidad comenzó a bajar”. (48) Pero a diferencia de la mayoría de las demás naciones, China “tiene ventajas institucionales únicas en lo que respecta a la movilización social”. Una de esas ventajas permitió a las autoridades sanitarias nacionales organizar, reunir y enviar a Wuhan un total de casi 50.000 miembros del personal médico de todo el país, mientras que otros funcionarios médicos supervisaron las tareas de organización de la conversión de los hospitales públicos en unidades COVID-19, designadas para ampliar en gran medida la disponibilidad de las camas de hospital necesarias. (49)

La presión para un tratamiento urgente era tal, que sólo el 15 de febrero se realizó la primera autopsia en el mundo de un paciente de COVID-19, seis semanas después de que se identificara por primera vez el patógeno. Fue entonces cuando los médicos descubrieron que el virus atacaba no sólo a los pulmones, sino también a otros órganos como el corazón y los riñones, así como al sistema circulatorio, alterando así los métodos de tratamiento, pero también ejerciendo una presión aún mayor sobre el personal médico, que estaba sobrecargado de trabajo. Aún así, fue entonces cuando los médicos chinos comenzaron a utilizar el plasma sanguíneo de los pacientes recuperados, así como la aplicación casi universal de la Medicina Tradicional China. Fueron estos descubrimientos y tratamientos los que redujeron casi instantáneamente a la mitad la tasa de mortalidad, especialmente de las infecciones más graves, y aceleraron el tiempo de recuperación. Los medios de comunicación occidentales ignoraron completamente este aspecto, pero se demostró ampliamente que la MTC fue quizás el factor principal para reducir la tasa de mortalidad al estimular el sistema inmunológico de los pacientes.

A finales de marzo la crisis de Wuhan se estaba mitigando mientras la demanda de suministros médicos aumentaba exponencialmente en todo el mundo, con las fábricas más importantes de China funcionando las 24 horas del día mientras intentaban simultáneamente mantener la calidad y abastecerse de materias primas a nivel internacional. Había una gran cantidad de organización entre bastidores para coordinar la fabricación, así como para ampliar los canales de transporte nacionales e internacionales, que estaban sufriendo enormemente debido al colapso de la industria del transporte aéreo y la consiguiente falta de espacio de carga. Los obstáculos logísticos eran enormes en todas las categorías, y una gran parte de la sociedad comercial china se lanzó a la lucha en un esfuerzo sincero por ayudar en lo que ya era una pandemia mundial. Los fabricantes de automóviles chinos, inactivos debido a la pandemia, se re-equiparon en una semana y comenzaron a fabricar mascarillas, trajes para materiales peligrosos y otros suministros por miles de millones. La demanda internacional fue tal que más de 12.000 empresas en China comenzaron a producir mascarillas y respiradores, elevando el total a más de 50.000 empresas de este tipo, de las cuales aproximadamente un tercio eran exportadoras certificadas. (50)

Gracias a sus medios de comunicación, que estaban demasiado ocupados golpeando a China para entender los acontecimientos, los occidentales no tenían ni idea de la abrumadora demanda de suministros médicos ni de la urgencia de esas demandas. Una sola compañía, Beijing Aeonmed, que fabrica respiradores, se mantuvo funcionando 24 horas al día, pero fue abrumada por decenas de miles de pedidos simultáneos en el extranjero de casi 50 países. (51) Y no estaban solos, lo que explica el gran número de otros fabricantes que se re-equiparon en un intento de ayudar a otras naciones que vivían entonces la experiencia de Wuhan, en muchos casos, como en los EE.UU., con poco o ningún apoyo del gobierno central.

La situación era tan grave que muchos países, en particular Italia, y muchas ciudades, en particular Nueva York, tenían tanta falta de suministros que declaraban abiertamente que su personal médico se veía obligado cada día a decidir quiénes vivirían y quiénes morirían. En ese contexto, las empresas chinas, por iniciativa propia, absorbieron los gastos de re-equipamiento, de organización de aviones y de trenes fletados especialmente para traer de vuelta a su personal, del abastecimiento de materias primas, y luego se lanzaron de cabeza a una nueva industria para ayudar a combatir una pandemia mundial cuya magnitud y mortalidad aún se desconocían en gran medida. Y fue en este contexto en el que los medios de comunicación de los Estados Unidos dedicaron todo su tiempo a denigrar a “China” por sus esfuerzos “lentos e insuficientes”, por la habitual “falta de transparencia”, y a desestimar de manera desproporcionada las pocas quejas por una calidad insatisfactoria. En este contexto en el que los fabricantes de automóviles y los envasadores de salmón en conserva estaban fabricando de repente mascarillas quirúrgicas y trajes para materiales peligrosos, podemos estar realmente sorprendidos de que la calidad fuera tan buena como lo fue.

Aunque China todavía no estaba fuera de peligro, el gobierno chino estaba haciendo todo lo posible por donar suministros a los países necesitados de todo el mundo, pero la demanda local seguía siendo alta y la demanda de exportaciones comerciales estaba aumentando exponencialmente, mucho más que la oferta potencial combinada de China. Como ejemplo, sólo en un fin de semana, Francia ordenó mil millones de mascarillas que requirieron 56 vuelos de carga para transportarlas, por no hablar de la logística de fabricación. Parte del problema era que la mayor parte de la carga aérea se transportaba en vuelos regulares en aviones de pasajeros, pero con el colapso de la industria aérea no había aviones de pasajeros. Con el fin de acomodar la extrema necesidad internacional, China Eastern Airlines despojó durante la noche todos los asientos de sus aviones de pasajeros y los cargó con máscaras N95 para Francia, al igual que lo hicieron para otras naciones.

Este tipo de ajuste a las circunstancias, que yo sepa, no ocurre en ningún otro país de la tierra. Los chinos, al enfrentarse a exigencias aparentemente imposibles, simplemente se ponen a la altura del desafío, encuentran una solución y la ejecutan inmediatamente. “Al igual que la respuesta a la epidemia en sí, China está haciendo un esfuerzo a nivel nacional para asegurar los suministros médicos para apoyar la batalla global contra la pandemia del coronavirus”. SF Express, una de las principales empresas de transporte urgente de China, abrió nuevas rutas, incluso a Nueva York, y entregó casi 1.000 toneladas de suministros médicos a más de 50 países, y muchas otras aerolíneas y empresas chinas de transporte urgente hicieron más o menos lo mismo. (52)

Había aún más en el liderazgo, planificación y organización que no eran aparentes para nadie en Occidente. El gobierno chino, al tiempo que se ocupaba de todas las demás presiones nacionales e internacionales sobre la pandemia, también recordaba a sus estudiantes que estudiaban en el extranjero y distribuyó más de 11 millones de mascarillas y 500.000 kits de salud con material de desinfección y manuales de protección de la salud a los estudiantes chinos que estudiaban en el extranjero. (53) Estos envíos pasaron por alto a los gobiernos locales, siendoentregados a las embajadas y consulados chinos para ser distribuidos directamente a los estudiantes.

