SP — LARRY ROMANOFF — La Enterrada Historia de la Esclavitud Blanca en América  — November 26, 2020

 

La Enterrada Historia de la Esclavitud Blanca en América 

Por  Larry Romanoff, 26 de Noviembre, 2020

 


ENGLISH  ESPAÑOL

Retrato en tarjeta de visita de niña esclava
redimida

Al comienzo de la Guerra Civil, los norteños distribuyeron retratos de los esclavos redimidos para recaudar fondos y como propaganda. Se distribuyeron varios retratos diferentes de esta chica, la mayoría
con el mismo texto:

“Redimida en Virginia por Catherine S. Lawrence [a la derecha].
Bautizada en Brooklyn, en la iglesia de Plymouth,
por Henry Ward Beecher, en mayo de 1863.
Fannie Virginia Casseopia Lawrence, una niña esclava redimida,
de 5 años de edad. Ingresada según Acta del Congreso, en el año 1863,
por C.S. Lawrence, en la Oficina del Secretario del Tribunal del Distrito
de los Estados Unidos, para el Distrito Sur de Nueva York.
Fotografía de Renowden, 65 Fulton Av. Brooklyn”.

(Fotografía de Van Dorn/Biblioteca del
Congreso/Corbis/VCG vía Getty Images)

 

Los libros americanos de historia guardan un silencio total sobre el asunto de estos esclavos blancos, en su mayoría de origen europeo, con un gran número de irlandeses, pero también ingleses y escoceses, que fueron secuestrados o deportados por la fuerza a los EE.UU. como mano de obra esclava. De hecho, un examen de la documentación disponible indica que la esclavitud de los blancos en América fue una operación mucho más extensa que la de los negros, y las cifras pueden estar muy subestimadas. Varios autores han afirmado, y he visto informes que parecen creíbles, que los esclavos blancos en América superaban a los negros. En su libro “Eran Blancos y Eran Esclavos”, Michael Hoffman escribió,

 

“La esclavitud de los negros se estableció de manera eficiente en la América colonial porque los esclavos negros eran gobernados, organizados y controlados por las estructuras y la organización que se utilizaron antes para esclavizar y controlar a los blancos. Los esclavos negros fueron los últimos en llegar, encajados en un sistema ya desarrollado.”

 

La nueva nación tenía necesidad de mano de obra barata, ya que los colonos estaban en proceso de exterminar a los habitantes de un gran país y tomar posesión de las tierras, pero carecían de trabajadores para llevarlo a cabo. Estos esclavos blancos eran más importantes que los negros, tanto en número como en ventajas económicas. Un propietario de esclavos blancos, el hacendado de Virginia John Pory, declaró que los esclavos blancos (no negros) eran la “principal riqueza” de la nación. Fue en gran parte debido a la abrumadora mayoría de esclavos blancos que Estados Unidos construyó sus cimientos de riqueza, ya que la esclavitud era exclusivamente una cuestión de economía y beneficios. El capitalismo americano fue viciosamente depredador desde los días de su nacimiento.

 

Aprovechando un período de guerra con Gran Bretaña, los traficantes de esclavos redujeron la población de Irlanda en más del 80% en una sola década, matando a algunos y secuestrando y vendiendo al resto a América como esclavos. Fueron embarcados por cientos de miles e incluían no sólo a adultos sino incluso a los niños más pequeños, que fueron arrebatados por la fuerza a sus padres y vendidos como esclavos en los EE.UU. y en las Indias Occidentales. Un testigo presencial del secuestro masivo de blancos pobres estimó que, sólo por su conocimiento personal, al menos 10.000 eran vendidos como esclavos cada año desde toda Gran Bretaña durante tal vez dos siglos.