No sólo se trataba de suministros médicos, sino también de traslados de personal médico que fueron organizados por el gobierno central de China, para ayudar al país a hacer frente a la epidemia. Uno de los primeros actos del gobierno fue seleccionar a unos 500 de los mejores expertos de las universidades médicas militares, aquellos con experiencia previa en el SARS y el MERS, y en el Ébola, y enviarlos a Wuhan para ayudar a dirigir la batalla. Hubo muchos otros equipos de este tipo, compuestos por expertos en salud respiratoria, enfermedades infecciosas, control de infecciones hospitalarias, y establecimiento y gestión de unidades de cuidados intensivos, que fueron enviados a los hospitales de Wuhan con un gran número de pacientes con neumonía relacionada con el virus. Zhou Xianzhi, Presidente de la Universidad Médica de la Fuerza Aérea, dijo: “Enviamos a nuestro mejor personal a varios departamentos clínicos. Tienen una rica experiencia en la lucha contra enfermedades contagiosas. Algunos de ellos participaron en misiones importantes como la batalla contra el SARS y la lucha contra el Ébola en África, así como en rescates de terremotos”. Estos fueron voluntarios que cancelaron su plan de pasar el Año Nuevo Lunar chino con sus familias, la mayoría diciendo que se sentían “extremadamente honrados” de unirse a esta misión nacional. (54) Asimismo, inmediatamente después del descubrimiento de la eficacia de la capacidad de la MTC para moderar las infecciones graves, se envió a Wuhan desde Shangai a un equipo de 122 especialistas en MTC con planes de tratamiento ya preparados para la aplicación combinada de medicinas occidentales y chinas. (55)

 

Preocupaciones por la calidad

“A medida que China ha montado un esfuerzo nacional para producir suministros médicos que se necesitan desesperadamente, se han planteado preocupaciones sobre la calidad de algunos equipos fabricados en China, y algunos medios de comunicación y políticos extranjeros han intentado incluso exagerar los recientes incidentes para difamar el sector manufacturero de China y su intención de ayudar a otros países”. El Financial Times citó ejemplos de que los Países Bajos, España y Turquía “rechazaban” las mascarillas y los equipos de pruebas fabricados en China, y otros llegaron a afirmar que las mascarillas chinas podrían enfermar a la gente e incluso matarla.

Hubo unos pocos casos de venta de productos inadecuados, pero al examinar los detalles eventuales parece que los informes de los medios de comunicación fueron conscientemente sensacionalistas y muy exagerados, culpando en todos los casos a “China” de los productos de un fabricante y de las acciones de unos pocos agentes incompetentes o no escrupulosos, la mayoría de los cuales no eran chinos. En realidad, el entorno de calidad general era demasiado complicado para permitir la comprensión dentro del ámbito de los pocos bytes de sonido en los medios de comunicación. Si bien existían riesgos de problemas de calidad en la fabricación, el uso de canales de adquisición inapropiados y las fluctuaciones de las reglamentaciones y normas extranjeras eran las responsables de gran parte de los problemas. Otra cuestión era que en dos o tres casos destacados los compradores no tenían experiencia en la aplicación de pruebas médicas delicadas o incluso en el almacenamiento y la manipulación de las mismas. Para agravar aún más el problema, se demostró que el virus se prestaba más fácilmente a ser sometido a pruebas en etapas posteriores de la progresión.

El Global Times de China realizó una labor encomiable de investigación de todo el proceso de suministro médico, entrevistando a fabricantes y distribuidores, conocedores de la industria y usuarios finales, y llegó a la conclusión de que la gran mayoría de los equipos médicos fabricados en China estaban a la altura de las normas (56), y que la mayor parte del ruido se debía, en primer lugar, a la fuerte politización por parte de los Estados Unidos del papel de China en el proceso de suministro y, en segundo lugar, a una gran desinformación deliberada por parte de los medios de comunicación americanos.

En un caso que se hizo público, las autoridades holandesas ordenaron la retirada de 600.000 mascarillas (57) por falta de capacidad para filtrar un 95% de las partículas transportadas por el aire. Un ejecutivo del fabricante chino declaró que el mundo experimentaba tal escasez de tejido fundido apropiado que cada vez era más difícil superar el 70% (en lugar del 95%), y que casi todo ese tejido se importaba de Suiza y Turquía. La culpa, tal como era, no se debía a la baja calidad de la fabricación en China sino a la degradada capacidad de producción de las empresas de Suiza y Turquía que proporcionaban las materias primas. No obstante, “China” se llevó toda la culpa en el mentón. La cuestión de la calidad de las mascarillas se volvió aún más absurda, puesto que los Países Bajos y Bélgica ya habían dejado claro que esas mascarillas fabricadas en China obtenidas por agentes locales eran “productos comerciales hechos para uso no médico”, es decir, mascarillas de lijado o de pintura en aerosol y cosas por el estilo. (58)

Dicho esto, es cierto que las autoridades chinas descubrieron algunas empresas dedicadas a la producción y venta ilegal de mascarillas y otros productos médicos, y aunque respondieron con una inmediata y agresiva represión, algunos de esos productos llegaron efectivamente a los mercados extranjeros. El Gobierno realizó más de una docena de barridos en todo el país y dio mucha publicidad a las confiscaciones de productos y a las multas impuestas para disuadir de tales prácticas.

Pero los asuntos eran de mucho mayor alcance que esto. El gobierno nacional de China estableció listas de empresas cualificadas para fabricar diversos suministros médicos para su uso contra el coronavirus, y recomendó encarecidamente que las compras se hicieran sólo a esas empresas y sólo a través de los canales oficialmente recomendados. Sin embargo, ante la urgencia de la necesidad y el pánico ocasional, muchos agentes, compradores y usuarios finales extranjeros hicieron caso omiso del gobierno chino con resultados previsibles en las normas de calidad. Además, la Unión Europea en general estaba tan ansiosa por obtener suministros que renunciaron a los requisitos formales y permitieron la importación de los productos antes de que éstos obtuvieran la aprobación reglamentaria. Como señaló el Global Times en su informe, los funcionarios holandeses del ejemplo anterior “se negaron a revelar la fuente o el canal” de las mascarillas que más tarde consideraron inadecuadas, ya que muchas de esas compras se habían realizado por canales no autorizados y no verificados por el gobierno chino. Pero “China” aún así se llevó la culpa.

El Global Times informó: “Aunque las autoridades médicas locales y las embajadas chinas han explicado el malentendido y el uso indebido de los equipos de prueba, la cobertura mediática de los productos chinos que salvan vidas ha hecho caso omiso de estas aclaraciones, lo que revela los motivos poco amistosos de algunos países. Creo que la cuestión de la calidad que informan algunos medios de comunicación se ha politizado. No pueden probar que los kits de prueba reportados tengan problemas de calidad, porque el uso y el transporte [de los kits] puede influir en su estabilidad y sensibilidad”, dijo un empleado del proveedor de kits de prueba Beijing Beier Bioengineering al Global Times. Los trabajadores médicos que no estaban familiarizados con los productos pueden haber tenido algunas dificultades que podrían afectar a la exactitud de sus resultados. El empleado de Beier añadió que el personal médico chino también tuvo problemas al utilizar los kits de prueba en las primeras etapas del brote, y que cualquier confusión se resolvió después de la capacitación técnica”. (59)

También hubo casos de equipos de prueba que se enfrentaron a afirmaciones de insensibilidad o inexactitud. España retiró unas 8.000 pruebas de este tipo, y los medios de comunicación occidentales hicieron mucho ruido sobre las afirmaciones de la República Checa de pruebas inexactas o insensibles. Sin embargo, en el caso checo, sus funcionarios simplemente no comprendían los métodos de aplicación adecuados. El fabricante preparó finalmente vídeos de instrucciones que ilustraban y explicaban los métodos precisos de administración de las pruebas, tras lo cual los resultados fueron perfectamente aceptables. Esto ocurrió más de una vez, e incluso los equipos de prueba fabricados por empresas que aún no estaban en la lista aprobada tuvieron el mismo resultado satisfactorio cuando se emplearon los métodos adecuados. En los países occidentales ocurrió con sorprendente frecuencia que el personal médico admitió finalmente que nunca había administrado esas pruebas y que no tenía una idea clara del procedimiento adecuado, y en muchos casos simplemente no siguió las instrucciones.

Una parte importante del problema general de la calidad era que las empresas y los gobiernos extranjeros estaban demasiado ansiosos por satisfacer su gran y creciente demanda de suministros, y en lugar de hacer cola en una fábrica reconocida contrataban a sus propios agentes privados para intentar cortocircuitar el proceso, agentes que, para satisfacer a sus ansiosos clientes, a menudo recurrían a fabricantes no aprobados con la esperanza de que sus acciones no fueran descubiertas más tarde. El resultado fue que “China” también asumió esta culpa en el mentón, con la gran ayuda de los politizados medios de comunicación occidentales.