 

Los textos de historia americana hacen referencia a lo que se llama servidumbre por contrato, como una especie de “sistema benignamente paternalista por el que los inmigrantes coloniales pasaran unos años trabajando para pagar su pasaje y pasaran a cosas mejores”. El mito es que el pasaje al extranjero era caro y los civiles británicos y europeos firmaban voluntariamente contratos de servidumbre que les exigían trabajar durante unos años para pagarse el coste de su pasaje, tras lo cual se les daba tierra y libertad para perseguir un futuro glorioso en el Nuevo Mundo. Pero no era así. Había, en efecto, algunas personas contratadas que encajaban en esta descripción, pero eran una minoría minúscula con condiciones no mejores que las que sufrían todos los esclavos. De hecho, sus contratos de servidumbre a menudo equivalían a una sentencia de por vida a trabajos forzosos, y con una vida que sería muy corta cuando miramos las horribles tasas de mortalidad. Hay registros documentados de convictos blancos que pidieron ser colgados en Gran Bretaña en lugar de ser enviados al gulag que era América.

 

Sólo la élite de la sociedad americana actual presenta una propaganda hipócritamente desapasionada para suavizar la brutalidad. Algunos historiadores judíos y otros simpatizantes pretenden que este sistema de contrato, una especie de forma privilegiada de trabajo obligatorio, fue representativo de toda la experiencia de la esclavitud de los blancos en América. Pero esta definición se aplicaba sólo a aquellos que se vinculaban voluntariamente al servicio, y de éstos había pocos, con la escritura contratada mantenida sólo como una falsa cubierta para la simple esclavitud de por vida. Incluso los Blancos se referían a sí mismos como esclavos que no eran mejores que el ganado, y que eran, a todas luces, bienes muebles degradados a la par que los animales de granja. Hay evidencia de muchos migrantes esperanzados pero analfabetos que fueron embaucados para firmar contratos ignorando el contenido real de los documentos, que los designaban legalmente como propiedad personal que podía ser comprada y vendida, apostada o asesinada sin preocupación, como cualquier otro animal. En cualquier caso, las escrituras proporcionaban innumerables excusas para que los propietarios de esclavos ampliaran el período de servidumbre indefinidamente, a menudo por 7 años por el delito más leve y 10 ó 15 años por los demás. Pocos escaparon.

 

Los traficantes de esclavos hacían grandes esfuerzos para inducir a los blancos libres a firmar contratos de arrendamiento, supuestamente poniéndose en esclavitud “temporal” con la promesa de 50 acres de tierra de cultivo al final del período de arrendamiento, pero esto no era más que un despreciable fraude. Las tierras prometidas se confiaban al propietario de los esclavos con el entendimiento de que los títulos de tierra pasarían más tarde a los esclavos, pero estos derechos de tierra podían perderse por casi cualquier razón, incluida la pereza, y los títulos de tierra se convertían entonces en la propiedad legítima del amo. Muchos propietarios de esclavos compraron un gran número de estas llamadas personas contratadas y rápidamente se inventaron excusas para apoderarse de todas las tierras confiadas, ocasionalmente con un regalo y un guiño a las autoridades pertinentes. Ciertamente, cientos de miles y potencialmente millones de acres de tierra fértil se obtuvieron de esta manera, y muchos propietarios de esclavos acumularon grandes propiedades y grandes riquezas, que es precisamente la razón por la que se creó este sistema “benignamente paternalista”. La servidumbre por contrato nunca fue más que un inmenso y cruel fraude.

 

Un autor escribió que los historiadores mantienen deliberadamente la falacia de que “donde quiera que los ‘sirvientes’ blancos constituyeran la mayoría de los trabajadores serviles, trabajaban en condiciones privilegiadas o incluso lujosas que estaban prohibidas para los negros. En realidad, los esclavos blancos a menudo se veían restringidos a hacer el sucio y agotador trabajo de campo, mientras que los negros e incluso los indios eran llevados a las mansiones de las plantaciones para trabajar como empleados domésticos”. Un Alcalde llamado Mardoqueo Manuel Noé, que fue descrito como “el judío laico más distinguido de su tiempo”, promovió la esclavitud equiparándola con la libertad. Increíblemente, hizo declaraciones como esta:

 

“Hay libertad bajo el nombre de esclavitud. Un negro de campo tiene su casa, su mujer y sus hijos, su fácil tarea, su pequeña parcela de maíz y patatas, su huerto y su fruta, que son sus ingresos y supropiedad. El sirviente de la casa tiene ropa bonita, sus comidas lujosas, su admitida privacidad, un amo amable, y una señora indulgente y frecuentemente cariñosa”.