Como un ejemplo ilustrativo de la presentación en los medios de comunicación de los problemas con los suministros médicos, un artículo del UK Telegraph decía “El gobierno pide el reembolso de millones de pruebas de anticuerpos contra el coronavirus”, (60) afirmando que eran “demasiado poco fiables para ser utilizados por el público”. Según el Telegraph, el gobierno del Reino Unido ordenó 3,5 millones de esas pruebas “principalmente a fabricantes chinos”, señalando luego que otros 17,5 millones habían sido comprados a empresas de los EE.UU. y el Reino Unido, sin que ninguna fuera suficientemente fiable. Pero para ese momento, el 10% de las compras de China había recibido el impacto mediático de todo el lote. Pero una vez que el humo de los medios de comunicación se disipó y “China” fue suficientemente alquitranada y denigrada una vez más, los funcionarios de salud del gobierno del Reino Unido admitieron que las pruebas desarrolladas en China fueron creadas y diseñadas principalmente para su uso en pacientes “con una carga viral muy grande”, en otras palabras, aquellos más gravemente infectados, y no destinadas a pacientes que sufren sólo síntomas leves de infecciones menores. La dificultad con las pruebas del Reino Unido no fue un problema de calidad de “China”, sino que los médicos del Reino Unido esperaban pruebas con un rango de detección más amplio. Esto fue un poco como comprar un “vehículo” y luego decepcionarse porque no podía funcionar como un coche deportivo y como un camión de basura, difícilmente por culpa del fabricante. Y finalmente, en el penúltimo párrafo del artículo, el Telegraph se acordó de informar que el gobierno del Reino Unido no estaba exigiendo reembolsos, sino que estaba negociando con los fabricantes para aumentar la sensibilidad de las pruebas. Al final, mucho ruido y pocas nueces.

Fox News se unió al desfile gritando: “CHINA SACA PROVECHO CON EL CORONAVIRUS, VENDE EN ESPAÑA 467 MILLONES EN SUMINISTROS, ALGUNOS DE ELLOS INSERVIBLES”. España compró 950 respiradores, 5,5 millones de equipos de prueba, 11 millones de guantes y 500 millones de mascarillas. La parte “inservible” fueron 9.000 kits de prueba rápida (de 5,5 millones) que carecían de la sensibilidad que España quería. (61)

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, acusó a China de enviar a los EE.UU. kits de pruebas de anticuerpos de “baja calidad e incluso falsificados” y de “sacar provecho” del brote. (62) El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió que las observaciones de Navarro eran “infundadas y extremadamente irresponsables”, afirmando que China había exportado decenas de millones de pruebas de COVID-19, que habían sido ampliamente aclamadas por la comunidad internacional, y que el país no había recibido ninguna información de los compradores y usuarios americanos sobre problemas de calidad. (63) (64)

Para finales de abril de 2020, las empresas chinas habían exportado decenas de millones de equipos de ensayo, además de miles de millones de mascarillas y miles de toneladas de otros suministros a casi 200 países, todo lo cual fue ampliamente elogiado por la comunidad internacional. Barbara Woodward, embajadora británica en China, expresó su profundo aprecio y satisfacción por los productos y la rapidez de respuesta, y muchas otras naciones se mostraron efusivas en su gratitud tanto por los envíos comerciales como por las donaciones de China. (65) Las empresas chinas enviaron enormes volúmenes de toda clase de suministros médicos a los EE.UU. sin que los compradores o usuarios americanos se quejaran ni una sola vez de la calidad de los equipos de prueba y de otros productos. Pero tampoco una sola palabra de elogio o de aprecio de los americanos. En cambio, los hospitales de los EE.UU. se mantuvieron en silencio mientras que el gobierno de los EE.UU. y los medios de comunicación estaban llenos de calumnias sin parar durante meses.

En toda esta confusión, los medios de comunicación de los EE.UU. no se dieron cuenta de que los propios EE.UU. lideraban la competencia mundial en productos médicos defectuosos. A mediados de febrero de 2020, la AFP informó que incluso en países pequeños como Corea del Sur habían realizado cientos de miles de pruebas mientras que los EE.UU. estaban por debajo de las 8.000, la razón era que todas las pruebas producidas por el CDC y las empresas americanas eran defectuosas e inútiles. (66) (67) (68) Los kits producirían resultados opuestos en el mismo paciente al mismo tiempo, o claramente pasarían por alto infecciones graves mientras declaraban infecciones en pacientes limpios. El CDC finalmente tuvo que instruir a todos los hospitales y clínicas para descartar las pruebas como inútiles. (69) De nuevo, a principios o mediados de abril, los medios de comunicación americanos informaron de que el CDC todavía no podía producir pruebas  utilizables, esta vez porque los kits de prueba estaban contaminados con el coronavirus para el que se iban a realizar las pruebas. Esto se atribuyó a “un flagrante fallo científico” en el laboratorio central del CDC. (70) (71)

Para empeorar aún más las cosas, el CDC envió esas pruebas defectuosas no sólo a todo el país sino que las vendió a 34 países de todo el mundo, y no surgió ninguna evidencia en ningún lugar que sugiriera que el CDC informase a esas otras naciones de la inutilidad de sus pruebas. Hasta donde yo sé, el Reino Unido fue la única nación que descubrió esto, a su propio coste. (72) Decir que las pruebas exportadas del CDC eran inútiles sería quedarse corto. El presidente John Magufuli de Tanzania se quejó de que varias frutas, una cabra y una codorniz dieron positivo con las pruebas americanas para el coronavirus. (73)

Parece que la “reserva nacional” de los EE.UU. no fue una mejora con respecto al CDC. (74) A principios de abril, los medios de comunicación informaron de que muchos estados recibieron mascarillas médicas que estaban podridas, con fecha de caducidad en 2010, y que 150 respiradores (a 30.000 dólares cada uno) enviados a Los Ángeles estaban rotos, defectuosos y les faltaban piezas. (75) (76) (77) Pero no hay problema. ABC News y otros medios de comunicación de los EE.UU., incluyendo los canales militares de los EE.UU., publicaron docenas de artículos titulados, “¿Tiene una camiseta limpia? Es todo lo que necesita para hacer esta mascarilla”. (78)

Y a finales de abril, el UK Telegraph informó que el personal del NHS del Reino Unido “había recibido pruebas de coronavirus defectuosas”, pero amablemente no mencionó que el CDC de los EE.UU. las había suministrado. (79) E incluso las críticas fueron silenciadas: las pruebas fueron descritas como “menos fiables de lo que se pensaba debido a un rendimiento ‘degradado'”, y que producían “resultados discordantes”, y que “se ha encontrado que son defectuosas y ya no se debe confiar en ellas”. (80) La Ministra de Salud, Helen Whately, admitió que “algunas de las primeras pruebas fueron evaluadas y la evaluación fue que no eran suficientemente eficaces”, diciendo que todos los pacientes serían llamados para una segunda prueba, y que este era un “proceso normal” cuando se hacía una prueba para una nueva enfermedad. (81) Ninguna difamación, ninguna crítica, ninguna condena. En cambio, los británicos y sus medios de comunicación se apresuraron a señalar que todas las pruebas tienen un margen de precisión de error que depende de la habilidad con la que se administran, entre otros factores. Ojalá hubieran sido tan amables y comprensivos con China.