 

David W. Galenson escribió un tratado titulado “La Esclavitud de los Blancos llamada Servidumbre Blanca en la América Colonial”, en el que afirmaba: “Los hombres y mujeres europeos podían ejercer la elección tanto para decidir si emigrar a las colonias como para elegir los posibles destinos”. Estos comentarios, y muchos más como ellos, son pura ficción, grandes mentiras destinadas a borrar el mal de siglos. Los esclavos blancos se obtenían de los niveles más pobres de la sociedad británica que eran considerados prescindibles por la clase dirigente. Los economistas abogaban por la esclavitud de los blancos pobres porque los veían como la forma más barata y efectiva de desarrollar las colonias en el Nuevo Mundo, mientras que se deshacían de los excedentes de pobres que eran “no rentables” para Inglaterra. A medida que la agricultura americana se expandía, los terratenientes exigían la legalización de la práctica de secuestrar a los blancos pobres para la esclavitud. Se aprobó una legislación parlamentaria para permitir específicamente la captura de niños blancos, convirtiéndose esto en lo que podemos llamar una “temporada de caza abierta” para los pobres de Gran Bretaña, así como para cualquier persona que la aristocracia británica despreciara.                                                                                                                         

 

Dado el secretismo de todo el asunto de la esclavitud de los blancos, no es de extrañar que pocos sepan que gran parte de los esclavos deportados a las Américas o a Australia no eran convictos, como consta en el registro, sino que eran en realidad prisioneros políticos y disidentes políticos, y muchos más eran prisioneros de guerra. Inglaterra en particular, se esforzó por reunir a todos los disidentes políticos de peso, encarcelarlos y luego deportarlos como “convictos”. También era la política de Inglaterra cooperar con los traficantes de esclavos para permitir lo que llamaban “bandas de cazadores de esclavos”, que deambulaban libremente por todo el país y atrapaban prácticamente a cualquiera que no pareciera rico, proceso que la aristocracia británica veía con mucha aprobación. Henry Cromwell no sólo eliminó alrededor del 85% de la población de Irlanda en un decenio, sino que estaba especialmente decidido a capturar y deportar a todas las mujeres irlandesas: “En cuanto a las jóvenes irlandesas, aunque debamos usar la fuerza para capturarlas, incluso aunque sea por su propio bien y probablemente sea de gran ventaja para el público, no hay duda de que puede haber tal número de ellas como consideres adecuado para hacer estas
cuentas.”

 

También ordenó que todos los pobres sin hogar de toda Gran Bretaña fueran capturados y deportados por los traficantes de esclavos, por ser “no rentables para el Reino”. Las leyes permitían la captura de cualquier persona en cualquier parte de Inglaterra que pareciera ser vagabundo o que estuviera mendigando, y que se les llevara a un puerto británico y se les enviara a América para ser vendidos. En consecuencia, los jueces ordenaron la esclavitud y el envío a América del número total de “los que hacían la vida desagradable a la clase alta británica”. Los occidentales son generalmente conocedores de que Australia estaba poblada casi en su totalidad por convictos procedentes de prisiones británicas, pero pocos saben que el Nuevo Mundo de América estaba inicialmente poblado de la misma manera y
de las mismas fuentes. El gobierno de Inglaterra vació prácticamente sus prisiones, transportando a la mayoría de sus convictos, tanto hombres como mujeres, a América para venderlos a los dueños de plantaciones y a otros industriales, y los burdeles fueron vaciados a la fuerza para proporcionar ganado de cría humano no deseado a los dueños de esclavos americanos.

 

El comercio de esclavos blancos era algo natural para los comerciantes judíos de Inglaterra que importaban azúcar y tabaco de las colonias americanas. Los blancos secuestrados en Gran Bretaña podían ser intercambiados por estos bienes en América, permitiendo a los barcos mercantes transportar carga en ambas direcciones. Pero la desechabilidad de esos seres humanos en las mentes de esos comerciantes inhumanos te hiela el corazón. Hay informes documentados de que un barco arrojó a más de 1.300 esclavos blancos al Océano Atlántico para asegurarse el suministro adecuado de alimentos para la tripulación. Otros informes documentados dicen que 20 o 30 niños a la vez fueron arrojados al océano para que se ahogaran. También había una disposición en muchos contratos que establecía que los esclavos blancos se vendían por adelantado a los propietarios de las plantaciones, quienes se encargarían del pago completo “si los esclavos sobrevivían más allá de la mitad del viaje”.