Shanghai Dasheng es uno de los mayores fabricantes del mundo (y el estándar del oro mundial) de mascarillas N95 y uno de los pocos certificados para hacer N95 aprobadas por la NIOSH de los EE.UU. La compañía trata directamente con compradores médicos solamente, y declara en su sitio web: “No tenemos ningún distribuidor, concesionario o fábrica filial. Tenga cuidado con las falsificaciones”. Pero algunas mascarillas (que eran claramente falsas y que eran modelos que la compañía no exportaba) que llevaban el nombre de esta compañía aparecieron en los EE.UU., aparentemente compradas a través de terceros desconocidos. (82) Esto fue interesante. Cuando alguien copia ilegalmente un producto americano, los culpables (normalmente se dice que son chinos) son condenados enérgicamente por violar a una empresa americana castamente inocente y al menos seis de los Diez Mandamientos. Pero claro, esto es China, y las cosas son aparentemente diferentes aquí. En el informe de noticias anterior, la prensa americana escribió: “AP no pudo verificar independientemente si [Dasheng] está haciendo sus propias falsificaciones”. Encantador.

 

Veamos los índices de mortalidad

Al final de la epidemia, China informó de 4.645 muertes por coronavirus, mientras que el total de muertes en los Estados Unidos, 90.000, seguía aumentando rápidamente. La tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes era de 26,0 para los EE.UU. y 0,33 para China. Podemos preguntarnos legítimamente por qué las cifras de China parecen tan inferiores a las de los Estados Unidos y de gran parte de Europa, pero no necesitamos seguir el enfoque del Presidente de los Estados Unidos, Trump, para preguntar repetidamente en la televisión nacional: “¿Alguien cree realmente en estas cifras?”, (83) insinuando que China deliberadamente subestimó sus muertes.

Hay muchas razones que explican las tasas de infección y mortalidad relativamente bajas de China. En primer lugar, si dos países tienen la misma tasa de mortalidad, la muerte por cada 100.000 personas para el país con mayor población será menor; la población de China es casi cuatro veces mayor que la de los Estados Unidos. En segundo lugar, debido al cierre inmediato de Wuhan y Hubei, casi todas las muertes de China se limitaron a esa zona: de las 4.645 muertes de China, 4512 (97%) se produjeron en Hubei y todo el resto del país tuvo poco más de 100 muertes. El resultado estadístico fue que la tasa de Wuhan fue de 35,2, la de Hubei de 7,6, y la de China de 0,33, comparable a 26 para los EE.UU. Además, todas las provincias y las principales ciudades ejecutaron su propia versión de confinamiento y cuarentena, literalmente impidiendo que el virus entrara aunque se escapara de Hubei. Las medidas de China rompieron la cadena de transmisión y contuvieron el contagio dentro de la provincia de Hubei. Las duras medidas en Wuhan le dieron al resto de China tiempo para prepararse y ejecutar sus propias restricciones, y China le dio al resto del mundo por lo menos dos y probablemente tres meses para prepararse para la epidemia. Mirando las estadísticas de abajo, se puede ver qué países siguieron el ejemplo de China y cuáles no.

Aún en la escala anterior para los EE.UU., Nueva York estaba en 140,0, Nueva Jersey en 107,0, Connecticut en 85 y Massachusetts en 75, mientras que algunos estados estaban cerca del cero. (84) Comparativamente, dentro de China, y debido a las agresivas cuarentenas, Shangai estaba en 0,02 y Pekín similar. En cuanto a Europa (en la misma escala de tasa de mortalidad por cada 100.000), Bélgica fue golpeada muy duramente con 76, con España, Italia, el Reino Unido, Francia, Suecia y los Países Bajos bajando de alrededor de 60,0 a cerca de 35,0. (85)

La presentación televisiva hecha por el Sr. Trump y el Dr. Brix seleccionó una métrica que colocó a los EE.UU. muy por debajo en la lista de muertes y mostró una lista cuidadosamente seleccionada de países que parecían colocar a China en Marte. Una mentira por omisión sigue siendo una mentira, pero esta disparidad requiere un contexto para su comprensión, así que miremos a Asia.

Primero, aquí está la lista original presentada por Trump y Brix, actualizada a la fecha de redacción:

COVID-USA, Mortalidad por cada 100.000 habitantes

Bélgica – 76,2

España – 59,7

Reino Unido – 51,2

Italia – 49,9

Francia – 42,3

Suecia – 37,7

Países Bajos – 32,7

Estados Unidos – 27,8

Suiza – 21,9

Canadá – 16,1

China – 0,33

Ahora, miremos a Asia:

Filipinas – 0,83

Japón – 0,61

Corea del Sur – 0,52

Indonesia – 0,44

Australia – 0,40

Malasia – 0,40

Singapur – 0,38

China – 0,33

Hong Kong – 0,06

Taiwán – 0,03

Macao – 0,00

India – 0,23

Bangladesh – 0,21

Tailandia – 0,08

Myanmar – 0,01

Vietnam – 0,00

Debería quedar claro que no hay nada inusual en los números de China, y por lo tanto parecería que si China estuviera mintiendo como el Sr. Trump sugirió, eso significaría que toda Asia está mintiendo. De hecho, no hay ningún tipo de evidencia que sugiera que los países estaban subestimando deliberadamente las infecciones o las muertes, excepto los propios EE.UU.

 

Ayuda extranjera

Cuando el COVID-19 hizo erupción por primera vez en China, varios países acudieron inmediatamente en ayuda de China con suministros médicos escasos y muy necesarios. Corea del Sur fue un ejemplo, y a cambio, cuando la situación empeoró en Corea del Sur, el gobierno chino envió grandes cantidades de suministros médicos y más de 20 gobiernos locales de China donaron mascarillas, ropa protectora, gafas, equipos de pruebas, termómetros y otros materiales. La situación fue similar con Pakistán, que envió aviones cargados de suministros médicos, el gobierno chino devolvió más tarde el favor con grandes volúmenes de suministros y asistencia para la
construcción de un hospital de cuarentena. (86) Muchas provincias y ciudades de China donaron independientemente mascarillas a Islamabad y a Karachi.

China estaba enviando suministros y asistencia a otros países mucho antes de recuperarse totalmente de sus propias dificultades. El Presidente Xi Jinping subrayó en múltiples ocasiones que la seguridad de la salud pública era un desafío común al que se enfrentaba la humanidad, y que todos los países debían unir sus manos para afrontarlo. China se veía a sí misma como tal vez el único país del mundo capaz de ayudar a las naciones más pequeñas en diferentes estados de emergencia médica. La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, expresó su gratitud en un discurso grabado en vídeo y difundido en toda Europa, y los ciudadanos chinos en el extranjero tenían motivos fundados para estar orgullosos de su nación. Zhang Yujie, un estudiante chino en Francia, dijo: “Los esfuerzos de rescate de nuestra madre patria me dan ganas de llorar”. (87)

Tan pronto como las circunstancias en el país lo permitieron, China comenzó a enviar sus suministros médicos a todo el mundo. Esto no fue tan fácil como podría parecer, ya que gran parte de la carga aérea mundial se transporta en vuelos regulares de pasajeros, pero como la industria aérea se derrumbó debido al virus, estos vuelos casi desaparecieron. (88) China Southern Airlines, la mayor compañía aérea del país, convirtió rápidamente cientos de aviones de pasajeros en aviones de carga, y a finales de abril enviaba semanalmente casi 200 vuelos internacionales de carga para apoyar la lucha mundial contra la pandemia del coronavirus. (89)

China también compartió cientos de documentos sobre la prevención y el control del COVID-19 y su diagnóstico y tratamiento, con grupos en más de más de 100 países, seguidos de múltiples intercambios técnicos que incluyeron debates personales y teleconferencias. (90) En un corto espacio de tiempo, China publicó siete ediciones diferentes de una directriz sobre el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad y seis ediciones de un plan de prevención y control de la enfermedad, ambos traducidos a docenas de idiomas.

El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei donó incontables millones de mascarillas y otros artículos a la mayoría de los países donde tiene personal y hace negocios. Cuando los Estados Unidos cancelaron todas las exportaciones de suministros médicos a Canadá en abril, la escasez de suministros del país se hizo desesperada, por lo que Huawei envió silenciosamente millones de mascarillas, además de gafas, guantes y otros equipos de protección a Canadá para ayudar a los trabajadores médicos de primera línea a hacer frente a la situación. (91) Pero Canadá se negó a reconocer públicamente los regalos. El Primer Ministro del Canadá, Justin Trudeau, se limitó a decir a los medios de comunicación que Canadá recibiría un envío de millones de mascarillas de “países y empresas no identificadas”, y el gobierno de Columbia Británica, que era el principal beneficiario de los suministros, fue tan mezquino que le dijo a los medios de comunicación canadienses: “La provincia tiene muchas fuentes de suministro… No compartimos detalles sobre nuestros proveedores”. Otros en Canadá llegaron a acusar a Huawei de “generosidad política”, y Trudeau incluso dijo que las donaciones de suministros médicos de empresas extranjeras “no cambiarán la opinión del gobierno sobre esas empresas en el futuro”. Es conmovedor.

El Grupo Fosun de China donó un gran lote de suministros médicos a Portugal, incluyendo un millón de mascarillas y 200.000 kits de prueba, al igual que muchas otras empresas chinas. La Fundación Fosun de Shangai donó grandes lotes de mascarillas para hospitales de Italia, y coordinó con otras empresas y fundaciones más de 10 envíos de suministros médicos a países como Italia, Japón, Gran Bretaña y Francia. El fabricante de automóviles chino Geely donó grandes cantidades de suministros médicos a 14 países, entre ellos Suecia, Alemania, Italia, España, Bielorrusia y Gran Bretaña.(92) Las empresas privadas y las empresas públicas chinas construyeron y suministraron laboratorios de pruebas completos de COVID-19, y construyeron o renovaron hospitales en muchos países. El Grupo BGI de China construyó dos laboratorios de pruebas en Serbia, en 12 días, y donó todo el equipo y los instrumentos básicos. (93) La Ingeniería de Construcción del Estado de China ofreció un servicio de renovación gratuito para un hospital en Etiopía, transformando salas normales en instalaciones para virus.  (94) (95)

Muchas fundaciones chinas donaron suministros médicos para apoyar a los países más pequeños. La Fundación Jack Ma y la Fundación Alibaba donaron 7,5 millones de mascarillas, 485.000 equipos de prueba y 100.000 conjuntos de ropa protectora, así como respiradores y termómetros a 23 países, entre ellos Azerbaiyán, Bhután, la India, Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán y Vietnam. (96) La Fundación Jack Ma también donó una gran cantidad de suministros médicos a 54 países africanos. (97) La provincia noroccidental de Gansu, probablemente la más pobre de China, donó a Zimbabwe dos envíos que incluían decenas de miles de mascarillas y trajes protectores, además de grandes donaciones de suministros médicos de otras fundaciones chinas. (98) Varias entidades de China, incluidas empresas, organismos sociales y el gobierno chino, donaron muchos envíos aéreos de suministros a Irán, incluidos equipos de pruebas y respiradores, lo cual es especialmente importante, porque las sanciones económicas de los Estados Unidos impedían que Irán poseyera las divisas necesarias para adquirir suministros médicos en el extranjero. (99) China también envió varios equipos de expertos médicos a
Irán para ayudar a evaluar la situación y proporcionar orientación y asistencia.

Incluso las pequeñas asociaciones chinas se mostraron activas en su ayuda. Los grupos comunitarioschinos del Reino Unido recaudaron dinero y recogieron suministros médicos de más de 100 comunidades chinas locales y de chinos en el Reino Unido, donando decenas de miles de batas médicas, mascarillas quirúrgicas y otros artículos. La Cámara de Comercio de China en el Reino Unido y el Banco de China donaron 20 respiradores y casi 2 millones de piezas de EPP a hospitales ingleses locales. (100) (101)

En marzo, cuando el virus estaba disminuyendo en China pero aumentando en Italia, China envió grandes equipos de expertos médicos de muchas provincias y hospitales, así como los CDC de China en vuelos fletados especialmente, con especialistas en medicina respiratoria, cuidados intensivos, enfermedades infecciosas, control de infecciones hospitalarias, medicina tradicional china y enfermería. (102) Los suministros médicos donados incluyeron equipos de pruebas, mascarillas, ropa protectora y respiradores. Los especialistas médicos chinos compartieron el diagnóstico y los planes de tratamiento de China con países de todo el mundo, celebraron videoconferencias con expertos en salud de muchos países y organizaciones internacionales, y enviaron grupos de expertos médicos a Irán, Irak e Italia. (103) A principios de abril, China ya había enviado más de 300 vuelos charter con profesionales médicos y suministros de emergencia para apoyar los esfuerzos mundiales contra la epidemia, los vuelos transportaron a más de 110 especialistas médicos y casi 5.000 toneladas de suministros médicos a unos 50 países, así como un vuelo especial a Ghana que transportó casi 40 toneladas de suministros médicos para África. (104) Estos suministros incluyen respiradores, mascarillas N95, ropa de protección, guantes y otros dispositivos médicos y equipos de protección.

En total, el gobierno chino y varios estados, gobiernos locales, corporaciones y fundaciones realizaron muchos cientos de vuelos fletados de solidaridad. Varias docenas de países, tras declarar el estado de emergencia, se pusieron en contacto con China con solicitudes urgentes de suministros médicos, equipos de pruebas y equipos de protección, respondiendo China en cada caso incluso cuando todavía estaba bajo una inmensa presión para contener la epidemia en casa y los materiales médicos seguían siendo escasos. Entre esas naciones figuraban Filipinas, (105) Grecia, (106) (107) (108) Serbia, Irán, Kuwait y Camboya, Japón, Corea del Sur, Italia, (109) Filipinas, Serbia, Francia, España (110), Grecia, Perú, Etiopía, Camboya, República Serbia, Bosnia, Irán, España, Gran Bretaña, Hungría, Zimbabwe, República Checa. (111) El Presidente de la UE y su Comisario Europeo para la Gestión de Crisis dijeron que la UE y China habían estado trabajando juntos desde el comienzo del brote de coronavirus. “Estamos agradecidos por el apoyo de China y necesitamos el apoyo de cada uno en tiempos de necesidad”. En muchos casos, las naciones más pequeñas no tenían ni idea del proceso de adquisición de suministros médicos, y el gobierno nacional chino les prestó asistencia para asegurar la compra adecuada y la entrega oportuna.

China también proporcionó una enorme cantidad de asistencia a los Estados Unidos, que también pasó desapercibida para la prensa americana. Zhong Nanshan, el principal científico respiratorio de China, celebró múltiples sesiones de enseñanza por vídeo con especialistas en cuidados intensivos de la Facultad de Medicina de Harvard, en las que se explicaron las manifestaciones clínicas y las dificultades que conlleva el tratamiento de pacientes graves y críticos con el nuevo coronavirus. (112) Asimismo, los principales expertos en Medicina Tradicional China (MTC) de la nación compartieron con sus homólogos de los Estados Unidos su diagnóstico y experiencia con el tratamiento que resultó eficaz en Wuhan. (113) La Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins dijo que los expertos chinos “no escatimaron esfuerzos para compartir su experiencia”.