 

Al parecer, los capitanes de los barcos almacenaban regularmente alimentos suficientes para la primera mitad de su viaje por el océano con la intención de matar de hambre a los esclavos durante el resto del viaje. Un registro documentado decía: “Encerrados en bodegas sucias, encadenados, hambrientos y maltratados, sufrían y morían durante las travesías en grandes cantidades”. Nadie se molestó en registrar el número de muertes. Incluso a los que tuvieran la suerte de aterrizar en el Nuevo Mundo les iría poco mejor, sufriendo una tasa de mortalidad espantosa. El 60% de los esclavos blancos que llegaron a América no sobrevivieron su primer año. Un clérigo visitó un puesto avanzado de una plantación y describió la escena como “una tierra de muertos vivientes, una bóveda llena de cadáveres vivos”. Un policía se refirió a ellos como “montones de alimañas con harapos”. Afirmó que cuando abrió una puerta en una de sus chozas, vio: “Diez, veinte, treinta, ¿quién puede contarlos? Hombres, mujeres, niños, en su mayoría desnudos, amontonados en el suelo como gusanos en una fábrica de queso, un levantamiento espectral, sin tapujos, de una tumba de harapos“. Los esclavos blancos que se rebelaban o se volvían desobedientes eran castigados de las formas más salvajes e inhumanas. Los dueños colgaban a sus esclavos de las manos y les prendían fuego por los pies. A menudo eran quemados vivos, sus cabezas cortadas y luego colocados en picas en un mercado público para servir de advertencia para los otros esclavos.

 

Los dueños americanos de esclavos comenzaron rápidamente a criar a mujeres blancas para su propio placer personal y para obtener mayores beneficios. Los hijos de los esclavos eran ellos mismos esclavos, lo que aumentaba el tamaño de la fuerza de trabajo gratis del amo. Incluso si una mujer irlandesa lograba obtener su libertad, sus hijos seguirían siendo esclavos y ella rara vez los abandonaría, quedando así en servidumbre. Otros amos americanos encontraron una mejor manera de utilizar a estas mujeres blancas, que en muchos casos eran niñas de tan sólo diez o doce años, para aumentar su valor en el mercado criándolas con hombres africanos para producir esclavos de complexión “mulata”, que tenían un precio más alto que su ganado irlandés.

 

Esta práctica de cruce de hembras blancas con hombres africanos se hizo tan prolongada y extendida que se aprobó una legislación que prohibía la práctica, porque esta producción de descendencia interfería con los beneficios de un gran comerciante judío de esclavos. Las versiones más perversas del judaísmo también jugaron un papel importante. Una de las razones por las que comenzó el comercio de esclavos africanos fue que los esclavos africanos “no estaban manchados con la mancha de la odiosa teología católica” que infectaba a los irlandeses. En parte debido a esto, los esclavos africanos se volvieron más caros de comprar y a menudo eran tratados mucho mejor que sus homólogos blancos. Los esclavos negros eran en efecto cruelmente utilizados, pero no solían trabajar hasta la muerte como lo hacían los blancos, que estaban disponibles por casi nada y eran totalmente prescindibles. Al llegar a América, esos británicos blancos eran desnudados, encadenados y paseados por la planta de subastas donde eran examinados y vendidos como el ganado.

 

Particularmente impactante fue el secuestro y la esclavitud de un gran número de niños blancos que fueron abiertamente secuestrados de orfanatos, de casas de trabajo y de las calles, y enviados a América para trabajar en fábricas y plantaciones. Hubo innumerables envíos de estos niños condenados a América durante quizás 300 años, con muy pocos de ellos viviendo hasta convertirse en adultos. En un caso, cuando se hizo un censo en Virginia, sólo siete niños figuraban como vivos entre los muchos miles secuestrados ese año. Todos los demás estaban muertos, y las estadísticas para otros años son igualmente sombrías, con algunas veces sólo tres o cuatro sobreviviendo ese año. Los niños huérfanos, así como los hijos de padres pobres, fueron blanco de la trata de esclavos blancos, estos últimos descritos como una “plaga” y un “elemento alborotador”. La policía de Londres tenía instrucciones de incautar a los niños que se encontraran en la calle y llevarlos a una instalación de contención donde esperaban su embarque a América.

 

A menudo, su único crimen era estar en la calle cuando un policía pasaba por allí. Los traficantes judíos de esclavos se dirigían específicamente a las familias pobres, exigiéndoles que entregaran a sus hijos para venderlos bajo la amenaza de ser sometidos al hambre retirándoles toda ayuda de cualquier fuente. Podían entregar a sus hijos a los traficantes de esclavos o ser obligados a morir de hambre. Este uso inhumano durante siglos de niños “desechables” fue el comienzo de la afición americana por el trabajo infantil que comenzó con las plantaciones agrícolas, pero que pronto se extendió a las fábricas americanas. Muchos nativos fueron tomados, especialmente como niños o jóvenes, y puestos como esclavos por los colonos europeos. Es difícil localizar textos autorizados y testimonios de testigos sobre esta cuestión porque el registro histórico está muy disperso, pero está claro que no fueron incidentes aislados y que se produjeron ampliamente en algunas partes de América. No he visto un recuento exacto de los esclavos nativos, pero se ha informado de manera fidedigna que una parte de un solo estado tenía más de 50.000 esclavos nativos. Todo el asunto se ha sacado de la historia americana porque los americanos no quieren lidiar con ello.

 

Pero incluso más que la esclavitud local, incontables miles de adultos nativos fueron capturados y enviados a España y a Portugal donde fueron eran como esclavos. El historiador Howard Zinn hizo esta observación en uno de sus libros: “En el año 1495, [Colón y sus hombres] hicieron una gran redada de esclavos, reunieron a mil quinientos hombres, mujeres y niños arahuacos, los pusieron en corrales custodiados por españoles y por perros, y luego escogieron los quinientos mejores ejemplares para cargarlos en los barcos. De esos quinientos, doscientos murieron en el camino. El resto llegó vivo a España y fue puesto a la venta por el archidiácono del pueblo, quien informó que, aunque los esclavos estaban “desnudos como el día en que nacieron”, no mostraban “más vergüenza que los animales”. Esto ocurrió dos años después de que Colón llegara al Nuevo Mundo, y su negocio de esclavos progresó desde allí, durando más de 300 años hasta que finalmente dio paso al comercio de esclavos negros y blancos. Cristóbal Colón fue sin duda el primero, o uno de los primeros traficantes de esclavos en el Nuevo Mundo, realizando su comercio en ambas direcciones. Una vez más, no he visto un recuento exacto de los totales de nativos vendidos como esclavos en Europa y el Caribe, pero fue ciertamente sustancial, lo suficiente como para eliminar virtualmente a algunas tribus nativas. De hecho, la esclavitud fue uno de los principales factores que contribuyeron a la desaparición de los nativos americanos.

 

Cristóbal Colón es venerado hoy en día en todos los EE.UU. con un día festivo del Día de Colón, e incluso el “Distrito de Columbia” de Washington lleva su nombre. Para apoyar su versión, los esterilizadores de la historia crearon el mito de la Reina Isabel de España empeñando sus joyas de la corona para financiar sus viajes de exploración, pero nada de eso es cierto. Colón, cuyo verdadero nombre era Cristóbol Colón, fue un aventurero judío y comerciante de esclavos financiado por ricos hombres de negocios judíos, cuyo descubrimiento del nuevo mundo puso en marcha un programa de genocidio que abarcó a toda América, exterminando a más de 125 millones de personas, incluyendo a todas las civilizaciones Maya, Inca y Azteca, así como a los indios Caribe y al 98% de los pueblos aborígenes americanos. La recién fundada América continuó con la política de genocidio despiadado que inició Colón, donde se llevó a cabo un exterminio masivo para despejar la tierra para los colonos blancos. El genocidio contra los nativos americanos fue la mayor y más duradera campaña genocida de la historia de la humanidad. “Comenzó, como todos los genocidios, con el opresor tratando a las víctimas como sub-humanos, y continuó hasta que casi todos los nativos fueron borrados de la faz de la tierra, junto con gran parte del idioma, la cultura y la religión de cientos de tribus”. Hacia 1900 la población nativa se había reducido al 2,5% de su número original, se había reducido de unos 20 millones a poco más de 200.000, y habían perdido el 98% de su tierra. Esto fue la continuación consciente y deliberada de una política de genocidio de 500 años diseñada para “extirpar a esa execrable raza” de gente.