En respuesta al grito de ayuda del gobierno de los Estados Unidos en marzo, China envió por avión una cantidad masiva de suministros médicos vitales desde Shangai a los Estados Unidos, incluyendo 12 millones de guantes, 130.000 mascarillas N-95, 1,7 millones de mascarillas quirúrgicas, 50.000 batas, 130.000 unidades de desinfectante de manos y 36.000 termómetros. (114) La asistencia aumentó rápidamente. Sólo en una semana de abril, hubo 75 vuelos de carga de Shanghai, Beijing y Shenzhen a Nueva York y Los Ángeles, cada uno de los cuales transportaba alrededor de 80 toneladas de suministros. A mediados de abril, China había proporcionado a los EE.UU. más de 2.500 millones de mascarillas, además de casi 5.000 respiradores y muchos otros artículos necesarios. Mientras el gobierno y los medios de comunicación americanos estaban ocupados estigmatizando a China con acusaciones irrazonables e injustificadas, Pekín estaba tomando medidas prácticas para ayudar a los EE.UU. a luchar contra su epidemia. (115)

También hubo muchas donaciones privadas hechas directamente a los hospitales o estados de los EE.UU. por varias empresas, fundaciones, provincias y grupos sociales chinos. El Grupo Wanxiang, una multinacional china fabricante en Hangzhou, donó 1,1 millones de mascarillas y 50.000 máscaras de protección a 12 estados de los EE.UU. (116) La provincia china de Fujian, que era el estado hermano de Oregón, donó 50.000 mascarillas médicas para su distribución entre los trabajadores de primera línea, además de 12.000 mascarillas proporcionadas personalmente por el Embajador Wang Donghua, Cónsul General de la República Popular China en San Francisco, como regalo al pueblo de Oregón. (117)

Sin embargo, el tratamiento a China en los medios de comunicación americanos fue otra cosa que censurable, la prensa y las ondas se llenaron durante meses de una incesante avalancha de basura denigrante, con el resultado de que las encuestas Pew mostraron que más de dos tercios de los americanos tenían una visión negativa o fuertemente negativa de China, lo cual era sin duda la intención del ataque de los medios de comunicación. Martin Jacques dijo en una entrevista en vivo en Pekín que el comportamiento americano era “Absolutamente vergonzoso”. Dijo, “Demasiados políticos y medios de comunicación occidentales respondieron a lo que fue una grave crisis de salud médica en China de una manera que carecía completamente de compasión y simplemente se usó como un palo para golpear a China. Y al hacerlo también explícita o implícitamente, alentaron un cierto tipo de racismo contra los chinos, no sólo contra los chinos de China, sino contra los de todo el mundo”. (118)

Algunos en Occidente, encabezados por los EE.UU., politizaron fuertemente la ayuda de China a otras naciones, alegando que los actos de China eran hechos por motivos turbios y siniestra intención geopolítica. Los esfuerzos del gobierno chino para ayudar a otros fueron categorizados como intentos de competir por la influencia global atrayendo a los aliados de América con sobornos. Y como la pandemia mundial era “toda  por culpa de China”, esas donaciones eran meros gestos de expiación camuflados como caridad, y por lo tanto debían tomarse “sin aprecio o incluso reconocimiento”, que es lo que los Estados Unidos y Canadá lograron hacer. “Lamentablemente, incluso cuando el COVID-19 se acelera dentro de nuestro país, la administración Trump parece ver la diplomacia como una maza para anotar puntos contra los adversarios y alejar a los amigos, en lugar de una herramienta esencial para ayudar a proteger a los americanos”, escribió Brett McGurk, un diplomático de alto nivel. (119)

El pueblo chino generalmente no simpatizaba con los Estados Unidos, muchos comparaban los confusos y corruptos esfuerzos de los Estados Unidos con el liderazgo de China. Un post que recibió cientos de millones de opiniones dijo, “Le llevó a China dos meses para derrotar al coronavirus, mientras que al coronavirus le llevó dos meses para derrotar a los EE.UU.”. Otro comentario decía:”El presidente de los EE.UU. Donald Trump dijo que el número bajará a
cero. Trump tiene razón. El número bajará a cero cuando toda la gente muera”. (120) Temas similares atrajeron por igual a 250 o 300 millones de visitas. Un post de Weibo recibió 150 millones de opiniones casi inmediatamente al sugerir que el Presidente Trump respondió sólo después de que un millón de ciudadanos se infectaron.

Los chinos urbanos de hoy en día son mucho menos ingenuos en lo que respecta a los asuntos internacionales, y eran muy conscientes de la propaganda de odio sionista-americano que llenaba las ondas de radio y las hojas impresas de Occidente, y del racismo y el odio resultantes que se generaban hacia China y el pueblo chino, muchos de los cuales habían sido víctimas de abusos en los Estados Unidos. También eran conscientes de los enormes esfuerzos realizados por su propia nación no sólo para proteger las vidas de los ciudadanos chinos, sino de las contribuciones verdaderamente enormes que su gobierno, sus empresas y sus sociedades habían hecho para ayudar a otras naciones, mientras que los Estados Unidos no ayudaban a nadie e incluso le negaban suministros vitales a otros países. (121 VER ABAJO)

De esto se desprende que el sentimiento del público chino hacia los EE.UU. no fuera ni mucho menos tan ligero o suave como los comentarios anteriores podrían sugerir. La enormidad de la literatura de odio contra China durante la última década estaba produciendo sentimientos que sugerían, “Envíen los suministros a Irán, Venezuela y Cuba, y dejen que los americanos aprendan una lección”. Tuve una larga conversación con un alto ejecutivo chino que me dijo que operaba su fábrica 24 horas al día, 7 días a la semana, y que presionaba a su personal para trabajar 12 horas al día para producir suministros médicos vitales para los EE.UU. mientras sacrificaba parcialmente sus compromisos con China. Después de ser expuesto a la indignante denigración de China en los medios de comunicación de los EE.UU., dijo que nunca más tomaría ninguna medida para ayudar a los americanos. Su comentario final para mí: “Después de esto, no cruzaría la calle para mear en los EE.UU. si estuviera en llamas.”

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 28 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes (Cuando China Estornuda)”.

Su archivo completo puede verse en https://www.moonofshanghai.com/ y  http://www.bluemoonofshanghai.com/. Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com

 

 NOTAS:
 

(1) https://www.chinadaily.com.cn/a/202001/24/WS5e2a0374a310128217273141.html

(2)https://guardian.ng/news/china-locks-down-two-cities-to-curb-virus-outbreak/

(3) https://news.yahoo.com/china-warns-virus-could-mutate-spread-death-toll-030352863.html

(4) https://www.theguardian.com/world/2020/jan/23/coronavirus-panic-spreads-in-china-with-three-cities-in-lockdown

(5) https://www.chinadaily.com.cn/a/202003/10/WS5e66fd23a31012821727dcaf.html

(6) https://www.shine.cn/news/nation/2003043372/

(7) https://www.shine.cn/news/metro/2001260649/

(8) https://www.shine.cn/news/metro/2003124131/

(9) https://www.shine.cn/news/metro/2002192363/

(10) http://www.chinadaily.com.cn/a/202003/28/WS5e7e9310a310128217282a28.html

(11) https://www.globaltimes.cn/content/1183923.shtml

(12) https://www.shine.cn/biz/economy/2001300922/

(13) https://www.rt.com/news/479403-china-xi-coronavirus-demon/

(14) http://www.qstheory.cn/zhuanqu/bkjx/2020-04/28/c_1125917119.htm

(15) https://www.shine.cn/news/nation/2004297248/

(16) http://en.people.cn/n3/2020/0420/c90000-9681452.html

(17) https://news.cgtn.com/news/2020-01-23/Wuhan-to-build-special-hospital-in-six-days-to-receive-patients-NuQ9ulvAo8/index.html

(18) http://www.chinadaily.com.cn/a/202003/19/WS5e72d148a31012821728052b.html

(19) https://www.chinadailyhk.com/article/129477#Medical-leader-calls-makeshift-hospitals-a-success

(20) https://www.theguardian.com/science/2020/jan/24/chinese-city-wuhan-plans-to-build-coronavirus-hospital-in-six-days

(21) https://www.nbcnews.com/news/world/china-s-coronavirus-hospital-built-10-days-opens-its-doors-n1128531

(22)https://www.wsj.com/articles/how-china-can-build-a-coronavirus-hospital-in-10-days-11580397751

(23) https://www.shine.cn/news/nation/2004287119/

(24) http://en.people.cn/n3/2020/0311/c90000-9666866.html

(25) http://www.xinhuanet.com/english/2020-04/25/c_139005866.htm

(26) http://en.people.cn/n3/2020/0428/c90000-9684857.html

(27) https://www.globaltimes.cn/content/1185403.shtml

(28) https://newseu.cgtn.com/news/2020-05-02/West-suffering-because-it-failed-to-listen-to-China-Lancet-editor-Q9g3yHGFfq/index.html

(29) https://www.telegraph.co.uk/news/2020/05/15/medical-journal-lancet-urges-americans-vote-trump-coronavirus/

(30) https://abcnews.go.com/International/wireStory/china-honors-virus-victims-minutes-reflection-69972806

(31) en.people.cn/n3/2020/0125/c90000-9651777.html

(32) http://www.chinadaily.com.cn/a/202001/25/WS5e2bb430a310128217273341.html

(33) https://www.globaltimes.cn/content/1184030.shtml

(34) https://www.chinadailyhk.com/article/119530

(35) http://www.chinadaily.com.cn/a/202002/17/WS5e4a3f38a3101282172781a9.html

(36) https://www.chinadailyhk.com/article/129138#Wuhan-tops-travelers’-wish-lists-in-2020

(37) https://www.globaltimes.cn/content/1185879.shtml

(38) https://www.globaltimes.cn/content/1185879.shtml

(39) http://www.globaltimes.cn/content/1185533.shtml

(40) https://www.globaltimes.cn/content/1185879.shtml

(41) http://english.www.gov.cn/news/topnews/202003/07/content_WS5e6338a8c6d0c201c2cbdbce.html

(42) http://www.chinadaily.com.cn/a/202001/25/WS5e2b76faa3101282172732ab.html

(43) http://www.xinhuanet.com/english/2020-01/26/c_138733811.htm

(44) https://www.globaltimes.cn/content/1177867.shtml

(45) http://www.xinhuanet.com/english/2020-01/26/c_138734351.htm

(46) https://www.chinadaily.com.cn/a/202001/24/WS5e2a0374a310128217273141.html

(47) https://global.chinadaily.com.cn/a/202001/25/WS5e2b8102a3101282172732c0.html

(48) http://en.people.cn/n3/2020/0506/c90000-9687191.html

(49) http://www.xinhuanet.com/english/2020-02/16/c_138789227.htm

(50) https://www.globaltimes.cn/content/1184127.shtml

(51) https://www.globaltimes.cn/content/1184127.shtml

(52) https://www.globaltimes.cn/content/1184127.shtml

(53) http://www.xinhuanet.com/english/2020-04/02/c_138941573.htm

(54) https://www.shine.cn/news/nation/2001250569/

(55)https://www.shine.cn/news/metro/2002152114/

(56) http://www.globaltimes.cn/content/1184245.shtml

(57) http://www.globaltimes.cn/content/1184245.shtml

(58) https://www.chinadailyhk.com/article/126796#China-bashing-syndrome-makes-coronavirus-pandemic-deadlier

(59) https://www.globaltimes.cn/content/1184530.shtml

(60) https://www.telegraph.co.uk/news/2020/04/06/government-seeks-refund-millions-coronavirus-antibody-tests/

(61) https://www.foxnews.com/world/netherlands-becomes-latest-country-to-reject-china-made-coronavirus-test-kits-gear

(62) http://www.china.org.cn/china/Off_the_Wire/2020-04/29/content_75987996.htm

(63) https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-usa-china-idUSKCN2292S8

(64) https://www.chinadailyhk.com/article/129146

(65) https://peoplesdaily.pdnews.cn/2020/04/30/world/washington-rebuked-for-smear-over-testing-kits-148227.html

(66) https://www.nytimes.com/2020/02/12/health/coronavirus-test-kits-cdc.html

(67) https://www.independent.co.uk/news/world/americas/coronavirus-tests-new-york-us-cases-kits-trump-cdc-results-a9365921.html

(68) https://news.yahoo.com/us-health-authority-shipped-faulty-coronavirus-test-kits-205948746.html

(69) https://www.globalresearch.ca/us-health-authority-shipped-faulty-coronavirus-test-kits-across-country-official/5703909

(70) https://www.cnbc.com/2020/04/18/coronavirus-tests-delayed-by-covid-19-contamination-at-cdc-lab.html

(71) https://www.washingtonpost.com/investigations/contamination-at-cdc-lab-delayed-rollout-of-coronavirus-tests/2020/04/18/fd7d3824-7139-11ea-aa80-c2470c6b2034_story.html

(72) https://www.channelnewsasia.com/news/world/covid19-coronavirus-united-states-faulty-test-kits-12429566

(73) https://www.msn.com/en-za/news/africa/covid-19-pawpaw-and-goat-test-positive-for-virus-president-magufuli/ar-BB13AJWO

(74) https://www.washingtonpost.com/politics/governors-plead-for-medical-equipment-from-federal-stockpile-plagued-by-shortages-and-confusion/2020/03/31/18aadda0-728d-11ea-87da-77a8136c1a6d_story.html

(75) https://nypost.com/2020/04/04/states-receive-masks-with-dry-rot-broken-ventilators/

(76) https://apnews.com/2b1c7d508dbee187aba31b675f8c5685

(77) https://www.cbsnews.com/news/california-received-broken-ventilators-from-federal-government-governor-gavin-newsom-says/

(78) https://abcnews.go.com/

(79) https://www.telegraph.co.uk/news/2020/04/21/public-health-england-admits-coronavirus-tests-used-send-nhs/

(80) https://www.msn.com/en-gb/news/coronavirus/nhs-staff-offered-new-covid-19-tests-after-initial-checks-found-to-be-flawed/ar-BB131rbF

(81) https://www.mirror.co.uk/news/politics/breaking-coronavirus-nhs-staff-called-21905571

(82)https://apnews.com/850d9e6834fc71967af6d3dda65ad874

(83) http://www.xinhuanet.com/english/2020-04/25/c_139005866.htm

(84) https://www.statista.com/statistics/1109011/coronavirus-covid19-death-rates-us-by-state/

(85) https://www.shine.cn/news/world/2003124144/

(86) https://news.cgtn.com/news/2020-03-20/China-announces-to-help-82-countries-fight-COVID-19-P1hcQcQKe4/index.html

(87) http://en.people.cn/n3/2020/0325/c90000-9672307.html

(88) https://www.msn.com/en-xl/news/other/update-china-southern-sends-185-cargo-flights-weekly-to-support-global-covid-19-fight/ar-BB13df1B

(89) https://www.globaltimes.cn/content/1186745.shtml

(90) http://en.people.cn/n3/2020/0325/c90000-9672307.html

(91) http://www.chinadaily.com.cn/a/202004/09/WS5e8e772ba310e232631a4e08.html

(92) http://global.chinadaily.com.cn/a/202005/08/WS5eb4d906a310a8b24115437d.html

(93) https://www.globalsecurity.org/security/library/news/2020/04/sec-200422-pdo07.htm

(94) http://en.people.cn/n3/2020/0428/c90000-9684957.html

(95) https://newsghana.com.gh/chinese-enterprises-lend-a-big-hand-to-africa-to-combat-covid-19/

(96) https://www.shine.cn/news/world/2003295304/

(97) http://en.people.cn/n3/2020/0325/c90000-9672307.html

(98) http://en.people.cn/n3/2020/0507/c90000-9687490.html

(99) http://en.people.cn/n3/2020/0321/c90000-9670897.html

(100) http://www.globaltimes.cn/content/1186348.shtml

(101) https://times-publications.com/2020/04/22/2333/uk-trade-and-business/

(102) https://www.shine.cn/news/nation/2003255022/

(103) https://news.cgtn.com/news/2020-03-20/China-announces-to-help-82-countries-fight-COVID-19-P1hcQcQKe4/index.html