 

Muchos americanos, y muchos libros americanos de texto, hacen grandes esfuerzos para desviar la responsabilidad de esos eventos, alegando que las muertes de los nativos no fueron planeadas o no fueron parte de ningún programa gubernamental, o que se debieron a enfermedades naturales u otros factores. Estas afirmaciones son mentira. Durante muchos años, los gobiernos estatales de los EE.UU. ofrecieron grandes recompensas por las cabelleras de los indios muertos. Era tan lucrativo que en muchas áreas asesinar a los indios se convirtió en un negocio floreciente y en uno de los trabajos mejor pagados de América. El comandante británico Lord Amherst escribió célebremente sobre un plan para infectar a los nativos americanos dándoles mantas infectadas con viruela, una política que los americanos llevaron a cabo con gran éxito en muchas partes de los EE.UU., ya que los nativos no tenían inmunidad natural a muchas enfermedades occidentales. “Con pasajes de la Biblia en sus manos para justificar cada uno de sus movimientos, los puritanos comenzaron su marcha hacia el interior de las comunidades costeras donde, unidos a los colonos británicos, se apoderaron de la tierra, tomaron a los fuertes y jóvenes nativos como esclavos para trabajar la tierra y mataron al resto. Las aldeas fueron incendiadas con los nativos durmiendo quemados vivos, y muchos fueron vendidos como esclavos, otro asunto que los libros de historia americana evitan”.

 

Los Padres Fundadores de los Estados Unidos y los grandes Presidentes de los Estados Unidos compartían varias características comunes, todos eran profundamente racistas, creían en la supremacía blanca y eran matones genocidas sociópatas, lo que se reflejaba en su activa promoción de la extinción de todos los pueblos nativos. El Gran Presidente Americano George Washington se refirió a los nativos como “lobos y bestias de presa” que no merecían nada de los blancos sino la “ruina total”, y pidió su destrucción total. Según él, los americanos debían “arrasar todos los asentamientos de alrededor, para que el país no sea simplemente invadido, sino destruido”. Y no “escuchar ninguna propuesta de paz antes de que la ruina total de sus asentamientos se lleve a cabo”. Está documentado que Washington instruyó a sus tropas no sólo para matar a todos los indios que pudieran encontrar, sino para despellejar los cuerpos de estos nativos muertos “de las caderas hacia abajo para hacer botas o polainas”. Según algunos informes, Washington era un maníaco homicida tan determinado que gastó el 80% de los ingresos de su joven gobierno en esta limpieza étnica. Y luego, no hace muchos años, el gobierno de los EE.UU. emitió con orgullo un sello postal conmemorando esa despiadada campaña de asesinatos en masa. Sólo en América.

 

El Presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, ganador del premio Nobel de la paz y gran americano honrado hoy por todos, ofreció esta opinión de los pueblos nativos de América: “Todos los hombres de pensamiento cuerdo y sano deben rechazar con impaciente desprecio el alegato de que estos continentes deben ser reservados para el uso de las tribus salvajes dispersas, cuya vida no era más que unos pocos grados menos sin sentido, escuálida y feroz que la de las bestias salvajes con las que mantenían una propiedad conjunta”. Este gran héroe americano también nos dijo que el exterminio de los indios y el robo de sus tierras por parte de América “era en última instancia beneficioso, ya que era inevitable”. Dijo: “No llego a pensar que los únicos indios buenos sean los indios muertos, pero creo que nueve de cada diez lo son, y no me gustaría investigar demasiado el caso del décimo”.

 

También fue Roosevelt quien declaró, “La más justa de todas las guerras es la guerra con los salvajes” y habló abiertamente de cimentar el dominio de las “razas mundiales dominantes”. El Presidente de los EE.UU. Andrew Jackson, para no ser superado por otros presidentes, “supervisó la mutilación de 800 o más cadáveres de indios Creek” que sus tropas habían matado. Otro gran presidente de los EE.UU., Thomas Jefferson, escribió que “la resistencia india debe ser enfrentada con el hacha de guerra. Y si alguna vez nos vemos obligados a levantar el hacha de guerra contra cualquier tribu, nunca la soltaremos hasta que esa tribu sea exterminada. Los destruiremos a todos”. Fue el Presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln, el más grande de los grandes americanos, quien ordenó que 38 nativos Sioux fueran colgados hasta morir en Nochebuena por haber abandonado su reserva (campo de internamiento) en busca de comida. Parece casi trillado señalar que existían leyes serias que prohibían el matrimonio mixto entre los americanos blancos y los nativos, leyes que sólo fueron revocadas por la Corte Suprema de los Estados Unidos alrededor de 1970.

 

La mejor manera de olvidar la historia es reescribirla. Desde que fueran pronunciadas por algunos de los líderes y héroes favoritos de América, estas palabras han sido convenientemente olvidadas por los historiadores americanos que prefieren escribir su propia historia. La Wikipedia nos dice falsamente que los nativos americanos de hoy en día están “floreciendo” en sus tierras, pero la verdad es bastante diferente. Casi todas las tribus nativas han sido destruidas, toda la cultura perdida, y los pocos que quedan están viviendo en tierras aisladas, algunos subsistiendo de la caza y de la pesca, algunos manejando casinos de juego, y muchos realizando danzas tribales insultantes para entretener a los turistas. Muchos están quemados, son borrachos desolados, y los indios nativos tienen la tasa de suicidio más alta de todos los pueblos del mundo hoy en día. Es para la eterna buena fortuna de los tibetanos que América nunca tuvo éxito en sus persistentes esfuerzos inspirados por la CIA para “liberar” al Tíbet. Si hubiera tenido éxito, el Tíbet de hoy sería el mismo cementerio encantado que es gran parte de América.

 

Como ocurrió en todas las Américas, estos europeos trasplantados libraron una guerra genocida de siglos contra los habitantes nativos de las tierras de América, llegando a exterminarlos prácticamente a todos ellos al tiempo que confiscaban sus tierras y sus recursos. Los libros de historia americana también guardan silencio sobre estos puntos, ignorando por completo los beneficios comerciales y financieros del ascenso de la clase industrial de la élite americana y la incalculable ventaja para el desarrollo económico de los Estados Unidos. Como en el caso de la esclavitud, esta colonización y genocidio fue una cuestión económica, no moral, y fue absolutamente indispensable para el desarrollo de la riqueza de la clase dirigente americana. En cualquier parte del mundo, si un grupo de ricos industrializados entra en una nación, extermina a sus habitantes y confisca sus riquezas y recursos, y luego durante cuatrocientos años emplea mano de obra esclava no remunerada para desarrollar su industria y su comercio, no sería una sorpresa que ese grupo emergiera como una nación rica y poderosa. De hecho, esta fue toda la teoría detrás del imperialismo de las compañías británicas y holandesas de las Indias Orientales, así como de las naciones europeas que se especializaron en exterminar a las poblaciones nativas y saquear sus riquezas. Estas prácticas se extendieron rápidamente a las Américas, donde los colonos del Nuevo Mundo no eran diferentes en ningún aspecto. La supremacía blanca despreciaba a los pueblos de todas las demás naciones, y la codicia era el resto.

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 28 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes (Cuando China Estornuda)”. Su archivo completo puede verse en https://www.moonofshanghai.com/ y http://www.bluemoonofshanghai.com/. Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com

 

Copyright © Larry Romanoff, Moon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.