(104) http://www.china.org.cn/china/Off_the_Wire/2020-04/07/content_75903130.htm

(105) http://www.xinhuanet.com/english/2020-03/21/c_138901763.htm

(106) http://china.org.cn/world/2020-03/22/content_75844594.htm

(107) http://www.xinhuanet.com/english/2020-03/22/c_138904576.htm

(108) https://www.globaltimes.cn/content/1183326.shtml

(109) http://www.ecns.cn/news/society/2020-04-07/detail-ifzvcazm8251455.shtml

(110) http://en.people.cn/n3/2020/0504/c90000-9686744.html

(111) http://en.people.cn/n3/2020/0325/c90000-9672307.html

(112) http://en.people.cn/n3/2020/0325/c90000-9672307.html

(113) http://www.chinadaily.com.cn/a/202003/20/WS5e740a2ca31012821728094e.html

(114) https://news.cgtn.com/news/2020-03-30/First-aircraft-carrying-medical-supplies-from-China-arrives-in-U-S–Ph2wcnA0Ok/index.html

(115) https://www.globaltimes.cn/content/1186786.shtml

(116) http://www.china.org.cn/world/2020-05/06/content_76010588.htm

(117) http://en.people.cn/n3/2020/0429/c90000-9685576.html

(118) http://www.chinadaily.com.cn/a/202003/19/WS5e72d148a31012821728052b.html

(119) https://abcnews.go.com/Politics/calls-global-cooperation-us-china-fight-leading-coronavirus/story?id=69898820

(120) https://www.globaltimes.cn/content/1187121.shtml

(121) El gobierno de EE.UU. (principalmente la FEMA y/o la CIA, en conjunto con el Mossad de Israel) fueron ampliamente acusados por Francia, Alemania y otras naciones de secuestrar repetidamente -en las pistas de los aeropuertos- envíos de suministros médicos destinados a otros países. Estas acciones fueron simultáneas con las incautaciones de la FEMA de suministros médicos de hospitales e importadores de todos los EE.UU., y parecía haber evidencia sustancial de que muchos de estos suministros fueron enviados a Israel, mientras los hospitales de los EE.UU. estaban sangrando. No hay espacio para seguir la historia aquí, pero puede seguir este conjunto de enlaces a continuación para investigar el tema.

(1) https://www.rt.com/news/484743-cuba-covid19-us-blockade/

(2) https://www.nytimes.com/2020/04/17/opinion/cuba-coronavirus-trump.html

(3) https://www.ctvnews.ca/health/coronavirus/cuba-u-s-embargo-blocks-coronavirus-aid-shipment-from-asia-1.4881479

(4) https://www.theguardian.com/world/2020/apr/02/global-battle-coronavirus-equipment-masks-tests

(5) https://germany.timesofnews.com/breaking-news/us-accused-of-seizing-face-mask-shipments-bound-for-europe-canada

(6) https://dnyuz.com/2020/04/03/us-accused-of-seizing-face-mask-shipments-bound-for-europe-canada/

(7) https://abcnews.go.com/Politics/us-works-assure-allies-deny-allegations-seizing-supplies/story?id=70019576

(8) https://edition.cnn.com/2020/04/04/europe/coronavirus-masks-war-intl/index.html

(9) https://www.rtl.fr/actu/debats-societe/masques-detournes-les-americains-sortent-le-cash-il-faut-se-battre-dit-jean-rottner-sur-rtl-7800346680

(10) https://www.lefigaro.fr/international/coronavirus-l-amerique-relance-la-guerre-des-masques-20200402

(11) https://www.huffingtonpost.fr/entry/coronavirus-des-masques-commandes-par-la-france-detournes-par-des-americains-des-masques-commandes-par-la-france-detournes-par-des-americains_fr_5e84eb13c5b6f55ebf47271a

(12)https://www.huffingtonpost.in/entry/coronavirus-medical-supplies-countries_in_5e873034c5b63e06281ccebd

https://abcnews.go.com/Politics/us-works-assure-allies-deny-allegations-seizing-supplies/story?id=70019576

(13) https://edition.cnn.com/2020/04/04/europe/coronavirus-masks-war-intl/index.html

(14) https://www.globaltimes.cn/content/1185063.shtml

(15) https://www.globaltimes.cn/content/1186406.shtml

(16) https://www.reuters.com/article/us-huawei-tech-fedex-exclusive-idUSKCN1SX1RZ

(17) https://www.journaldemontreal.com/2020/04/03/des-masques-pour-le-quebec-detournes

(18) https://nationalpost.com/news/what-happened-when-five-million-medical-masks-for-canadas-covid-19-fight-were-hijacked-at-an-airport-in-china?video_autoplay=true

(19)https://dnyuz.com/2020/04/03/us-accused-of-seizing-face-mask-shipments-bound-for-europe-canada/

https://abcnews.go.com/Politics/us-works-assure-allies-deny-allegations-seizing-supplies/story?id=70019576

(20) https://edition.cnn.com/2020/04/04/europe/coronavirus-masks-war-intl/index.html

(21) https://www.telegraph.co.uk/news/2020/04/19/flight-carrying-vital-ppe-supplies-nhs-delayed-turkey/

(22) https://www.telegraph.co.uk/politics/2020/04/18/ministers-plead-overseas-counterparts-allow-shipments-ppe-shortage/

(23) https://www.telegraph.co.uk/news/2020/05/06/exclusive-gowns-delayed-ppe-shipment-turkey-impounded-failing/

(24) https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2020/04/turkey-aid-covid19-coronavirus-erdogan-satterfield-sweden.html

(25) https://apnews.com/b940aca2ab2d0c31af2826da9c30d222

(26) https://www.opednews.com/articles/Are-the-Face-Masks-Stolen-by-Meryl-Ann-Butler-Corona-Virus-Coronavirus-Covid-19-200410-528.html

(27) https://www.msn.com/en-us/news/us/not-an-ideal-solution-maryland-national-guard-members-advised-to-make-their-own-cloth-masks/ar-BB12eKEL

(28) https://www.armytimes.com/news/your-army/2020/04/24/army-researchers-say-this-is-the-best-material-for-a-homemade-face-mask-theyve-found-so-far/

(29) https://twitter.com/TsahiDabush/status/1247601103006502914

(30) https://urmedium.com/c/presstv/12226

(31) Mientras que los trabajadores sanitarios americanos piden las PPE, Trump acaba de enviar un millón de mascarillas al ejército israelí. https://t.co/2sVFLMteo9 – Ali Abunimah (@AliAbunimah) 8 de abril de 2020

(32) https://www.jpost.com/Israel-News/US-Department-of-Defense-give-1-million-masks-to-IDF-for-coronavirus-use-623976

(33) https://www.globalsecurity.org/security/library/news/2020/04/sec-200408-presstv01.htm

(34) https://www.jpost.com/Israel-News/Mossad-bought-10-million-coronavirus-masks-last-week-622890

(35) https://abcnews.go.com/Politics/fema-relied-inexperienced-volunteers-find-coronavirus-protective-equipment/story?id=70519484

(36) https://www.washingtonpost.com/politics/kushner-coronavirus-effort-said-to-be-hampered-by-inexperienced-volunteers/2020/05/05/6166ef0c-8e1c-11ea-9e23-6914ee410a5f_story.html

(37) https://abcnews.go.com/Politics/fema-relied-inexperienced-volunteers-find-coronavirus-protective-equipment/story?id=70519484

(38) https://abcnews.go.com/Health/us-short-ppe/story?id=70093430

(39) https://abcnews.go.com/Politics/kushner-backed-program-charters-flights-medical-supplies-behalf/story?id=70291872

(40) https://abcnews.go.com/Politics/white-house-wind-coronavirus-task-force-trump-shifts/story?id=70518706

(41) https://apnews.com/8cd84c260cb6d951ac57a6248542a44f

 

Copyright © Larry Romanoff, Moon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *